in

Los reyes de España, de visita en Andalucía

Los reyes Felipe VI y Letizia (al centro)

Primera gira real tras levantarse el estado de alarma

Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, remataron su visita a Sevilla con un paseo desde la Catedral hasta el Real Alcázar, donde sostuvieron un encuentro con una treintena de empresarios andaluces para abordar el impacto de la pandemia del coronavirus Covid-19 en la economía de la región.

El encuentro fue organizado por la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), que expusieron las afectaciones de la parálisis económica, sobre todo en el sector turístico, y pidieron conocer las medidas para la reactivación en los próximos meses.

La pareja real visitó la semana anterior las Baleares, y ayer Córdoba y Sevilla, donde el Covid-19 ha causado estragos en el sector hotelero. Antes de partir a la capital andaluza, el rey fue abordado por una mujer que le tendió la mano para estrechar la del soberano. Felipe VI, en una acción para recordarle las recomendaciones sanitarias todavía vigentes para evitar la propagación del coronavirus, la saludó tocándole, sonriente, con el codo.

El gesto —con el cual Felipe VI saludó a varias personas a lo largo del día— se ha vuelto una acción habitual de los actos oficiales de las diferentes casas reales europeas.

En Sevilla, Felipe VI y Letizia recorrieron con autoridades locales el Polígono Sur, uno de los barrios más pobres de España, y visitaron el Centro Cívico “El Esqueleto”, la Fundación Don Bosco y talleres de electricidad, hostelería y costura. En los recorridos, la pareja real fue saludada y vitoreada por cientos de personas que coreaban también vivas a España.

Es la primera gira de los soberanos tras el fin del estado de alarma en el país.

De lujo y blindado

Los soberanos estrenaron en Sevilla un Mercedes Benz Clase S, un modelo de última generación que se caracteriza por tener el mayor blindaje posible desarrollado por la marca alemana. Es similar a uno de los vehículos que utiliza la canciller alemana Angela Merkel.

La Casa Real había anunciado a mediados de 2019 la compra del vehículo, pero su precio se informó hasta marzo pasado: 454 mil euros (11.6 millones de pesos mexicanos), más impuestos.

De acuerdo con el Parque Móvil del Estado, se adquirió con el fin de que estuviera al servicio “de forma preferente” del rey y de la familia real en sus viajes y desplazamientos oficiales.

Las crónicas de la visita a Sevilla, por cierto, destacaron el sencillo atuendo con que la reina Letizia hizo frente al calor: un vestido plisado en estampado tie dye con escote halter de la casa gallega Alfonso Domínguez, diseño en rebaja con un precio de 99 euros (2,550 pesos mexicanos).— Con información de ABC, El Español y El Mundo

 

TituloOtro

Felices, pero con cautela