in

Murtaja Qureiris, el joven al que Arabia Saudita quiere crucificar por defender sus derechos

Murtaja. Foto: Captura CNN

Una protesta en bicicleta cuando tenía 10 años puede llevar a la muerte a un joven saudí

Murtaja Qureiris tenía solo 10 años cuando tomó un megáfono ante un grupo de personas y habló sobre derechos humanos. Tres años después, las autoridades lo detuvieron. Ahora, con 18 años, se enfrenta a la pena máxima, la capital.

En 2011, Murtaja Qureiris lanzó una súplica entre la gente, misma que ahora le podría costar la vida: “El pueblo reclama derechos humanos“.  Por esa sencilla petición lo detuvieron luego de tres años. El joven acaba de cumplir los 18 años y el fiscal pidió que sea sometido a la crucifixión pública y desmembración.

Por su parte, Maya Foa, directora de la ONG Reprieve, reconoció para el medio “El Mundo” que “Murtaja es, sin duda, la víctima más joven de un sistema judicial saudí que descaradamente incumple la legislación internacional. Hay otros muchos jóvenes en el corredor de la muerte saudí, con un riesgo inminente de ejecución por ejercitar su derecho a la libertad de expresión. Los socios occidentales del reino deberían exigir justicia para todos ellos”, expresó.

Una familia de activistas silenciados

Murtaja es el icono del calvario de quienes se les ocurre desafiar a la monarquía saudí del príncipe heredero Mohamed bin Salman.  El joven creció en una familia de activistas. Su hermano, Ali, falleció en una represión gubernamental.


TE PUEDE INTERESAR: Vincula la CIA al heredero saudí con el crimen de Jamal Khashoggi


Las acusaciones

En septiembre de 2014 Murtaja fue detenido, pero la fiscalía no presentó cargos hasta tres años después, lo acusan de defender la libertad, participar en protestas antigubernamentales, asistir al funeral de su hermano, estar en posesión de armas de fuego, arrojar cócteles molotov contra una comisaría, y alistarse en una organización terrorista.

Una promesa falsa

La defensa de Murtaja denunció que lo forzaron a confesar bajo la promesa falsa de su liberación. En mayo de 2017 lo pusieron en una cárcel para adultos y en su juicio, celebrado en agosto pasado, se presentó ante una corte especializada en terrorismo.

De acuerdo con Aministía Internacional, la petición del fiscal es que lo condenen a pena de muerte, frecuentemente por decapitación y crucifixión, un término que se refiere a la exposición del cadáver.

Alarma internacional

Su futuro es casi un hecho y causó alarma en la comunidad internacional. “No hay vulneraciones más graves de la legislación internacional que la ejecución de un niño. Al pedir la pena capital para Murtaja, poco después de ejecutar a otras personas que fueron arrestadas cuando eran adolescentes, el régimen saudí está publicitando su impunidad ante el mundo”, denunció Foa.

En realidad, los pasos a la muerte de Murtaja Qureiris no son un caso aislado. Al menos diez menores fueron ejecutados durante el reinado de Salman, seis en abril pasado.

En todos los casos, mataron a los menores después de confesiones extraídas bajo tortura y la mayoría estaban acusados por reclamar derechos.

.- Con información de El Mundo y CNN

Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex

“¿Quién da las órdenes?… el presidente”, señala el abogado de Lozoya

Vista general de puerto de Dos Bocas, en Tabasco (EFE)

Mañana presentarán estudio ambiental para la refinería de Dos Bocas