in

Volcanes más activos

Unos residentes miran desde una colina

Cumbre Vieja de La Palma, entre una lista de 50

MADRID (EFE).— El volcán de la isla española de La Palma se encuentra entre los 50 volcanes en erupción continua que existen en el mundo, según el informe más reciente del Programa de Vulcanismo Global de la Institución Smithsonian del estadounidense Museo Nacional de Historia Nacional y el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

De este medio centenar de volcanes con erupción constante, 17 tenían actividad diaria en la segunda semana de septiembre de 2021.

Cuatro de ellos están en territorio estadounidense (Katmai, Great Sitkin, Pavlof y Semisopochnoi, la mayoría en las islas Aleutinas de Alaska) y otros cuatro en Rusia (Ebeko, Karymsky, Chirinkotan y Sheveluch, todos en la península de Kamchatka y en las próximas islas de Kuriles). Además, hay dos en Japón (Aira y Ontake) e Indonesia (Agung y Merapi), y con uno se hallan Islandia (Krysuvik-Trolladyngja), México (Popocatépetl), San Vicente y las Granadinas (La Soufriere), Italia (Etna, en la isla de Sicilia que se reactivó el pasado 21 de septiembre) y el español de la isla de La Palma.

Del total de los volcanes con erupción continua y no diaria, 43 comenzaron su última erupción en el presente siglo, pero hay siete que la iniciaron hace décadas o incluso siglos, como es el caso del Yasur, en la isla de Vanuatu, en 1774.

Más en concreto, llevan activos desde el siglo XX los volcanes Sheveluch (Rusia, 1999), Erebus (Antartida, 1972), Erta Ale (Etiopía, 1967), Stromboli (Italia, 1934), Dukono (Indonesia, 1933) y Santa María (Guatemala, 1922).

Por su distribución en el globo terráqueo, tres grandes zonas concentran la mayoría de ellos. Una recorre toda América del Sur próxima al océano Pacífico y Centroamérica; la segunda se sitúa entre las islas de Indonesia y Papúa Nueva Guinea y la Melanesia, próxima ya a Australia, y la tercera es un cinturón que se prolonga desde Japón, pasando por la península rusa de Kamchatka y las islas en el sur del mar de Bering, hasta llegar a Alaska.

Además, África y Oceanía mantienen activos volcanes desde hace décadas. Se hallan en la República Democrática del Congo (Nyamulagira y Nyiragongo), Etiopía (Erta Ale), Tanzania (Ol Doinyo Lengai) y el Tinakula en las más distantes Islas Solomon, en Oceanía.

En Islandia están activos los volcanes Eyjafjälla (2010) -famoso porque en 2010 expulsó material incandescente y gases durante más de un mes y provocó serias deficiencias en las comunicaciones aéreas de Europa-, Grímsvötn (2011), Bárðarbunga (2014-15) o Krysuvik-Trolladyngja.

Las erupciones con más víctimas mortales en lo que llevamos de siglo se encuentran en el Anak Krakatau, entre las islas indonesias de Java y Sumatra, que causó en diciembre de 2018 casi medio millar de muertos; el Merapi, en la isla de Java, que a finales de 2010 dejó casi 350 muertos; el guatemalteco de Fuego, en el que en 2018 provocó 200 fallecidos y una cifra similar de desaparecidos; y el japonés Ontake, con 63 muertos a consecuencia de su erupción de septiembre de 2014.

Explosividad Más desalojos

Nuevas bocas y una mayor explosividad obligan a más desalojos en La Palma.

Dos nuevas bocas

El volcán de la isla española de La Palma presenta dos nuevas bocas eruptivas de las que manan coladas de lava y una mayor explosividad, lo que obligó a desalojar a los vecinos que aún permanecían en tres de las zonas más amenazadas.

Mayor intensidad

La explosividad de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, que comenzó el domingo pasado, se ha intensificado.

Escrito por Agencia EFE

La Agencia EFE es una empresa informativa multimedia con una red de periodistas mundial, donde más de 1100 profesionales de 60 nacionalidades trabajan 24 horas al día desde más de 180 ciudades de 120 países y con cinco mesas de edición, distribuidas en Madrid, Bogotá, El Cairo (árabe), São Paulo (portugués) y Bangkok, para ofrecer sus productos a clientes en los cinco continentes.

''El Rey'' defiende su título desde Yucatán

“Hacia un ‘nosotros’ cada vez más grande”, homilía XXVI domingo del tiempo ordinario