in

Nuevo compromiso de obispos católicos

Prelados aceptan medidas contra abusos sexuales

WASHINGTON (EFE).— Los obispos de la Iglesia católica, la mayor denominación cristiana en Estados Unidos, aprobaron ayer jueves medidas para asumir su responsabilidad en los casos de abusos sexuales.

Las mociones fueron aprobadas con 647 votos a favor, ocho en contra y cinco abstenciones en la sesión final de la conferencia episcopal de tres días celebrada en Baltimore (Maryland).

La implementación del protocolo “Eres la luz del mundo”, dictado el mes pasado por el papa Francisco, apunta a proteger a los fieles del abuso y a hacer que los sacerdotes y obispos rindan cuenta por su responsabilidad en esos casos.

Los obispos también dieron su aprobación al documento titulado “Reconocimiento de nuestro compromiso episcopal”, que incluye “intolerancia absoluta hacia los abusos”.

Una moción similar había sido aprobada 15 años atrás por la Conferencia Episcopal estadounidense.

El documento establece que cualquier código de conducta que los obispos apliquen al clero en sus respectivas diócesis se aplican asimismo a los obispos.

Un tercer documento aprobado se refiere al “protocolo de restricciones no penales disponibles” y cubre las opciones disponibles para la jerarquía cuando un obispo retirado renuncia o es destituido debido a “conducta sexual errada con adultos”.

El día anterior los obispos habían aprobado la creación de una línea de comunicación nacional para recibir las denuncias de abuso sexual o de encubrimiento de los abusos perpetrados por miembros del clero y que involucren a la jerarquía.

Mientras un manifestantes hacían protestas a las afueras de la conferencia, algunos obispos criticaron el hecho de que la línea abierta de comunicación no entrará en servicio hasta finales de mayo de 2020.

“Hay en esto una urgencia para que entre a funcionar lo más pronto posible”, subrayó a los periodistas el cardenal Blase Cupich, arzobispo de Chicago.

Los Raptors se proclaman campeones de la NBA y hacen historia

Cartón de Tony: Mándalos a volar