in

Impidió que más murieran

Un feligrés sale al paso del atacante en una mezquita

CHRISTCHURCH (AP).— Abdul Aziz no se escondió cuanto el supremacista comenzó a disparar. En lugar de eso, le arrojó lo primero que pudo encontrar, una máquina para cobros con tarjetas de crédito. Salió corriendo y le gritó “¡Ven aquí!”.

Aziz atrajo al pistolero a una persecución tipo gato y ratón, antes de hacer que se alejara a toda velocidad en su auto. Aziz, de 48 años, cuyos cuatro hijos y decenas de personas permanecieron en la mezquita mientras se enfrentaba al pistolero, no cree que sea un héroe. Dice que eso es lo que cualquiera habría hecho.

Se cree que el pistolero mató a 42 personas en la mezquita de Al Noor antes de conducir unos 5 kilómetros a través de la ciudad y atacar la mezquita de Linwood, donde mató a siete personas más. Una persona murió más tarde en un hospital.

Latef Alabi, el iman en funciones de la mezquita de Linwood, dijo que el número de muertos habría sido mucho mayor en su mezquita si no hubiera sido por Aziz.

El atacante le gritó a la congregación de más de 80 personas que se agacharan. Dudaron. Se oyó un disparo, una ventana se rompió y un cadáver cayó, con lo que la gente empezó a darse cuenta de que todo era real.

“Entonces vino este hermano. Fue tras él, y se las arregló para dominarlo, y así fue como nos salvamos”, dijo Alabi. “De lo contrario, si hubiera entrado en la mezquita, probablemente nos habría matado a todos”.

 

América vuelve a doblegar a Chivas