in

“Triste papel” del gobierno

El excanciller Jorge Castañeda (derecha) se manifestó contra la pasividad de México ante la crisis de Venezuela

Castañeda califica de “comparsa” de Maduro a México

BUENOS AIRES (EFE).— El exministro de Relaciones Exteriores Jorge Castañeda criticó ayer en Buenos Aires que México se haya visto relegado al “triste papel” de “comparsa de (Nicolás) Maduro en compañía de Uruguay”, tras su anterior liderazgo en el Grupo de Lima contra Venezuela.

Castañeda se pronunció sobre el conflicto venezolano en la conferencia “La democracia en América Latina: amenazas y oportunidades”, celebrada en la Universidad Católica Argentina (UCA) junto a, entre otros, la exministra de Educación chilena Mariana Aylwin y el director en Latinoamérica y el Caribe de Idea Internacional, Daniel Zovatto.

“La izquierda latinoamericana en el poder o fuera del poder ha sido terriblemente reprobable por su actitud ante (Hugo) Chávez y (Nicolás) Maduro desde un principio”, dijo el excanciller, que ejerció este cargo de 2000 a 2003, con el gobierno de Vicente Fox.

En este grupo incluyó al presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien criticó por su pasividad ante el conflicto venezolano.

“En los últimos dos años, México había jugado un papel de liderazgo en el Grupo de Lima ante el tema de Venezuela y ahora ha quedado relegado al triste papel de ser comparsa de Maduro en compañía de Uruguay”, aseguró Castañeda.

Por su parte, la exministra socialista chilena Mariana Aylwin opinó que grandes potencias como China y Rusia han sido “perjudiciales” para la actuación de Naciones Unidas en Venezuela, donde el líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se autoproclamó presidente interino del país apoyado por un gran número de países.

Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, aglutinados en el Grupo de Lima, apoyan a Guaidó, al igual que Estados Unidos y la Unión Europea, lo que Castañeda consideró que hace sentir “muy incómodos” a algunos países sudamericanos por el hecho de alinearse con Donald Trump.

Respecto a este problema, Daniel Zovatto afirmó que no es optar por una “una opción maniquea entre Trump y Maduro, es optar entre democracia o no en Venezuela”.

Sobre si el presidente Nicolás Maduro debería tener impunidad o no si abandona el poder por supuestos crímenes de lesa humanidad, Mariana Aylwin abogó por que se le aplique una “justicia gradual” si hay una salida democrática pacífica al conflicto venezolano.

“Los procesos de justicia pasan también por tipos de tribunales o leyes de amnistía en algunos casos. Creo que es probablemente uno de los temas más complejos en las transiciones y que dura muchos años”, señaló la exministra chilena.

En cuanto a la situación de la democracia en Latinoamérica, foco principal de la conferencia, Zovatto aseguró que la región, azotada por múltiples dictaduras, nunca había tenido “un proceso democrático tan extendido”.

Sin embargo, también alertó de la alta presión que están sufriendo las democracias de América Latina, y ve con “enorme preocupación” los indicadores de cultura política, calidad de la democracia, estado de derecho, criminalidad y corrupción.

El Puebla derrota a los Pumas con gol de Cavallini

Cartón de Tony: Su ego de tronos