in

Piden respaldo al Vaticano

Foto: Megamedia

Viaja delegación venezolana enviada por Juan Guaidó

CIUDAD DEL VATICANO (AP y EFE).— Una delegación que representa al líder opositor venezolano, Juan Guaidó, se reunió con funcionarios vaticanos mientras la Santa Sede evalúa una solicitud del presidente Nicolás Maduro para intervenir en la crisis política del país.

El Vaticano informó ayer que funcionarios de la Secretaría de Estado expresaron la proximidad del papa Francisco a todos los venezolanos que están sufriendo. El portavoz Alessandro Gisotti informó que “se subrayó la grave preocupación de que se busque urgentemente una solución justa y pacífica para superar la crisis, respetando los derechos humanos y buscando el bien de todos los habitantes del país y evitando el derramamiento de sangre”.

El Vaticano no dijo quién participó. El secretario de Estado, cardenal Piero Parolin, fue embajador del Vaticano en Caracas.

El Vaticano no mencionó quién participó en el encuentro, pero la foto de la delegación muestra al monseñor Edgar Peña Parra, subsecretario de Estado del Vaticano que es nacido en Venezuela. Su superior es el cardenal Pietro Parolin, quien es experto en temas venezolanos ya que fue durante años nuncio apostólico en el país sudamericano.

Maduro pidió al Vaticano que ayude a iniciar las conversaciones. El Sumo Pontífice ha dicho que ambas partes deben solicitar mediación externa.

La delegación venezolana se reunió luego con los ministros italianos del interior y de relaciones exteriores. El gobierno populista italiano, dividido entre el movimiento derechista La Liga y el Movimiento Cinco Estrellas anti-establishment, se ha abstenido de reconocer a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela a pesar de que lo han hecho decenas de otros países.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia identificó a los otros miembros de la delegación como Francisco Sucre, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional de Venezuela que se opone a Maduro; el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma y Rodrigo Diamanti, un activista identificado como representante de Guaidó.

La esposa de Ledezma, Mitzy De Ledezma, dijo a reporteros que el mensaje de la delegación al gobierno de Italia es inequívoco: que debe respaldar al movimiento de Guaidó para facilitar una transición hacia la democracia en Venezuela.

En la ONU

Por su parte, Estados Unidos y Rusia están tratando de impulsar en el Consejo de Seguridad de la ONU sendas resoluciones sobre Venezuela, con Washington respaldando las posturas de la oposición y Moscú en defensa del gobierno de Maduro.

Expertos de los quince Estados miembros tienen previsto reunirse para discutir los textos, pero no se espera un voto de forma inminente, según dijeron ayer fuentes diplomáticas.

El borrador de la resolución estadounidense señala a la Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría opositora, como “la única institución elegida democráticamente en Venezuela” y respalda sus acciones.

La oposición venezolana considera ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado, en las que Nicolás Maduro resultó reelegido presidente y que han sido cuestionadas por la comunidad internacional.

La crisis se acentuó después de que el 23 de enero, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se declaró mandatario interino al invocar unos artículos de la Constitución venezolana y logró el respaldo de cerca de 20 naciones de la Unión Europea y buena parte de los países del continente americano, incluido Estados Unidos.

En ese sentido, el texto de Estados Unidos sugiere que las elecciones en las que Maduro fue reelegido no fueron “ni libres ni justas” y pide nuevos comicios para salir de la crisis.

La resolución de Estados Unidos aboga por iniciar “inmediatamente” un proceso político que lleve a unas elecciones presidenciales libres, justas y creíbles bajo observación internacional y anima al secretario general de la ONU, António Guterres, a utilizar sus “buenos oficios” para hacer avanzar esta vía.

Además, subraya la necesidad de garantizar “la seguridad de todos los miembros de la Asamblea Nacional y de miembros de la oposición política”.

El texto denuncia en ese sentido la violencia y el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad venezolanas contra manifestantes pacíficos y desarmados y llama a todas las partes a evitar “una escalada” de la tensión.

La propuesta de Estados Unidos aborda también la situación humanitaria, subrayando la necesidad de “evitar un mayor deterioro” y de “facilitar el acceso y la entrega de asistencia a todos aquellos que la necesitan en la totalidad del territorio de Venezuela”.

El gobierno de Estados Unidos, junto al de Colombia, ha puesto en marcha una operación para llevar medicinas y alimentos a Venezuela, una iniciativa que ha sido rechazada por Maduro, que la ve como el principio de una intervención estadounidense.

Mientras tanto, el texto circulado por Rusia considera la situación en Venezuela un asunto interno y critica cualquier intento de intervenir, según fuentes diplomáticas.

La propuesta de Moscú expresa preocupación por las amenazas del uso de la fuerza en Venezuela, en un mensaje dirigido a las advertencias hechas por Washington, y aboga por el diálogo como la única vía para resolver la crisis.

Dado que tanto Estados Unidos como Rusia son miembros permanentes del Consejo de Seguridad, ambos tienen capacidad para vetar la resolución de la otra parte.

Hasta ahora, el Consejo se ha mostrado muy dividido en torno a la crisis venezolana, que discutió formalmente en una sesión pública el pasado 26 de enero.

Entonces, Rusia trató sin éxito de frenar la celebración de esa reunión y vio cómo su postura era respaldada por otros tres países: China, Sudáfrica y Guinea Ecuatorial, mientras que otros dos (Costa de Marfil e Indonesia) se abstuvieron.

Los nueve votos que se pronunciaron a favor de abordar la crisis (Bélgica, República Dominicana, Francia, Alemania, Kuwait, Perú, Polonia, Reino Unido y Estados Unidos) son el mínimo necesario para sacar adelante iniciativas en el Consejo de Seguridad.

Según aseguró ayer una fuente diplomática, es muy difícil que Estados Unidos logre reunir más apoyos en este caso, sobre todo por el llamamiento a celebrar elecciones, que algunos gobiernos temen que luego pueda ser utilizado en su contra.

Respecto al momento de una posible votación, si es que llega a producirse, otra fuente descartó que a priori pueda tener lugar esta semana, dado que los embajadores de los quince países tienen un viaje oficial a África.

 

Espacios para el buen comer

Cartón de Tony: Diagnóstico hemático