in

La pandemia no afloja

Foto: Megamedia

La ciudad china de Wuhan dejará ya la cuarentena

La ciudad china de Wuhan, donde empezó la pandemia de coronavirus, comenzó el regreso a la normalidad con el anuncio hecho ayer de que el 8 de abril levantará la estricta cuarentena que impuso a sus habitantes en enero, pero la plaga arrecia en Italia y se expande por el continente americano, afectado ya en su totalidad.

El total de afectados por la pandemia en el mundo es ya de 372,757, mientras que los fallecidos son 16,231 (1,579 más que en la jornada anterior), según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las autoridades de Wuhan anunciaron ayer el próximo fin del encierro que impusieron a los 11 millones de habitantes de la ciudad el pasado 23 de enero.

Hasta ese día, el coronavirus había causado 17 muertos y afectado a 444 personas en la ciudad centro-oriental china. Según el último recuento hecho ayer público, 2,524 personas fallecieron hasta ahora en Wuhan.

En toda China desde el inicio de la pandemia ya se infectaron 81,171 personas, de las que ya murieron 3,277 y 73,159 se curaron.

En este momento el número de personas afectadas está por debajo de los 5,000, de los cuales 1,573 permanecen en estado grave (1,527 de ellos, en Wuhan).

Esto contrasta con las cifras de Italia, donde el número de muertos con el coronavirus alcanzó ayer los 6,820, al aumentar en 743 en las últimas 24 horas, lo que rompe la tendencia de dos días de descenso en los fallecimientos.

Sin embargo, los casos positivos ascienden a 54,030, 3,612 más respecto del lunes, un descenso por tercer día consecutivo, según informó el jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli.

Un total de 8,326 personas ya se curaron y el número total de casos de coronavirus desde que se detectó el brote en Italia es de 69,176.

Por su parte, España alcanzó una nueva marca de fallecidos diarios por coronavirus, con 514 en las últimas 24 horas, con lo que el total de muertes es de 2,696, según anunció ayer martes el Ministerio de Sanidad.

La cifra total de contagiados asciende a 39,673 (un 19.9% más en 24 horas), mientras que 2,636 pacientes están ingresados en cuidados intensivos y 3,794 contagiados se recuperaron ya.

Valor simbólico

El fin anunciado del confinamiento de Wuhan tiene un alto valor simbólico, pues allí fue donde se decretaron las primeras medidas drásticas para contener el contagio, algo que en su momento asombró al mundo y que hoy es una realidad en casi todo el planeta

Hoy mismo la India, el país más poblado del mundo después de China, decidió el total confinamiento de sus casi 1,300 millones de habitantes durante 21 días.

Las cifras de contagiados y de muertos en la India son muy inferiores a las registradas en los países más afectados (482 contagiados y 9 fallecidos).

Pero el primer ministro Narendra Modi decidió “un paso esencial para salvar a la India y a cada indio. Queda totalmente prohibido aventurarse fuera de casa”.

En cambio, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que está considerando rebajar las medidas de su gobierno contra el Covid-19 por el impacto negativo en la economía.

EE.UU., nuevo foco

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS advirtió ayer que la pandemia del coronavirus se acelera y Estados Unidos se está convirtiendo en un foco central por la rapidez de los contagios que se registran allí, a un ritmo casi tan rápido como en Europa.

“Estamos viendo una gran celeridad en la propagación de casos en Estados Unidos”, confirmó en una rueda de prensa la portavoz de la OMS, Margaret Harris.

Los expertos de la organización consideran, a partir de la observación de la curva de infecciones y decesos por coronavirus, que cada día los casos serán más numerosos que el anterior, “hasta que los gobiernos tomen medidas realmente fuertes y que éstas fructifiquen”.

“El mayor impulsor del brote sigue siendo Europa, pero también Estados Unidos, que en conjunto cuentan con el 85% de casos a nivel mundial en las últimas 24 horas y de este 85%, el 40% ocurrió en Estados Unidos”, precisó Margaret.

Explicó que “para vencer al virus, los países necesitan medidas muy agresivas, en particular que todos los casos sospechosos pasen un test de diagnóstico, aislar a toda persona enferma, y encontrar y poner en cuarentena a todos los contactos cercanos... todo esto es crucial”.

En la carrera contra el coronavirus las pruebas de diagnóstico son un elemento determinante, pero en el que hay grandes disparidades entre los países que tienen capacidad de producir sus propios test y aquellos que carecen de la tecnología para hacerlo.

La OMS tiene al menos un laboratorio central para cada región del mundo. Los países productores hacen la validación de sus propias pruebas.— EFE

Síguenos en Google Noticias

Dulce María Sauri

Ante la crisis del Covid-19

Cartón de Tony: Cayendo los veintes