in ,

Primer ministro libanés cede a la presión del pueblo: presenta su renuncia

Un hombre salta de una barrera que bloquea el acceso al edificio del parlamento libanés durante una protesta contra el gobierno

BEIRUT (EFE).— El presidente del Líbano, Michel Aoun, aceptó la renuncia del gobierno presentada ayer por el primer ministro del país, Hasan Diab, y le pidió que siga en funciones hasta la formación de un nuevo Ejecutivo.

“El presidente Aoun dio las gracias a Diab y a los ministros y les pidió que siguieran desempeñando sus funciones hasta que se forme un nuevo gobierno”, indicó la Presidencia libanesa en su cuenta oficial de Twitter.

Diab se reunió con Aoun en el palacio de gobierno para informarle oficialmente de la decisión anunciada en un discurso al país de presentar su renuncia, después de la explosión en el puerto de Beirut el pasado día 4 que dejó al menos 160 muertos y más de 6,000 heridos.

“Anuncio hoy la renuncia de este gobierno”, indicó Diab en un mensaje a la nación televisado en el que habló de la lucha contra los corruptos y la necesidad de un Ejecutivo de salvación nacional.

En su discurso, Diab aseguró que “los mecanismos de corrupción son más grandes que el Estado” y, por eso, renunciaba el gabinete que encabezaba desde diciembre de 2019, en respuesta a la ola de protestas que estalló en el país en octubre en contra del sistema de gobierno corrupto y sectario.

La renuncia se generó en medio de una nueva jornada de protestas violentas en Beirut para exigir la dimisión de todas las autoridades del país.

Las manifestaciones han vuelto a aumentar, tras la explosión en el puerto, originada por la deflagración de 2,750 toneladas de nitrato de amonio que se encontraban en un almacén desde hacía seis años.

Además de los muertos y heridos, la explosión dejó a más de 250,000 personas sin hogar y ocasionó importantes daños materiales a un país sumido en una profunda crisis económica.

El secretario general de la ONU, António Guterres, reclamó ayer reformas en el Líbano y urgió a escuchar las voces de los ciudadanos, que han salido a las calles para protestar contra los líderes políticos del país.

“En este momento de tristeza y frustración prolongada, el enfado de los libaneses es palpable. Sus voces deben ser escuchadas””, dijo Guterres en una reunión organizada por Naciones Unidas para informar a sus miembros sobre la situación en el Líbano.

Guterres consideró importante que haya una investigación creíble y transparente para determinar las causas de la explosión y lograr la rendición de cuentas que demanda el pueblo.

“También es importante que se implementen reformas para responder a las necesidades de los libaneses a largo plazo”, señaló el diplomático portugués en la reunión, celebrada por vía virtual.

La cita llegó un día después de que la comunidad internacional se comprometiera a movilizar 252.7 millones de euros en ayuda de urgencia para la población del Líbano durante una videoconferencia de donantes en la que Francia y Naciones Unidas reunieron a una treintena de mandatarios y altos responsables de todo el mundo y de instituciones como la Unión Europea (UE) o el Banco Mundial.

Guterres agradeció esa muestra de solidaridad y animó al resto del mundo a apoyar al Líbano, recordando que la tragedia llegó al país en un momento ya especialmente complicado.

“La catástrofe es enorme. El sentimiento de pérdida e incluso incredulidad es profundo, pero el Líbano es resistente. El Líbano tiene un inmenso espíritu y determinación”, señaló el jefe de Naciones Unidas, subrayando que el país “no está solo” y que la ONU estará presente para apoyar.

Además de dejar 158 fallecidos, miles de heridos y decenas de miles sin hogar, la deflagración del pasado martes ha reavivado las protestas iniciadas en octubre pasado para pedir la dimisión de toda la clase dirigente y ha llevado a la salida el domingo de dos ministros del Gabinete de Hasan Diab.

Diab tendría previsto anunciar también su dimisión en las próximas horas, según aseguró este lunes el titular de Salud, Hamad Hasan.

ONU Ayuda

Naciones Unidas enviará toneladas de harina para que el Líbano no se quede sin pan.

Pan para Líbano

La ONU advirtió ayer que la destrucción en el puerto de Beirut ha puesto en gran peligro el suministro de alimentos y adelantó que en dos semanas espera poder descargar 17,500 toneladas de harina para que el Líbano no se quede sin pan.

Puerto afectado

“Estamos tratando de que al menos parte del puerto esté operativa para traer trigo”, indicó David Beasley, el jefe del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Vila: Hay leve mejoría, pero no para echar las campanas al vuelo