in

Temen tragedia en Brasil

Una mujer que perdió su empleo por la pandemia de Covid-19 recolecta materiales reciclables de la basura

Piden no ignorar segunda ola de casos de Covid-19

RÍO DE JANEIRO (EFE).— Los gobiernos regionales de Brasil alertaron ayer sobre una posible “tragedia epidemiológica” de grandes proporciones si el Ejecutivo se niega a reconocer que el país está viviendo una segunda ola de la pandemia de Covid-19 y se abstiene de adoptar las medidas necesarias para enfrentarla.

“Cualquier manifestación de negación del riesgo de una nueva expansión de la enfermedad en el territorio nacional puede llevar a un escenario de tragedia epidemiológica de proporciones peores a las vividas en la primera expansión de los casos”, advirtieron las secretarías regionales de Salud de los 27 estados brasileños.

La alerta fue hecha en una carta que el Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass), que reúne a las autoridades sanitarias de todos los estados, envió ayer al Ministerio de Salud y en la que solicitan una reunión para discutir las medidas necesarias para hacer frente a una segunda ola de la pandemia de coronavirus.

“Las vidas perdidas hasta ahora no pueden ser ignoradas. La mejor respuesta que el poder público puede dar (a una segunda ola), en nombre del luto de miles de familias brasileñas, es una acción a la altura de la grave situación que enfrentamos”, agrega la misiva.

Pese a que el Ministerio ha descartado que Brasil esté viviendo una segunda ola de la epidemia y alega que los números son insuficientes para tal diagnóstico, diferentes especialistas vienen alertando sobre el fuerte aumento de las muertes, los contagios y las hospitalizaciones por Covid-19 en los últimos días.

El mayor país de Latinoamérica, con una población de 210 millones de personas, acumula 168,061 víctimas mortales y 5,981,767 casos confirmados de Covid-19, lo que lo confirma como uno de los epicentros globales de la enfermedad y como el segundo país con mayor número de muertos y el tercero con más contagiados.

Según los datos divulgados ayer por el Ministerio de Salud, Brasil registró en las últimas 24 horas 606 nuevas muertes y 35,918 nuevos contagios por coronavirus, números muy superiores a los de los últimos días y a los del promedio de hace dos semanas.

Los datos divulgados por el Ministerio indican que el promedio diario de muertes por el Covid-19 en los últimos 14 días (456 óbitos) subió este jueves un 8.4 % en relación con la media de dos semanas atrás, cuando era de 416 fallecidos diarios.

De la misma forma, el promedio diario de contagios en los últimos 14 días ascendió a 26,239 infectados, con un aumento del 17.7 % en comparación con la media móvil de dos semanas atrás.

Tales cifras refuerzan las alertas en el sentido de que, tras haber conseguido reducir en octubre los casos y las muertes por la enfermedad a los niveles en que estaban en mayo, Brasil vive en noviembre una probable segunda ola sin haber superado la primera.

En su carta al Ministerio de Salud, el Conass pide que el Gobierno distribuya entre los estados 20 millones de pruebas para el diagnóstico de la enfermedad así como 3,000 millones de reales (unos 566 millones de dólares) como primeras medidas para hacer frente a una segunda ola de Covid-19.

Igualmente exige que el Ministerio adopte “medidas inmediatas para los diversos posibles escenarios de la enfermedad en Brasil” y recuerda que otros países ya reconocieron la existencia de diversas mutaciones del virus que genera el Covid-19 y que están viviendo una segunda ola de la pandemia.

Según el Conass, esos países están reimplantando las medidas de distanciamiento social adoptadas para enfrentar la primera ola y reorganizando sus servicios de salud.

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro es uno de los más escépticos en el mundo sobre la gravedad de la pandemia y ha criticado las medidas de distanciamiento social impuestas por las administraciones regionales y municipales para combatir el Covid-19.

El líder de la negacionista ultraderechista brasileña alega que tales medidas no van a detener la pandemia, pero que sí pueden generar una quiebra generalizada de las empresas y despidos masivos de empleados, y que el hambre puede generar más muertes que la propia enfermedad.

La sabermetría no te hace ganar campeonatos

Cartón de Tony: Predicando con el antiejemplo