in

Trump: “Cero riesgo para mí”

En una visita a la localidad de El Álamo

El vicepresidente Pence descarta invocar enmienda

WASHINGTON (EFE).— El presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, dijo ayer que hay “cero riesgo” de que le destituya su gabinete bajo el proceso establecido en la Enmienda 25 de la Constitución, y denunció el “asalto a la libertad de expresión” que se ha cernido sobre él y sus seguidores tras el ataque al Capitolio.

En un discurso durante su visita al muro en la frontera con México, Trump se refirió por primera vez a las peticiones de la oposición demócrata para que su vicepresidente, Mike Pence, inicie un proceso para destituirle bajo esa enmienda constitucional.

“La Enmienda 25 supone cero riesgo para mí, pero le pasará factura a (el presidente electo) Joe Biden y su Administración. Como dice la expresión, ten cuidado con lo que deseas”, afirmó Trump, sin aclarar a qué se refería, dado que Biden no ha llegado a pedir explícitamente que se active ese mecanismo.

En sus declaraciones en la localidad fronteriza de El Álamo, Texas, Trump volvió a referirse también al proceso que han iniciado los demócratas en la Cámara Baja para someterle a un juicio político por su responsabilidad en el asalto al Capitolio, horas después de tachar esa iniciativa de “absolutamente ridícula”.

“La libertad de expresión está bajo un asalto sin precedentes”, denunció.

Proyecto de ley

La Cámara Baja planea aprobar ayer mismo un proyecto de ley que instaría a Pence a activar esa enmienda, que indica que el vicepresidente puede reemplazar al presidente si declara por escrito, con el respaldo de una mayoría del gabinete, que el mandatario “es incapaz” de desempeñar el cargo.

Sin embargo, Pence descartó que vaya a invocar dicha enmienda: “No creo que tal curso de acción sea en el mejor interés de nuestra nación o sea consistente con nuestra Constitución”, señaló en una misiva dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, poco antes de la votación de la resolución.

“La semana pasada no cedí a la presión para ejercer más allá de mi autoridad constitucional para determinar el resultado de las elecciones y ahora no cederé a los esfuerzos de la Cámara de Representantes para jugar juegos políticos en un momento tan serio en la vida de nuestra nación”, dijo Pence.

Pence advirtió que usar esa enmienda, creada tras el asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963 y en medio de la Guerra Fría para proteger al Gobierno en supuestos como enfermedad repentina del mandatario, “sentaría un terrible precedente”.

 

Moody's califica a Pemex como lastre

La depresión, asunto grave