in ,

Menores de edad, en riesgo mortal en Centroamérica: Su salida, la migración

COSTA RICA.- Ser menor de edad es un riesgo en el violento Triángulo Norte de Centroamérica: en cualquier momento, por una venganza contra sus padres, por una bala perdida, por vivir en un barrio inseguro o por estar en un sitio inoportuno en un momento fatal; una persona de 0 a 17 años puede sumarse a las crecientes estadísticas mortales por la criminalidad en Guatemala, Honduras y El Salvador.

La crónica roja diaria de las tres violentas naciones está repleta de tenebrosas historias de asesinatos de menores; un fenómeno que estimula a sus parientes al desplazamiento forzado rumbo a Estados Unidos, para intentar vivir una vida mejor; como refugiados, asilados o inmigrantes.

Te puede interesar: Migrantes africanos causan disturbios en Chiapas; el INM llama al diálogo

En el corazón del conflicto en el trío de países está la amenaza cotidiana de las pandillas o maras Salvatrucha (MS-13) y 18 (M-18), y de las organizaciones del crimen organizado transnacional.

“A los menores les cuesta llevar una vida normal“, dijo la salvadoreña Marilina Henríquez, coordinadora del Programa de Niñez de la (no estatal) Asociación Nuevo Amanecer de El Salvador (ANADES).

“Las comunidades están controladas por las pandillas y eso impide o limita que los menores acudan a recibir educación, a hacer una vida común y corriente como todo menor con espacios de juegos. Faltan áreas recreativas y no hay oportunidades para los menores y si las hay son muy débiles todavía”.

En cifras

El Salvador registró 39 homicidios de menores de edad en diciembre de 2016, más de uno diario; según el (estatal) Instituto de Medicina Legal de ese país. El instituto precisó que este país acumuló 2 mil 406 homicidios de menores del 1 de enero de 2012 al 31 de diciembre de 2016. Además, del 1 de enero de 2017 al 31 de julio fueron asesinadas mil 484 personas de 0 a 19 años, reportó.

El (estatal) Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala sumó 2 mil 745 asesinatos de personas de 0 a 19 años en 2016, 2017 y 2018. Sólo en 2017 hubo 52 personas de 0 a 14 años estranguladas o ahorcadas.

Te puede interesar: Asombro infantil

“La mayor cantidad de denuncias en estos países es por violencia intrafamiliar”, dijo la guatemalteca Carmen Rosa de León, directora ejecutiva del (no estatal) Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible de Guatemala, en entrevista con este periódico.

“Muchos niños huyen expulsados de la violencia en sus casas para enfrentar la violencia de la calle, en sociedades excluyentes. La mayor parte de los problemas surge por falta de políticas públicas de inversión. La niñez queda fuera del espectro [de desarrollo] y se generan pandillas en colonias con grandes masas de población en precariedad: desnutrición, falta de educación y de salud y sin servicios básicos. La niñez sufre violencia en el hogar y en la calle”.

Te puede interesar: Migración infantil al alza

Al revelar que 3 mil 803 menores hondureños fueron asesinados en Honduras de 2008 a 2017, el Observatorio de la Violencia de la (estatal) Universidad Nacional Autónoma de ese país advirtió que “toda sociedad, sea cual sea su trasfondo cultural, económico o social, puede y debe poner fin a la violencia contra los niños y niñas“.

Sin limitarse “a castigar a los agresores”, es necesario “transformar la mentalidad de las sociedades y las condiciones económicas y sociales subyacentes ligadas a la violencia”, porque “toda forma de violencia” contra niñas y niños se puede prevenir, aseguró.

Julián Gil acusa a Marjorie de mentir para alejarlo de su hijo

Los datos más sorprendentes de los juegos de apuestas online