in

Satisfecho al acabar mandato

Ángel Gurría deja la OCDE tras 15 años de dirigirla

PARÍS (EFE).— Al dejar las riendas de la OCDE luego de tres mandatos de cinco años, Ángel Gurría se siente satisfecho de muchas cosas que se han hecho en ese tiempo desde la organización, pero sobre todo de haber puesto a las personas en el centro de las políticas públicas.

En entrevista, Gurría considera fundamental ese enfoque que consiste en integrar los que eran análisis tradicionales del organismo, sobre el crecimiento o la productividad con los temas de no dejar a nadie afuera.

Cuenta que, cuando llegó en 2006 a esta organización, pidió que se le diera más peso a tres asuntos de carácter social que podían parecer problemas sobre todo de países en desarrollo: la salud, la inmigración y el agua.

“Con la inmigración, supongo que al principio sospechaban que era por mi origen mexicano. Ahora ya se dieron cuenta de que no es un problema de México, sino que es un problema mundial”, señala .

También se siente orgulloso de la consolidación del programa PISA que hace una evaluación regular de los alumnos de 15 años de más de una cincuentena de países, y que se ha convertido en referencia mundial al permitir comparar las evoluciones y diseñar políticas educativas tomando en consideración los mejores ejemplos.

Asimismo, le satisface la acción de la OCDE en la fiscalidad, que ha tenido varias evoluciones, desde la elaboración de listas de paraísos fiscales a la lucha contra el secreto bancario.

 

Pobre respuesta de los candidatos al Observatorio Electoral

Más potente que el Hubble