in ,

Italianos salen al balcón para cantar y apoyarse frente al coronavirus

Hace unos meses los ciudadanos de Wuhan sorprendieron a las redes sociales con sus cantos y gritos de apoyo, mientras se mantenían dentro de sus hogares, como parte de la cuarentena decretada por el gobierno chino, a fin de combatir el contagio de la hoy declarada pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19).

Esta semana, Europa fue señalada como el nuevo epicentro de la enfermedad, declarándose un estado de emergencia en países como Italia, donde sus ciudadanos han decidido combatir el estrés del confinamiento con cánticos desde su ventana.

En redes sociales circulan varios vídeos de italianos tocando sus panderetas y uniendo sus voces a las de sus vecinos, como medida para combatir el estrés que puede provocar el confinamiento, luego de ser decretada la cuarentena para prevenir el rápido contagio de esta enfermedad.

El coronavirus en Italia

Cabe recordar que Italia rompió un récord en el número de muertes registradas en menos de 24 horas, al sumar 250 muertes por coronavirus. Por otro lado, Wuhan anunció esta semana el final de su cuarentena, y expertos chinos dieron muestras positivas de que la pandemia podría llegar a controlarse en junio, siempre y cuando las autoridades sanitarias mantengan su compromiso por cerrar sus fronteras y actuar con responsabilidad.

Te puede interesar: Italia confirma 15,000 contagios y 1,266 fallecidos por coronavirus

De acuerdo con el presidente del Instituto de Sanidad, el médico Silvio Brusaferro, en Italia suman 1,266 muertos por coronavirus, de los cuales 80 por ciento eran hombre de entre 80 y 90 años, aunque también se tiene registro de hombres menores de 40, según cita el diario Clarín.

Los cantos de los italianos son una muestra de la esperanza que mantiene la ciudadanía en que pronto se logre controlar la propagación de este virus (que puede ser mortal en grupos vulnerables).- Con información La Vanguardia y El Tiempo.

Síguenos en Google Noticias

Chivas anuncia qduelo ante Monterrey con normalidad