in

Ultimátum a Macron

Un manifestante con una bandera europea que quemó

Manifestantes se sienten ignorados por el gobierno

PARÍS (EFE).— Los “chalecos amarillos” lanzaron ayer sábado un ultimátum al presidente de Francia, Emmanuel Macron, con una nueva manifestación que desde primera hora registró altercados de importancia y estaba destinada a mostrar que el movimiento mantiene su fuerza, pese a las promesas gubernamentales.

En toda Francia hubo unos 32,300 manifestantes, de ellos unos 10,000 solo en París, una cifra al alza facilitada por el Ministerio del Interior.

“Después de esta jornada, al menos para mí, no habrá más manifestaciones. Habrá acciones de verdad, tendremos que proponer bloqueos. Hemos demostrado que sabemos manifestarnos, que no ha funcionado y que no hemos sido escuchados”, indicó en redes sociales uno de sus líderes, Éric Drouet.

Esta décimo octava manifestación se considera crucial porque se cumplen cuatro meses de protestas y tiene lugar un día después del final del Gran Debate Nacional impulsado en enero por Macron para intentar atajar la crisis social y política desatada desde mediados de noviembre por los “chalecos amarillos”.

“El gran debate lo que ha sido es una gran broma”, denunció Quentin, un participante en la manifestación parisina, de 30 años y llegado expresamente de Nantes, en el oeste del país.

En este tiempo, agregó, no ha cambiado nada a nivel político, pero “gente de diferentes medios ha aprendido a conocerse en favor de una lucha común”.

El llamado RIC (Referéndum de Iniciativa Ciudadana) es aún la principal reivindicación de los opositores, que también reclaman la disolución de la Asamblea Nacional y la constitución de una provisional “mientras se reorganiza el sistema”.

La Prefectura de Policía de París movilizó a 5,000 efectivos, un número superior al de protestas anteriores, consciente de que esta jornada era delicada y coincidía, entre otras, con una marcha contra el cambio climático que reunió sin incidentes a 36,000 ó 107,000 personas, según cifras policiacas y de los organizadores.

El Arco del Triunfo fue epicentro de los altercados en la capital, que alcanzaron un nivel de violencia que no se veía desde hacía semanas y que las fuerzas del orden intentaron contener con gases lacrimógenos, cañones de agua y 230 detenciones.

En los Campos Elíseos hubo comercios de lujo saqueados o incendiados, el histórico restaurante Fouquet’s acabó destrozado y, en una avenida cercana, el incendio de un banco obligó a desalojar todo el edificio, donde hubo 11 heridos leves.

En total hubo 42 heridos entre los manifestantes (incluidos los 11 citados), 17 agentes y cinco bomberos.

“Profesionales del desorden equipados y con máscaras se han infiltrado en los cortejos. Mi consigna a la Prefectura de Policía: responder con la mayor firmeza a esos ataques inadmisibles”, escribió en Twitter el ministro francés del Interior, Christophe Castaner, que cifró en unos 1,500 el número de violentos.

 

Objetivo Manifestantes en París

Los manifestantes de ayer en París tenían como objetivo acercarse al Elíseo.

Accesos bloqueados

Sin embargo, fueron bloqueados los accesos al palacio presidencial, al igual que a otros puntos considerados sensibles.

Vacaciones recortadas

El jefe del Estado, Emmanuel Macron, que estaba de fin de semana en la nieve, acortó su estada y regresó a París.

Seguirá la lucha

Aunque no está claro bajo qué forma continuarán las protestas a partir de ahora, manifestantes como Van-Thanh Nguyen, francés de origen vietnamita que ya participó en 16 de las 18, aseguró que seguirá luchando “hasta que las cosas cambien”.

“Marioneta del sistema”

“Macron es una marioneta del sistema”, apuntó el activista de 60 años, que acudió a la capital desde Seine Saint-Denis.

América vuelve a doblegar a Chivas