in

Progreso laboral y social

El presidente de Francia

Canciller alemana plantea retos en foro internacional

GINEBRA (Xinhua y EFE).— La canciller de Alemania Angela Merkel dijo ayer que el mundo debe trabajar más para mejorar las condiciones laborales y convertir el crecimiento económico en progreso social.

Angela se encuentra entre 40 jefes de Estado o de gobierno y líderes políticos del mundo que participan en la anual Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Queremos que los estándares sociales sean aplicados a todas las personas de este mundo”, dijo.

Este año, la OIT conmemora el centenario de la organización en Ginebra con una conferencia que se realizará del 10 al 21 de junio.

“La OIT es tan pertinente hoy como lo era hace 100 años”, expresó Merkel. “Hoy tenemos que mejorar aún más las condiciones laborales. El crecimiento económico debe ser convertido en progreso social. La acción multilateral nos está llevando a avanzar y todos dependemos de ella”, añadió.

La canciller también condenó el uso del trabajo infantil y expresó su apoyo a la campaña de la OIT en su contra, un día antes del Día Mundial contra el Trabajo Infantil el 12 de junio. “Muchos niños tienen que trabajar en una pesadilla”, enfatizól. “Necesitamos paz social. Necesitamos condiciones justas de trabajo. Necesitamos preservar y respetar la dignidad humana”.

La OIT tiene la lucha contra el trabajo infantil como una de sus prioridades. Angela Merkel dijo que la OIT ha logrado mucho, “pero aún hay mucho por hacer”.

Tanto Angela Merkel como Emmanuel Macron, presidente de Francia, reconocieron ayer el miedo que se ha apoderado de los trabajadores de sus países frente a la digitalización y robotización de la economía, y urgieron a que se protejan sus derechos laborales en medio de estos cambios inéditos.

“La relación clásica entre el empleado y empleador también se va a transformar, cómo podrán protegerse, por ejemplo, los derechos de trabajadores de plataformas (digitales), cómo podrán complementarse la inteligencia humana y la artificial”, son preguntas que están en la cabeza de todos, dijo la canciller alemana.

Angela y Macron reflexionaron por separado sobre el futuro del trabajo en OIT, que dedica su centenario a promover una reflexión profunda sobre esas cuestiones.

“Los puestos de trabajo serán diferentes y exigirán nuevas competencias. Esto afectará a muchas personas y en Alemania los trabajadores se preguntan si podrán seguir adelante con sus competencias o si encontrarán un buen trabajo”, comentó Angela Merkel, quien agregó que esto anticipa los desafíos a los que tendrán que hacer frente los políticos.

En su alocución, Macron fue más lejos en su reflexión y no dudó en decir y repetir que el mundo afronta una crisis casi existencial, “de civilización”, y que ésta es a la vez social, económica y medioambiental.

“En los últimos 40 años el capitalismo de acumulación ha pervertido la organización de nuestras sociedades”, denunció.

Macron Modelo económico actual

Emmanuel Macron, presidente de Francia, habló del modelo económico actual:

El reverso de la moneda

“Los que escucharon hace tiempo que la apertura del mundo era buena descubrieron el otro lado de la medalla: deslocalizaciones, degradación de las condiciones de vida y de trabajo, ‘dumping’ social y medioambiental”, relató Macron.

Lucha contra la desigualdad

Francia está decidida a impulsar estas reflexiones y la lucha contra la desigualdad durante su actual presidencia del G7, agregó.

Salario mínimo

Angela Merkel, canciller de Alemania, planteó un reto: “Tenemos que ver cómo tener un salario mínimo comparable teniendo en cuenta el nivel de vida en los diferentes países”.

Leones caen frente a los Tigres de Quintana Roo

Cartón de Tony: #LadyOscuridad aclara