in ,

Niño abandonado protagoniza duro drama fronterizo

Manifestantes frente a la casa de Kamala Harris

LOS ÁNGELES.— Un vídeo publicado esta semana ilustra con claridad el drama migratorio que se vive en la frontera entre México y Estados Unidos, informó este miércoles el periódico español “El País”.

Un agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) se encontró el jueves 1 pasado con un menor perdido en La Grulla (Texas), deambulando y desesperado, caminando en uno de los desolados puntos de entrada al Estado.

“¿Usted me puede ayudar?”, dice el niño, de 10 años de edad, con los ojos hinchados de lágrimas al agente migratorio, quien no estaba trabajando e iba de vuelta a casa cuando sucedió el encuentro.

“Yo venía con un grupo de personas y me dejaron botado y no sé dónde están”, explica el menor al agente de la CBP.

El niño caminaba solo en un día lluvioso en el este de Río Grande City, una ciudad a 60 kilómetros de McAllen, sobre la frontera entre Texas y Tamaulipas.

La escena fue publicada en Facebook por una amistad del agente de la patrulla fronteriza.

“Esta área está infestada de serpientes de cascabel”, escribió Anjel Fernández. El vídeo fue retomado más de 17,000 veces por usuarios en un momento donde la inmigración se ha convertido de nueva cuenta en un polarizador debate nacional.

Marzo fue el mes con más inmigrantes irregulares registrados desde 2006. En total llegaron a la frontera sur de Estados Unidos 171,000 personas, según cifras provisionales. Cerca del 11% son menores que hicieron el viaje sin acompañante.

El agente de la patrulla fronteriza preguntó al menor: “¿No vienes con mami o con papi?”. A lo que el niño respondió: “Nadie, yo venía en un grupo... y al final vine aquí a pedir auxilio”. “Yo vengo porque si no, ¿dónde voy a pedir ayuda?”, añadió segundos después.

El niño, originario de Nicaragua, se quedó dormido en medio del trayecto. Y cuando despertó el resto había continuado el camino.

Los testimonios aseguran que el menor era parte de un grupo de más de 180 centroamericanos que emprendieron el viaje al norte con la esperanza de entrar a Estados Unidos.

El menor, sano y salvo, fue trasladado a las instalaciones de detención de la CBP en la localidad de Donna, Texas. Allí fue alimentado y se le realizó examen de Covid-19.

Este sitio ha causado polémica en días recientes por las imágenes de los miles de niños hacinados dentro de jaulas. El incremento en el flujo migratorio que se registra en los últimos meses, desde la llegada a la Casa Blanca del presidente demócrata Joe Biden, ha hecho difícil a la Administración cumplir con las 72 horas en que los menores deben ver su situación resuelta, ya sea la deportación o la liberación.

Hasta el lunes pasado había más de 19,000 menores solos en custodia de la policía fronteriza, indica “El País”.

Piden protección

En Managua, Nicaragua, el movimiento de exiliados Nicaragüenses en el Mundo (NEEM) pidió ayer a Biden que brinde protección al niño de 10 años encontrado recientemente en La Grulla, Texas, tras ser abandonado por un grupo de migrantes con el que viajaba, según informó “EFE”.

En una carta a Biden, dirigida por la presidenta de NEEM, Haydée Castillo, el movimiento agradeció la atención inmediata que las autoridades estadounidenses brindaron al niño tras su aparición en el desierto de Río Grande, y solicitó su protección con base en la sangrienta crisis sociopolítica que vive Nicaragua.

La migración sin papeles forma parte de “las acciones extremas que muchos nicaragüenses han tomado como consecuencia de la continua persecución por el régimen de (Daniel) Ortega”, según NEEM.

Nicaragua atraviesa un conflicto interno que en 2018 dejó al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque la cifra se elevó a 684 conforme datos de ONG humanitarias locales, mientras que Ortega, señalado como responsable de la crisis, ha admitido 200 víctimas.

Dicho conflicto ha causado que más de 103,000 nicaragüenses de todas las edades hayan optado por el exilio, huyendo de los sandinistas, según datos de la CIDH.

“La decisión de dejar Nicaragua es realmente un tema de vida o muerte”, expresó en su carta Castillo, una defensora de los derechos humanos que debió exiliarse tras recibir amenazas en su país.

El NEEM, que celebró la designación de la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris para atender el tema de la migración de Centroamérica a Estados Unidos, pidió “acciones adicionales para ayudar a las víctimas (de la crisis nicaragüense) que están en proceso de solicitud de asilo político”, incluida una moratoria de deportaciones y la extensión del estatus de protección temporal (TPS) “de las personas que buscan asilo”.

La historia del niño nicaragüense encontrado cerca de la frontera con México trascendió luego de que se hizo viral el video en el que se le observa solo en medio del desierto, y le dice al oficial de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP): “Yo venía con un grupo… y me dejaron botado y no sé dónde están”.

Al ser cuestionado por el funcionario, el niño, ahogado en llantos, continuó: “Yo venía en un grupo… y al final me dejaron botado y venía aquí a venir auxilio (…) Yo vengo porque si no para dónde me voy a ir (…) tal vez me pueden robar, secuestrar… tengo miedo”.

Protesta Vicepresidenta

Inmigrantes se manifiestan frente a la casa de Kamala Harris para pedir ayuda.

Peticiones

En Washington, unos 50 inmigrantes, entre ellos padres con sus pequeños, acudieron ayer a la residencia de la vicepresidenta de Estados Unidos para pedir que interceda por los derechos de los indocumentados y de quienes aspiran a migrar a ese país. Los manifestantes pidieron el fin de las deportaciones y la detención de los inmigrantes menores de edad, y por una vía que garantice un estatus legal o la nacionalidad a millones de indocumentados.

Vestigios del sitio arqueológico de Kulubá, en Tizimín

Los vestigios de Kulubá, en el abandono: piden investigar millonario gasto

Pagará a su mujer $2.651,331 por su trabajo doméstico en China