in

Vacunación, una cuestión de dosis recibidas y logística

Vacunas Depositphotos

Aunque a tenor del alivio con el que el mundo y los parqués bursátiles recibieron vacunas como la de AstraZeneca parecería que el trabajo ya estaba hecho y que en pocas semanas o meses la pandemia ya sería cosa de un pasado que es mejor olvidar, lo cierto es que el desafío de fabricar, distribuir y administrar las vacunas no es mucho menor que el que los laboratorios farmacéuticos han afrontado desentrañando y venciendo un virus nuevo en un tiempo récord, y dicha distribución y administración la están teniendo que llevar a cabo unas autoridades que en muchos casos ya estaban sobrepasadas por el esfuerzo logístico de gestionar una pandemia, esfuerzo sin precedentes en tiempos de paz.

La vacunación en México

Tras la llegada al país de cerca de 440.000 dosis de las vacunas de Pfizer, el pasado 12 de enero de 2021 el presidente AMLO inauguró la campaña de vacunación masiva contra el coronavirus para adultos mayores, empezando por las personas de más de 80 años, luego las personas entre 70 y 79 años y así sucesivamente. En nombre de la verdad cabe señalar que la campaña empezó el 24 de diciembre para el personal sanitario ya que es esencial no solo para tratar la pandemia sino para aplicar las vacunas, y que según datos de la Secretaría de Salud los más de 600.000 miembros que componen nuestro servicio sanitario ya habrían recibido la primera dosis, pero solo 60.000 de ellos han recibido la segunda dosis obteniendo así la inmunidad.

Hasta el 5 de febrero en México se había vacunado al 0,54 por ciento de la población, ya que no solo una organización mejorable sino la falta de vacunas están impidiendo que se cumplan los plazos previstos, que contemplaban la vacunación de más del doble de mexicanos al día.

Vacunación por el mundo

Aunque las cifras de México no son precisamente envidiables hay que tener en cuenta la cantidad de población y el tamaño del país, y a continuación pasaremos a realizar un somero repaso de cómo está avanzando la vacunación por el mundo, con especial atención al Reino Unido, ya que allí ha surgido la primera de las cepas del COVID-19.

A fecha del 5 de febrero, y según cifras de la website OurWorldInData, Israel ya había vacunado a casi dos tercios de su población, ocupando la pole position mundial (seguido muy de cerca por el territorio autónomo de Gibraltar), y en los EAU el porcentaje de vacunados casi alcanza a un cuarenta por ciento de su población.

En Europa, las islas le llevan la delantera al territorio continental (con la excepción de Gibraltar, como ya hemos visto), de hecho el Reino Unido en su conjunto había vacunado al 16,9 por ciento, desglosándose de la siguiente forma (los siguientes datos son del 28 de enero); Inglaterra había vacunado al 11,5 por ciento, Gales al 10,66 por ciento, Irlanda del Norte al 9,26 por ciento, Escocia al 8,46 por ciento e Irlanda tan solo al 2,99 por ciento, más en consonancia con el resto de Europa, ya que en la Unión Europea la vacunación había llegado al 2,08 por ciento.

En América el país que más ha avanzado con la vacunación han sido los Estados Unidos con un meritorio 11 por ciento y en Asia la media de vacunación es de poco más del 1 por ciento, pero hay que tener en cuenta que es el continente más grande y también el más poblado.

“Vacunando” el sistema financiero

Y es que como señalamos al principio del artículo el desarrollo y la distribución de la vacuna no solo está sirviendo para aliviar un sistema sanitario sobretensionado durante demasiado tiempo, sino que también servirá para que una actividad económica muy castigada y esencial para pagar los servicios públicos pueda volver a una cierta normalidad.

Además las farmacéuticas han sido uno de los sectores estrella durante el pasado año, es posible negociar con sus acciones de distintas formas, por ejemplo comprándolas en bolsa u operando con ellas mediante trading online de acciones (haciéndose a su vez cargo el inversor de los riesgos de operar apalancado y de la volatilidad que es propia de las acciones) ya que aquellas que consiguieran éxitos en la lucha contra el coronavirus sin duda verían como su cotización subiría como la espuma, eso sí, nada garantiza al inversor que sus operaciones sean rentables, a pesar de invertir en el sector farmacéutico en plena pandemia el riesgo de perder capital siempre está presente.

(I.S.)

Eiza González reaparece a ritmo de "Conga" luego de un porrazo (Vídeo)

"Todo Televisa pasó por aquí": Julio César Chávez revela romances con actrices