in

Se destapa escándalo de abuso sexual en Guam

Walter Denton, uno de los más de 200 ex monaguillos, estudiantes y boy scouts que ahora están demandando a la arquidiócesis católica de Guam por abuso sexual.- (Foto AP)


AGAT, Guam (AP).— Mientras que en el resto del mundo estallaban escándalos en torno a abusos sexuales de sacerdotes, el tema se mantuvo en secreto en Guam por generaciones e involucró al mismo jefe de la jerarquía católica.

Durante décadas religiosos que cometieron abusos controlaron el poder en una cultura de impunidad encabezada por un arzobispo que figura ahora entre los acusados. Anthony Sablan Apuron fue condenado en un juicio secreto en el Vaticano y suspendido en 2016, tras lo cual se eliminaron muchas de las restricciones que había a la denuncia de abusos.

Más de 200 ex monaguillos, estudiantes y boy scouts están demandando a la arquidiócesis de Guam por los abusos sexuales de 35 clérigos, maestros y jefes de boy scouts en la esperanza de que se haga justicia.

Protección ante acreedores

La arquidiócesis se acogió a una protección de acreedores este año ya que calcula que puede ser obligada a pagar al menos 45 millones de dólares y los sobrevivientes tienen hasta el 15 de agosto para solicitar un acuerdo económico.

Miles de páginas de documentos analizadas por la Associated Press y numerosas entrevistas revelan una historia de abusos sistemáticos que datan de la década de 1950 y una reiterada colusión de curas depredadores. Siete hombres acusaron públicamente a Apuron de abusos sufridos de niños, incluido su propio sobrino.

El arzobispo, que tiene hoy 73 años, niega las acusaciones, pero en abril el Vaticano reveló que el papa Francisco aceptó las conclusiones de un juicio secreto de la Iglesia en el que fue hallado culpable de delitos sexuales contra menores.

Leo Tudela visita la playa donde dice que fue abusado sexualmente de niño por un sacerdote en una excursión de Boy Scout en Yona, Guam. "En esos días, los sacerdotes católicos y los hermanos eran como Dios. Usted no podía cuestionarlos", dijo. Tudela recuerda enterrar su rostro en su manta y sollozar. Incluso ahora, más de seis décadas después, los recuerdos de esa noche desencadenan angustia. "Nunca olvido este lugar", dijo. El reverendo Louis Brouillard reconoció las acusaciones de abuso antes de morir.- (Foto AP / David Goldman)
Walter Denton, un ex sargento,  saluda a una bandera estadounidense en un acantilado cercano de una base militar en Agat, Guam. "Me ayudó a mantener la concentración todos los días ", dice Denton sobre su tiempo en el ejército y sobre cómo lidió con un abuso sexual  de un sacerdote hace más de 40 años.- (Foto AP / David Goldman)
Walter Denton, de 55 años, junto a una foto de sí mismo cuando tenía unos 12 años, en Hagatna, Guam. Denton dice que fue violado a los 13 años por el entonces arzobispo de Agana, Anthony Apuron. "Todo esto cambió toda mi vida", dijo. "Me quitó todo. A partir de ese día mi comportamiento cambió. Me descompongo, me duele todos los días y todavía me duele. Es algo que nunca superaré". Apuron niega las acusaciones, que se detallan en una demanda.- (Foto AP)
BJ Cruz, ex vicepresidente del Senado de Guatemala, en su oficina que domina la Catedral-Basílica Dulce Nombre de María, en Hagatna, Guam. Sobreviviente de agresión sexual, Cruz presentó un proyecto de ley para levantar el estatuto de limitaciones en las demandas por abuso sexual infantil, abriendo una ventana de dos años para buscar una compensación.- (Foto AP / David Goldman)
Walter Denton reza en su patio trasero en Agat, Guam. Denton es uno de los más de 200 antiguos monaguillos, estudiantes y Boy Scouts que ahora están demandando a la arquidiócesis católica de Guam por décadas de abuso sexual, dicen. sufrieron a manos de casi tres docenas de clérigos, maestros y scoutmasters. "Me quitó todo. A partir de ese día mi comportamiento cambió. Me descompongo, me duele todos los días y todavía me duele", dijo Denton. Pero, agrega, "no arruinó mi fe. Todavía creo en Dios". El ex arzobispo de Agana Anthony Apuron niega las acusaciones.- (Foto AP)
Leo Tudela, de 75 años, mira una foto de sí mismo cuando tenía 13 años, la edad cuando dice en una demanda que fue abusado sexualmente por el hermano Mariano Laniyo mientras vivía en un monasterio y más tarde por Louis Brouillard, un sacerdote católico y scoutmaster para los Boy Scouts of America, en Hagatna, Guam. (Foto AP)
Mark Apuron, de 45 años, junto a una foto de sí mismo cuando tenía 15 años, la edad en que dice que fue violado por su tío, el exarzobispo Anthony Apuron en en Hagatna, Guam. "Todo sucedió muy rápido", recuerda. "Pero ese segundo, para mí, nunca se detiene".- (Foto AP )

“Pensaba que era intocable, más poderoso que el gobernador” de este territorio estadounidense, afirmó Water Denton, un ex sargento del ejército estadounidense que dice haber sido violado por Apuron hace 40 años, cuando era monaguillo.

“Desaparecido”

Si bien Apuron fue separado de su ministerio público y en la práctica exiliado, sigue siendo obispo y recibe un sueldo mensual de 1,500 dólares de la iglesia. La arquidiócesis de Guam dijo que no sabe dónde está y su abogado ignoró reiterados pedidos de comentarios. La AP descubrió que hace poco se anotó para votar en Nueva Jersey, pero los ocupantes de la dirección que puso dicen que no lo conocen.

Ningún miembro del clero católico de Guam ha sido juzgado por delitos sexuales, incluido Apuron. Se dice que unos archivos secretos de la iglesia que podrían haber suministrado pruebas fueron quemados. Y a diferencia de decenas de arquidiócesis de Estados Unidos, Guam no ha suministrado una lista de curas sobre los que la Iglesia cree que pesan denuncias de abusos sexuales verosímiles.

Leyes de la Iglesia estipulan que los obispos y arzobispos deben mantener archivos de las denuncias de abusos sexuales, pero el nuevo arzobispo, Michael Jude Byrnes, dijo que su predecesor no le dejó nada. No pudo explicar por qué, pero comentó que escuchó rumores de que hubo una “gran fogata” afuera de la cancillería antes de que Apuron se fuera.

“Es algo horrible. Los pecados de los padres los heredan los hijos. Es importante que la iglesia de Guam enfrente este mal que encontramos y que admitamos nuestra responsabilidad”, dijo Byrnes.

El catolicismo está muy arraigado entre la población indígena de Guam, los “chamorros”. Cuatro de cada cinco habitantes de la isla son católicos. Muchas calles de esta antigua colonia española de 165,000 habitantes llevan los nombres de obispos y sacerdotes, incluidos los de algunos acusados de haber cometido abusos.

Los hermanos Tomás y Ramón de Plata radicaron una demanda en la que dicen haber sido violados por más de un cura. En marzo de 1964, dicen los hermanos, Apuron, por entonces un seminarista que no había cumplido 20 años, se quedó a dormir en la rectoría. Ramón cuenta que hacia la medianoche ingresó a la habitación del sacerdote en busca de un baño y vio a Apuron y a otro cura teniendo relaciones sexuales con un compañero suyo de la escuela. Ramón dice que el futuro arzobispo se levantó de la cama y le puso una mano en un hombro.

“Me insinuaba que me fuese con ellos”, dijo Ramón, quien hoy tiene 65 años y es un militar retirado. “Le dije, ‘¡no me toque!’”.

Denton dijo que de monaguillo, a los 13 años, soñaba con ser cura, igual que el padre Tony. Por eso se sintió privilegiado en la primavera de 1977 cuando el padre Tony lo invitó a pasar la noche previa a la misa dominical en la rectoría. Agregó que cuando se despertó, estaba boca abajo en la cama, con sus piernas abiertas y el cura encima suyo.

“Grité. Le imploré al padre Tony ‘¡déjeme!, ¡déjeme!’”, dijo Denton, quien hoy tiene 55 años.

Denton le contó a su madre lo sucedido y ella dijo que lo había inventado. Luego Denton se lo comentó a otro monaguillo mayor que él, quien le dijo que Apurón también había abusado de él. Denton aseguró que ambos informaron a otro sacerdote, pero que el hombre no hizo nada y más tarde se supo que él también era un abusador.

Cuando el arzobispo de Guam falleció en 1985, Apuron fue nombrado rápidamente como su sucesor. Con él a cargo, los curas pedófilos recibieron protección desde la misma cúpula de la Iglesia.

En agosto del 2015, Denton denunció su violación al superior de Apuron, el nuncio apostólico para el Pacífico. Escribió una carta de cuatro páginas al papa Francisco y el Vaticano inició una investigación. Pasaron varios meses sin novedades.

En mayo de 2016, un sobreviviente de abusos en Guam acusó públicamente a Apuron de haber abusado de él. Cansado de esperar, Denton informó a la Iglesia que él también haría la denuncia en público. Un día antes de la conferencia de prensa que había programado, el papa Francisco suspendió a Apuron.

“Condena a muerte”

En un comunicado escrito de abril, luego de que el Pontífice rechazó su apelación, Apuron insistió en su inocencia y dijo que la decisión de la Iglesia equivalía a una condena a muerte.

Denton sigue pensando en lo que le pasó todos los días, pero luego de alejarse de la Iglesia por décadas, este antiguo monaguillo está yendo a misa de nuevo.

“La gente me pregunta, ‘Walter, ¿qué estás haciendo?’. Les respondo que estoy bendecido. Dios me ha bendecido”.

Revelan que Irma Eréndida Sandoval aún cobra en la UNAM

Trabajador cae de un andamio en Umán