in

Menores migrantes en riesgo

Menores migrantes afuera de sus unidades de vivienda en un centro de detención temporal al sur de Midland

Unos 400 están recluidos en un campo petrolero

AUSTIN (AP).— La autoridad ambiental de Texas prohibió anteayer viernes la mayoría de usos del agua en un campo petrolero convertido en centro de detención de adolescentes inmigrantes, lo que genera dudas sobre la seguridad de más de 400 jóvenes recluidos en el lugar.

La Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ, por sus siglas en inglés) dijo que el agua corriente en el campo Midland sólo podía ser utilizada para los retretes o para lavar ropa porque las autoridades no están seguras de que sea inofestiva.

Se desconoce cuántos adolescentes podrían haber bebido agua de los grifos o si le han dado algún otro uso. Los menores reciben ahora botellas de agua para beber.

Las preocupaciones sobre los riesgos siguen emergiendo desde que el gobierno del presidente Joe Biden convirtió apresuradamente lo que era un albergue temporal para trabajadores petroleros en un centro de detención para adolescentes que entró en funcionamiento el domingo pasado.

Las autoridades federales se apuraron a abrir nuevos lugares de detención de adolescentes y niños que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México para tratar de vaciar las hacinadas instalaciones de la Patrulla Fronteriza, donde hay más de 4,500 jóvenes.

Ayer, la cadena de televisión CNN informó que el gobierno de Biden habilitó el Centro de Convenciones de Dallas, Texas, para acoger a 2,300 menores migrantes detenidos por las autoridades del país cuando intentaban cruzar la frontera desde México de manera ilegal.

Por el momento se espera la llegada en breve de 1,200 niños y adolescentes bajo custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), después del ingreso de 200 menores el miércoles.

El Centro de Convenciones de Dallas es de los mayores del país y fue adaptado para esta nueva función con vistas a aliviar la situación en las instalaciones en la CBP en la frontera, que están desbordadas. Según la CNN, que cita una circular enviada a organizaciones locales por Caridades Católicas de Dallas, que está implicada en esta iniciativa, en ese lugar hay juguetes y libros para los menores, donde las autoridades pretenden que no pasen más de cinco días mientras se tramitan sus casos.

 

Queda atascado un camión en los rieles