in ,

Medidas que toman las empresas por los aranceles de Donald Trump

Contenedores de carga son colocados cerca de las grúas en el Puerto de Tacoma, en Tacoma, Washington. Algunos son trasladando a fábricas de China.-Foto de AP

WASHINGTON (AP) .— Algunos trasladan sus fábricas de China a otros países. Otros rediseñan sus productos estratégicamente. No faltan quienes buscan lagunas en las leyes comerciales o incluso cambian la procedencia del artículo. Todo para evadir los aranceles que el gobierno de Donald Trump está cobrando a los productos importados desde el país asiático.

La mayoría de las empresas perjudicadas por esos aranceles, no obstante, están en un compás de espera porque no saben qué rumbo tomará esta guerra comercial ni qué otros países pueden estar en la mira de Estados Unidos.

Te puede interesar: Crecimiento chino, el más bajo en 26 años

Considere el caso de Xcel Brands, una empresa de Nueva York propietaria de marcas como Halston, Isaac Mizrahi y C. Wonder. Hace dos años fabricaba todas sus prendas en China. Ahora está mudando sus operaciones, diversificando su producción en Vietnam, Camboya, Bangladesh y Canadá, y analizando la posibilidad de hacerlo en México y América Central también. El año que viene ya no tendrá presencia en el país asiático.



“Hay que adaptarse y mover las piezas”, dijo el director ejecutivo de la firma Robert D’Loren.

Trump lanzó la guerra comercial más intensa desde la década de 1930 al imponer aranceles a productos chinos por valor de 250,000 millones de dólares y amenaza con hacerlo sobre otros 300,000 millones. Libra asimismo batallas comerciales con países aliados, desde Corea del Sur, México y Canadá hasta Japón y la Unión Europea, en torno al acero, el aluminio y los automóviles.

Una guerra inacabable

Ante la posibilidad de una guerra inacabable con socios comerciales, numerosas empresas dicen que están demorando inversiones y reconsiderando sus relaciones comerciales a la espera de que se despeje el panorama y tengan una idea más clara de cómo terminará este conflicto, si es que termina.

“El traslado de sus operaciones a otros países puede reducir los costos laborales de Xcel Brands a la mitad. Esto es decisivo”, dijo D’Loren, porque las empresas de ropa tienen poco margen para subir los precios y deberían absorber ellas mismas los aranceles.

La tendencia a trasladar la producción fuera de China viene de antes de la guerra comercial de Trump. Los sueldos y otros costos están subiendo en China y las empresas ya estaban buscando otros países donde asentarse, desde Vietnam hasta México.

Diputados ratifican a Arturo Herrera como secretario de Hacienda; el PAN, en contra

Instagram avisará antes de eliminar cuentas