in ,

Unidad ante las dificultades

“Pidamos la gracia de ser fieles incluso ante el derrumbe de tantas ilusiones”

“Comunión entre nosotros”, pide el Papa en la misa

EL VATICANO (Zenit y EFE).— “Oremos para que el Señor nos dé la gracia de la unidad entre nosotros. Que las dificultades de esta época nos hagan descubrir la comunión entre nosotros, la unidad que siempre es superior a cualquier división”, expresó el papa Francisco en la misa de ayer, en la Casa Santa Marta y transmitida en directo debido a la pandemia del coronavirus.

En su homilía, Francisco reflexionó sobre la primera lectura, un pasaje tomado de los Hechos de los Apóstoles (Hechos 2, 36-41), en el que Pedro anuncia abiertamente a los judíos que Dios ha hecho Señor y Cristo a Jesús, al que ellos habían crucificado.

“Ante estas palabras, muchos sintieron sus corazones traspasados y preguntaron a Pedro y los discípulos qué hacer: ‘Conviértanse. Conviértanse. Cambien sus vidas’, indica Pedro.

“Convertirse”, explica el Pontífice, significa “volver a ser fiel. Fidelidad, esa actitud humana que no es tan común en la vida de las personas, en nuestras vidas (…). Fidelidad, en los buenos y en los malos tiempos”.

“Fidelidad también en la seguridad, que es una gracia. Para estar seguro, pero también para estar seguro de que el Señor está conmigo. Pero cuando hay seguridad y estoy en el centro, me alejo del Señor (…), me vuelvo infiel. Es tan difícil mantener la lealtad”, puntualizó.

El Obispo de Roma se refirió después al Evangelio de Jn 20, 11-18, que propone a María Magdalena como “icono de la fidelidad”. Un “mujer fiel que nunca ha olvidado todo lo que el Señor ha hecho por ella. Ella estaba allí, fiel, frente a lo imposible, frente a la tragedia, una fidelidad que también le hace pensar que es capaz de llevar el cuerpo… Una mujer débil pero fiel”, “apóstol de los apóstoles”.

Finalmente, el Papa Francisco, expuso: “Pidamos hoy al Señor la gracia de la fidelidad, de dar gracias cuando nos da certezas, pero nunca pensemos que son ‘mis’ certezas y siempre, miremos más allá de las propias certezas; la gracia de ser fieles incluso ante las tumbas, ante el derrumbe de tantas ilusiones. Fidelidad, que siempre permanece, pero no es fácil de mantener. Que Él, el Señor, sea quien lo guarde”, enfatizó Francisco.

Se amplia el cierre

Por otra parte, el Vaticano amplió hasta el 3 de mayo las medidas aplicadas como prevención para evitar la propagación del coronavirus, que prevén entre otras cosas el cierre de la plaza y la basílica vaticanas.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede informó en una nota de que se extienden “hasta el 3 de mayo todas las medidas que se han adoptado hasta la fecha para hacer frente a la emergencia sanitaria del Covid-19”.

El gobierno italiano ha prorrogado hasta el 3 de mayo el confinamiento nacional, aunque ha permitido desde ayer la apertura de algunos negocios, como librerías o papelerías, que se suman a las tiendas que no han cerrado durante la gestión de esta pandemia, como supermercados, tiendas de conveniencia o farmacias.

Ya en marzo el Vaticano había advertido de que cerraba la plaza y la basílica vaticanas, una medida que ha hecho que el papa Francisco haya celebrado una Semana Santa sin fieles, y no haya podido realizar el lavado de pies el Jueves Santo y el Vía Crucis del Viernes Santo haya tenido que organizarse en la plaza vaticana y no en el Coliseo, como es habitual.

 

Síguenos en Google Noticias

Sergio Aguayo

Liderazgos en crisis

Acompañan a Pedro Infante