in ,

Marchan por justicia

Una manifestante levanta el puño mientras escucha un discurso durante una protesta de Black Lives Matter

Familiares de víctimas negras piden respuesta

NUEVA YORK (EFE).— Familiares de George Floyd, Breonna Taylor, Eric Garner y otras víctimas de brutalidad policial contra la comunidad afroamericana en Estados Unidos marcharon ayer en Nueva York para pedir justicia junto a manifestantes del movimiento antirracista Black Lives Matter.

Los familiares participaron en una protesta organizada a través de las redes sociales por el reverendo y activista de derechos civiles Kevin McCall bajo el lema de “Quiten sus rodillas de nuestros cuellos”, que hizo un recorrido pacífico y reivindicativo desde Times Square hasta la Torre Trump.

Según dijo McCall al canal local ABC7, aún “no hay justicia para George Floyd” 66 días después de su muerte por asfixia en custodia policial en Mineápolis (Minesota), “y no solo para Floyd, sino para todas estas familias, desde Abner Louima a los casos que vemos hoy en día”.

Precisamente estaban presentes el hermano de George Floyd, Terrence, y la familia de Abner Louima, un hombre de origen haitiano que fue torturado y agredido sexualmente con un palo de escoba por policías en Nueva York en 1997, en un caso que causó gran escándalo.

También asistieron familiares de Breonna Taylor, tiroteada en marzo en un allanamiento de su casa por supuesta equivocación de la Policía, en Louisville (Kentucky); de Eric Garner, fallecido en 2014 cuando un policía le hizo una llave de estrangulamiento prohibida en Nueva York; y de Sean Bell, acribillado con 50 balazos en 2006 al salir de un club con sus amigos, también en la Gran Manzana.

El lema de la manifestación proviene del discurso que el reverendo y activista Al Sharpton dio durante el funeral de Floyd, quien murió a finales de mayo después de que un policía lo asfixiara presionando su cuello con la rodilla durante nueve minutos mientras este pedía ayuda, y que ha desencadenado una oleada de históricas protestas en Estados Unidos.

“Es momento de levantarse en nombre de George y decir, ¡quiten sus rodillas de nuestros cuellos!”, exclamó Sharpton, que tiene previsto liderar una marcha multitudinaria a finales de agosto en Washington junto a familiares de víctimas de brutalidad policial, coincidiendo con el aniversario de la que encabezó Martin Luther King Jr. en 1963.

Por su parte, el reverendo McCall dijo sobre la protesta convocada ayer que Nueva York tiene sus propios problemas que tratar antes de ir a Washington, entre ellos una falta de recursos importante a causa del Covid-19 que ya está afectando a la sociedad y especialmente a los jóvenes, “que están recurriendo a la violencia”.

No presentará cargos

El fiscal del condado de St. Louis anunció el jueves que no presentará cargos contra el exagente que disparó y mató a Michael Brown en Ferguson, Missouri, una decisión dramática que podría reabrir viejas heridas en medio de una intensa y renovada conversación sobre justicia racial y el trato que dispensa la policía a las minorías en Estados Unidos.

La decisión de Wesley Bell es la tercera vez que la fiscalía investigó el caso y optó por no acusar a Darren Wilson, el policía blanco que disparó a Brown, un afroamericano de 18 años el 9 de agosto de 2014. Un jurado instructor del condado de St. Louis rechazó acusar a Wilson en noviembre de 2014, la misma decisión que tomó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en marzo de 2015.

Activistas de derechos civiles y los padres de Brown esperaban que Bell, el primer fiscal negro del condado, que asumió el cargo en enero de 2019, viese la situación desde otra óptica.

Bell señaló que su oficina realizó una investigación no anunciada durante cinco meses en la que se revisaron declaraciones de testigos, reportes forenses y otras evidencias.

“La pregunta para esta oficina era una simple: ¿Podemos demostrar más allá de la duda razonable que cuando Darren Wilson disparó a Michael Brown cometió asesinato u homicidio bajo la ley de Misuri? Tras una revisión independiente y profunda de las evidencias, no podemos probar que lo hiciese”, dijo Bell.

Pero “nuestra investigación no exonera a Darren Wilson”, agregó el fiscal.

El abogado de Wilson, Jim Towey, dijo que después de tres pesquisas estaba claro que el exagente no hizo nada malo.

El incidente generó meses de disturbios en Ferguson y convirtió al suburbio de St. Louis en sinónimo de un debate nacional sobre el trato que da la policía a las minorías. Esas movilizaciones ayudaron a consolidar el movimiento Black Lives Matter que se inició tras la muerte de Trayvon Martin, un negro de 17 años, baleado por un voluntario de una patrulla vecinal en Florida en 2012.

Joven pierde el control de su vehículo en la vía Dzilam González- Buctzotz

Franck Fernandez

"Doble fake new o La Guerra de los Mundos"