in

La caravana de migrantes ignora su protagonismo

Soldados estadounidenses instalan alambre en la frontera entre Estados Unidos y México en la frontera delimitada por Anzalduas

En el centro del debate

Los millares de centroamericanos que ingresaron a México como parte de caravanas migrantes se convirtieron en involuntarios protagonistas de las elecciones de ayer en Estados Unidos, decisivas para el futuro político del presidente Donald Trump, pero que muchos de ellos simplemente ignoran.

“No sé” o “No sabemos nada”, es la respuesta recurrente entre migrantes albergados temporalmente en Ciudad de México cuando se les pregunta sobre las elecciones de medio mandato estadounidenses.

“Hay cosas que ni sabemos y aparte de eso no nos dan información”, dijo Jairo Velázquez, hondureño de 24 años, reconociendo su escasa noción del evento.

Los comicios estadounidenses son claves para Trump aunque él no apareció en las boletas.

A pocos días de la votación, Trump envió miles de militares a su frontera sur para impedir el paso de los centroamericanos y acusó que entre ellos había pandilleros, narcotraficantes y hasta terroristas infiltrados, sin presentar evidencia alguna de sus dichos.

“Donald Trump no es dueño de la tierra, el único dueño es Dios”, afirmó Uziel Cantillano, quien llegó a la capital mexicana casi cuatro semanas después del arranque de la caravana desde Honduras, el 13 de octubre.

“Trump tiene que abrir la frontera porque esta gente va hacia arriba (el norte), quiere un empleo”, sostuvo el hondureño de 31 años, desde el albergue que ayer ya cobijaba a 4,500 migrantes, según las autoridades locales.

Entre 8,000 y 9,000 migrantes transitan diversos puntos del sur y centro de México, aún lejos de su destino final en Estados Unidos, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

En el debate

Que las caravanas estén al centro del polarizado debate político estadounidense, ha sido un cálculo de Trump, estiman expertos.

“Es un tema que ayuda a atizar a su ala más radical”, dijo Adolfo Laborde, académico de la Universidad Anáhuac en Ciudad de México.

Añadió que la presencia de pandilleros es una probabilidad que puede representar un “riesgo de conato de violencia o de contaminación de causas nobles” como la caravana migrante.

Algunos migrantes rechazan ser calificados de criminales. Otros dicen que sí hay delincuentes en el grupo.

“No somos criminales, somos gente de trabajo”, comentó Eber Josué, un hondureño de 25 años.

“En las caravanas así hay mucha gente que se pierde, mucha gente que va de delincuente”, sostuvo por su parte Carlos Rivera, paisano de Josué y también de 25 años.

El lunes, la CNDH dijo que no tiene registro de personas con antecedentes criminales en la caravana.

Ajenos al devenir político de Estados Unidos, muchos están más preocupados por encontrar algo más sustancioso para comer que los huevos y frijoles que recibieron en el desayuno o por hallar una computadora con internet para comunicarse con sus familias.

Otros, sin embargo, confían en que el resultado electoral sea adverso para el Partido Republicano de Trump y su dura postura contra la migración.

Algunos confían incluso en que el mandatario finalmente ceda y les permita el paso, ante un posible avance del opositor Partido Demócrata en el Congreso.

 

Leones de Yucatán, equipo y afición uno sólo

Víctimas, prioridad del futuro gobierno