in

“Soy reportera de guerra en mi país”

Reflexiona Lydia Cacho sobre la libre expresión

LOGROÑO, España (EFE).— “Soy una reportera de guerra en mi propio país, México”, afirmó ayer la periodista mexicana y activista en Derechos Humanos Lydia Cacho Ribeiro, superviviente de torturas por sus investigaciones sobre redes de explotación infantil.

Lydia Cacho, autora de bestsellers sobre la trata de blancas y el esclavismo, participó en el seminario online “La libertad de expresión en la era digital”, organizado por la Universidad Internacional de La Rioja (Unir), en colaboración con Nueva Revista y dirigido por la vicepresidenta de El Español y presidenta de Tribune for Human Rights (THRibune), Cruz Sánchez de Lara.

“La libertad de expresión es un derecho que tenemos todos, no solo periodistas", añadió Lydia, de 58 años, durante su intervención, de la que informó Unir.

Incidió en que el periodismo es “una linterna para iluminar el mundo” y “una profesión indispensable para la sociedad, pero para poder ejercerlo necesitamos la libertad de expresión”.

Lydia Cacho se refirió a su experiencia al enfrentarse a “una poderosa red de explotación sexual infantil (...) en la que estaban involucrados empresarios y políticos mexicanos” y dijo que con sus investigaciones, demostró “la convivencia entre políticos, banqueros y tratantes de niños”, que publicó en el libro “Los demonios del Edén”.

Por ello recibió fuertes presiones para que se retractara, fue arrestada ilegalmente y sometida a torturas pero, años después, el 90 % de los miembros de aquella red han sido procesados.

También investigó las redes internacionales de explotación sexual de mujeres y lo que descubrió lo reflejó en su libro “Esclavas del poder”.

“La autocensura es la hija desgraciada del miedo” porque “paraliza” e impide ejercer el periodismo con libertad, defendió Lydia, quien abandonó México y aprendió a convivir con el miedo desde que “hace 25 años me pusieron una pistola en la cabeza”.

Esta periodista hace 30 años tomó conciencia de la conexión “entre el periodismo y la defensa de los derechos humanos” y, al ver que “no era escuchada en los medios la voz de las mujeres”, decidió aportar una perspectiva de género en sus investigaciones periodísticas.

“El feminismo ha creado una nueva cultura narrativa para explicar los derechos humanos”, añadió, al referirse a “los abusos contra la mujer” en el ámbito de la violencia doméstica, entre otros, pero también “contra el varón, en la trata de niños, en redes de droga, prostitución y organizaciones paramilitares”.

Además, apuntó que “la desinformación en las redes sociales” es otra amenaza contra la libertad de expresión y citó el caso del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, por lo que es necesario “desactivar a los que desinforman”.

 

De un vistazo

A prisión por sonado caso

Un juez federal sentenció a Miguel Mora Olvera, expolicía de Quintana Roo, a cinco años y tres meses de prisión por participar como coautor de la tortura que sufrió la periodista Lydia Cacho en 2005. El exservidor público también fue inhabilitado durante ese tiempo para desempeñar empleo, cargo o comisiones públicas, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

Peso cierra otra jornada ganando

Critican a Malala por opinar sobre los matrimonios