in

Tensión en Venezuela

El jefe del Parlamento venezolano y líder opositor

Se vuelve la ayuda humanitaria tema de fuerte división

CARACAS (AP).— El jefe de la Asamblea Nacional y líder opositor, Juan Guaidó, reconoció ayer que existe la posibilidad que se produzca un enfrentamiento entre los venezolanos que quieren que ingrese la ayuda humanitaria y aquellos que quieren impedirlo, pero duda que el oficialismo cuente con personas dispuestos a “inmolarse” por un gobierno que perdió el rumbo.

Cada día son “menos los que prohibirían la entrada la ayuda humanitaria, pero existe la posibilidad de un enfrentamiento entre venezolanos que quieren salvar vidas y (los) cada vez menos que prohibirían la entrada”, dijo Guaidó luego de rezar un rosario en una iglesia católica del este de Caracas, junto a familiares, feligreses y simpatizantes.

La declaración de Guaidó, que el 23 de enero se declaró como presidente encargado de Venezuela en desafío al presidente Nicolás Maduro, se produjo en momentos que el gobierno y la oposición presionan para vencer la resistencia del otro en relación al ingreso al país sudamericano de ayuda humanitaria solicitada por la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y que cuenta con el respaldo de Estados Unidos y Colombia, entre otros.

“Hoy en Venezuela existe claramente un conflicto generado por los que usurpan el poder y eso se solucionará mientras más rápido logremos nosotros el cese de la usurpación, atender la emergencia humanitaria”.

Acto seguido, citando información que tendría de fuentes cercanas a la cúpula del gobierno de Maduro, Guaidó expresó su confianza en la civilidad de los venezolanos y sus dudas que alguien quiera sacrificar su vida en beneficio del gobierno socialista venezolano.

“Dudo mucho que nadie hoy se quiera inmolar al ser llamado por una persona (Maduro) que perdió el norte, que no tiene respaldo internacional, quien no tiene dinero porque se lo robó y la gestión del parlamento que hemos protegido los activos de Venezuela” en el exterior, añadió el opositor.

Venezuela está sumida en la mayor crisis política y económica de su historia con una hiperinflación de siete dígitos y una severa recesión. La escasez de alimentos y medicinas, entre otros bienes, genera una masiva migración de venezolanos que Naciones Unidas calcula en tres millones de personas.

La Asamblea Nacional que declaró que Maduro está “usurpando” el cargo al ser electo en unos comicios del 20 de enero que violentaron la constitución y las leyes, y que fueron desconocidos por la mayoría de los países de la región y la Unión Europea.

El gobierno de Maduro ha rechazado el apoyo alegando que no existe una situación de emergencia y ha acusado a la oposición de propiciar una invasión militar.

“Yo entiendo que el régimen se niegue a reconocer la crisis que ellos generaron”, destacó Guaidó.

“La ayuda está en especie en los centros de acopio y esperamos que en los próximos días tengamos el primer avance de ingreso de la ayuda humanitaria”.

La semana pasada se instaló un primer centro de acopio que habilitó el gobierno de Colombia a un lado del puente internacional Las Tienditas, que enlaza la ciudad colombiana de Cúcuta y el poblado de Ureña, a 650 kilómetros de Caracas.

En Cúcuta, cerca de dos docenas de médicos venezolanos protestaron el domingo en la entrada del puente bloqueado por militares de su país para exigir que se le permita ingresar a la ayuda humanitaria.

 

Poderoso vuelo de Conkal en la Estatal

Cartón de Tony: Cuevas en Yucatán