in

Pandemia fuera de control

Foto: Megamedia

Un experto prevé tener una vacuna este mismo año

WASHINGTON (EFE).— La Casa Blanca admitió ayer que Estados Unidos no podrá “controlar la pandemia” por lo contagioso que es el coronavirus, en un cambio respecto a su tradicional postura de minimizar la gravedad de la crisis, que llega justo cuando hay un récord de contagios en el país.

“No vamos a controlar la pandemia, vamos a controlar el hecho de que consigamos vacunas, terapias y otras formas de mitigarla”, dijo Mark Meadows, el jefe de gabinete del presidente estadounidense Donald Trump, durante una entrevista con la cadena CNN.

Preguntado por qué afirma que no se puede controlar la pandemia de Covid-19, Meadows respondió: “Porque es un virus contagioso, igual que la gripe”, y añadió que la Casa Blanca está intentando contenerlo.

Sus comentarios llegan un día después de que Trump insistiera en que Estados Unidos está “pasando página” a lo peor de la pandemia y que los datos sobre la incidencia en su país son increíbles, al opinar que un repunte en los casos no es algo por lo que alarmarse.

Estados Unidos alcanzó el viernes un récord diario de nuevos contagios de Covid-19, con más de 85,000 en apenas 24 horas, y el sábado rozó esa marca con 83,178, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Casi 8.6 millones de estadounidenses se han contagiado de la enfermedad desde que comenzó la pandemia de Covid-19.

El nuevo repunte de casos en Estados Unidos afecta sobre todo al medio oeste y a los estados que atraviesan las Montañas Rocosas, incluidos algunos territorios que serán clave en las elecciones del 3 de noviembre, como Wisconsin u Ohio.

Trump atribuyó este sábado ese auge al número de pruebas que se hacen en su país, y consideró “estúpido” que se sigan haciendo tantos tests de Covid-19, porque eso “da algo de qué hablar a los medios de comunicación” antes de las elecciones.

Los expertos no están de acuerdo con el argumento de Trump de que los casos suben simplemente porque se hacen más tests: esa lógica no tiene en cuenta el hecho de que el porcentaje de pruebas que dan positivo ha subido más de un punto porcentual desde comienzos de octubre, hasta el 5.8 % actual.

El repunte de casos ha coincidido con un nuevo brote de Covid-19 en la Casa Blanca, donde el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se niega a hacer cuarentena y planea seguir con sus actos de campaña después de revelarse que al menos cinco personas de su entorno han dado positivo en los últimos días.

Por otra parte, el principal epidemiólogo de Estados Unidos, Anthony Fauci, declaró a la cadena británica BBC que se podrá saber en su país antes de finales de este año si existe una vacuna contra el Covid-19 que sea “segura y efectiva”.

En una entrevista con la cadena pública emitida ayer, el experto dijo: “Si bien sabremos si una vacuna es segura para finales de noviembre, principios de diciembre” en Estados Unidos, las primeras dosis limitadas se adjudicarán dando prioridad a personas con mayores riesgos de sufrir complicaciones o personal sanitario, antes de poder ofrecerse al resto de la población.

Fauci alertó asimismo de que la cantidad de dosis que pudiera haber disponibles en diciembre no serán suficientes para vacunar a todo el mundo y habrá que esperar aún varios meses en 2021.

El epidemiólogo alertó de que una posible vacuna no eliminaría las normas de restricción y seguridad que se aplican hoy en todos los países para evitar la transmisión del virus.

Insultos

En la entrevista, el experto aseguró además que no deja que los insultos que recibe del presidente norteamericano, Donald Trump, le distraigan para poder centrarse en trabajar en el desarrollo de vacunas y preservar la salud y la seguridad de los estadounidenses.

Fauci fue preguntado en varias ocasiones durante esta entrevista por las descalificaciones vertidas por Trump sobre él y otros expertos sanitarios de ese país. Entre ellas, el presidente afirmaba recientemente que “la gente está cansada del Covid-19 y de escuchar a Fauci y a todos estos idiotas”.

Sobre este punto, Fauci respondió que no le ayuda que le enfrenten a Trump y que él se centra en lo que considera “la misión más importante: preservar la salud, la seguridad y el bienestar de los norteamericanos directa e indirectamente, para el mundo entero, incluyendo al Reino Unido”.

“Creo que el resto son solo distracciones. Si me concentro en ellas, o dejo que me molesten, no podría realizar mi trabajo”, indicó, al tiempo que puntualizó que no permite que esas afirmaciones le afecten a nivel personal.

No obstante, sí desmintió una de esas últimas declaraciones de Trump, que sugirió en el último debate con el candidato demócrata a las próximas elecciones presidenciales del país, Joe Biden, que el coronavirus estaba cerca de “marcharse” de Estados Unidos.

Fauci rechazó que ese fuera el caso y mostró preocupación por el impacto potencial que pueden tener entre los ciudadanos ese tipo de declaraciones contrarias a la evidencia científica.

De un vistazo

Casos de Covid-19

Estados Unidos alcanzó ayer la cifra de 8,633,174 casos confirmados del coronavirus y la de 225,215 fallecidos por la enfermedad de Covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Más muertos

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos, con 33,422. Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23,963 personas.

Estados más golpeados

A Nueva York le siguen en número de fallecidos Texas (17,955), California (17,356), Florida (16,429) y Nueva Jersey (16,285).

Contagios

En cuanto a contagios, California suma 906,529, le sigue Texas con 892,006, el tercero es Florida con 778,636 y Nueva York es cuarto con 495,464.

Drake y ''Pepón'', con bates encendidos