in

Respaldan a Maduro

Activistas permanecen en la embajada venezolana en Washington

Activistas siguen su protesta en la sede diplomática

WASHINGTON (AP).—Varios activistas hicieron caso omiso a las advertencias de invasión de propiedad privada y se mantuvieron atrincherados ayer en la embajada venezolana en Estados Unidos, poniendo de relieve una disputa sobre quién es el líder legítimo del país sudamericano.

Los activistas, que consideran a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela, han protestado dentro de la embajada en Washington durante más de un mes, a veces coreando consignas desde las ventanas del edificio mientras simpatizantes de oposición les increpan desde la calle.

Los activistas dijeron que planean quedarse dentro de la sede diplomática pese a advertencias de la policía, desafiando el reconocimiento que el gobierno estadounidense ha dado al líder opositor Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela.

“No vamos a acatar la orden. Es ilegal”, dijo el activista Kevin Zeese a reporteros desde la ventana del segundo piso del edificio. Agregó que hay cuatro personas dentro de la embajada y que tenían suficientes alimentos y agua para continuar su protesta.

Por su parte, Francisco Márquez, asesor del representante en Estados Unidos de Guaidó, defendió que las fuerzas de seguridad estadounidenses podrían entrar en cualquier momento y legalmente en la embajada de Venezuela para detener a los activistas.

De acuerdo con el asesor político de Carlos Vecchio, el enviado de Guaidó en Washington, los activistas que siguen en el interior de la legación “cometen un delito federal” y podrían ser procesados por ello.

“Ayer se hizo lo que nosotros denominamos una notificación de ocupación ilegal para aquellos invasores que llevan ya más de un mes en nuestra embajada y territorio”, explicó Márquez en una rueda de prensa en la capital.

Notificación

Según Márquez, el documento que el lunes se entregó a los activistas no es una orden de desalojo, sino una notificación de ocupación ilegal, un paso clave para que en caso de que no se marchen por su propia voluntad las autoridades de Estados Unidos puedan proceder a detenerlos y sacarlos por la fuerza.

El consejero político agregó que se esperará un tiempo prudencial antes de actuar contra los activistas, decisión que dependerá del Departamento de Estado de Estados Unidos.

La orden fue leída este lunes por agentes del Servicio Secreto, que se encarga de la protección de las embajadas, ante el inmueble y, posteriormente, se entregó por escrito a los activistas.

A pesar de atribuir ese documento, sin firma, a las autoridades estadounidenses, la delegación pro Guaidó no precisó a quién corresponde exactamente su autoría.

“Entiendo que quien hizo el anuncio fue la policía local (de Washington, D.C.) en coordinación con los Servicios de Seguridad Diplomática. Las autoridades locales actúan bajo directrices del Departamento de Estado”, dijo Márquez.

“No sé exactamente quién redactó la carta —reconoció—, pero viene de la autoridad local en coordinación con el Departamento de Estado”.

El buró de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado, que es el brazo de seguridad de la diplomacia estadounidense, está coordinando el operativo de la embajada con la policía local del Distrito de Columbia y el Servicio Secreto, que desde hace días vigilan la sede.

Un portavoz del Departamento de Estado detalló que cualquier individuo no autorizado en la propiedad está allanándola y que, por tanto, estaría cometiendo una falta, según las leyes.

Selena Gómez causa asombro en el Festival de Cannes

Cartón de Tony: Un clima de optimismo