in ,

Ministra danesa rechaza la guerra verbal con Trump por Groenlandia

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen (c), ofrece una rueda de prensa en relación a las declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, que ha pospuesto su visita de Estado a Copenhague debido a la falta de interés de Frederiksen de vender Groenlandia a los Estados Unidos. La primera ministra se mostró ''sorprendida'', pero dijo que no afectará a la relación entre ambos países. EFE/ Mads Claus Rasmussen PROHIBIDO SU USO EN DINAMARCA

COPENHAGUE.- La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, rehuyó este miércoles a la pelea verbal con el presidente Donald Trump tras suspender este su visita a Dinamarca por la negativa del país nórdico a discutir la venta de Groenlandia.


“No tengo necesidad de entrar en una guerra verbal con nadie, tampoco con el presidente estadounidense”, dijo Frederiksen en una entrevista en la televisión pública DR.

“Comentario repugnante” de la primera ministra


Trump había revelado horas antes a periodistas en la Casa Blanca que canceló su viaje a Dinamarca por el comentario “repugnante” de la primera ministra danesa, al calificar tres días antes de “absurdo” el interés estadounidense en comprar el territorio autónomo de Groenlandia.
El presidente estadounidense sugirió que su decisión fue una reacción a un comentario de Frederiksen.


“No fue una forma agradable de decirlo. Podría haber dicho simplemente ‘no, preferimos no hacerlo’. No está hablando conmigo, está hablando con los Estados Unidos de América. No puede decir ‘qué absurdo'”, agregó.


Ese argumento de Trump, quien insistió en que “no se puede hablar así a Estados Unidos”, contrasta con el tono conciliador hacia Frederiksen que empleó este martes en la red social Twitter para anunciar que cancelaría su reunión con la primera ministra, programada para principios de septiembre en Copenhague.

Groenlandia no está en venta


“Quiero resaltar lo importante en esta discusión, visto con ojos daneses: nuestra alianza y estrecha colaboración con Estados Unidos. No debe detenerse ahora”, dijo a la DR.


Frederiksen cree que Dinamarca ha respondido de forma “educada” y que el presidente groenlandés ha dicho que la isla no está “en venta”, una posición que ella y la mayoría de la población apoya.


“Los aliados próximos y buenos amigos como Dinamarca y Estados Unidos deben tener lugar para desacuerdos. Espero que esta discusión se acabe pronto. Eso es lo que queremos del lado danés y usar así nuestra energía en lo importante, reforzar la colaboración en un mundo donde es necesario que los países cooperen”, resaltó.


En una comparecencia horas antes la primera ministra danesa había restado importancia a la cancelación y asegurado que lo importante es estrechar la cooperación en el Ártico, en un tono conciliador que contrastó con el de la mayor parte de la clase política danesa, que habló de “broma, “ofensa” y “crisis diplomática”.

El interés en comprar Groenlandia


La polémica surgió hace cinco días, cuando medios estadounidenses filtraron el interés de Trump en comprar Groenlandia, isla de más de dos millones de kilómetros cuadrados (el 80 % cubierto de hielo) y 56,000 habitantes, en la que Estados Unidos posee una base militar.


La noticia fue recibida como una broma por la clase política danesa, mientras el Gobierno groenlandés rechazó esa posibilidad.


Trump confirmó días después los rumores, admitiendo que “surgió el concepto” y que consideró “estratégicamente” interesante la idea, aunque aclaró que no es un asunto que esté en primer plano.


Durante una visita a Groenlandia el domingo, Frederiksen aseguró que la isla no está en venta y calificó la discusión de absurda.

Roban las ganancias del día en una tortillería de Tzucacab