in

Obispos bajo presión

Becky Ianni (centro)

Analizan el tema del abuso en una reunión nacional

BALTIMORE (AP).— Los obispos católicos estadounidenses iniciaron ayer martes una reunión nacional bajo la presión de tener que responder a la crisis reciente de abusos sexuales contra menores de edad.

Los prelados “se enfrentan a la tarea de desarraigar el mal del abuso sexual de la Iglesia”, afirmó el cardenal Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, al iniciar la reunión de cuatro días.

Las deliberaciones se guiarán por una ley promulgada por el papa Francisco el 9 de mayo, que obliga a sacerdotes y monjas en todo el mundo a denunciar tanto los abusos como el encubrimiento.

También obliga a informar al Vaticano y a un prelado supervisor de las denuncias contra los obispos.

La agenda en Baltimore incluye la propuesta de crear una entidad independiente, externa a la Iglesia, para revisar las denuncias.

Revisión

Francesco Cesareo, presidente de una junta nacional de revisión de abusos sexuales creada por los obispos, explicó en la sesión inicial que la participación de los laicos en este asunto es crucial para recuperar la confianza de los feligreses.

Cesareo dijo que incomoda a la junta “permitir que los obispos revisen las denuncias contra otros obispos: esto significa esencialmente que los obispos vigilan a los obispos”.

Cesareo manifestó que el año anterior fue “un período de sufrimientos intensos” para la Iglesia.

“Nos encontramos en un punto de inflexión, un momento crucial en nuestra historia, que determinará en muchos sentidos la futura relevancia de la Iglesia y si se podrá o no restaurar la confianza en su liderazgo”.

Medición

Una encuesta nacional difundida ayer por el Centro de Investigaciones Pew revela la magnitud del desencanto entre los católicos estadounidenses. De acuerdo con el sondeo realizado en marzo, uno de cada cuatro católicos dice que ha reducido su asistencia a misa y sus donaciones debido a la crisis de los abusos, y apenas el 36% considera que los obispos respondieron de manera buena o excelente.

Renuncia Clérigos

Tres sacerdotes renunciaron a sus cargos jerárquicos en Virginia Occidental.

Conductas depredadoras

Tras una investigación de la Iglesia se les acusó de permitir conductas depredadoras y de acoso así como una mala administración.

Dejan cargos en la diócesis

El arzobispo William Lori anunció que los sacerdotes Frederick Annie, Anthony Cincinnati y Kevin Quirk dimitieron a sus cargos en la diócesis de Wheeling-Charleston.

Denuncias creíbles

La investigación determinó que las denuncias de abuso eran creíbles, lo que provocó la expulsión del obispo Michael Bransfield.

Leones caen frente a los Tigres de Quintana Roo

Cartón de Tony: #LadyOscuridad aclara