Pandemia implacable

domingo, 22 de marzo de 2020 · 05:20
El coronavirus Covid-19 es la segunda contingencia sanitaria del siglo XXI que azota a gran parte del mundo, después de la influenza H1N1, que también afectó a Yucatán. El coronavirus Covid-19 es la segunda pandemia del siglo XXI. La emergencia sanitaria por la nueva cepa de la enfermedad infecciosa que se descubrió recientemente antes de que detonara el brote en Wuhan, China, en diciembre del año pasado, la determinó la Organización Mundial de la Salud (OMS) el miércoles 11 de mayo pasado. [gallery ids="622414,622415,622413"] En tres meses, el mal epidémico se extiende a cada vez a mayor número de países y ataca a miles de sus habitantes, de los cuales México, y en particular Yucatán no son la excepción. Al corte de ayer sábado 21, según los reportes de la OMS, el número de infectados por el Covid-19 asciende a 266,073 casos y 11,184 víctimas fatales en 182 naciones. En México, había 251 pacientes confirmados con el mal, además de 697 sospechosos, y el miércoles 18, la Secretaría de Salud confirmó el primer fallecimiento por el mortal virus. Ahora son dos. Yucatán, de acuerdo a los datos de la dependencia sanitaria estatal, suman 17 personas que dieron positivo al Covid-19; 10 continúan en estudio y 36 ya se descartaron. Sin embargo, el coronavirus Covid-19 no es la primera pandemia de este milenio. La gripe A, a causa del virus de influenza H1N1, es la primera enfermedad de esa magnitud que la OMS consideró como una grave epidemia el 29 de abril de 2009. La nueva cepa de la influenza A ocasionó una pandemia que dejó más de 18,000 víctimas mortales, de acuerdo con la OMS. En el continente americano superó las 8,500 víctimas. Los primeros casos se detectaron en México, epicentro de la nueva gripe, en abril de hace casi 11 años. Estadísticas de la Secretaría de Salud, en febrero de 2010 en México reportaron por esa pandemia,172 muertos y 72,233 casos confirmados. Yucatán, de nuevo se colocó, por el número de casos, entre las entidades del país con más afectaciones, con el 40.9% de contagios y el 30.8% de defunciones, sólo detrás de Chiapas.

El origen

El primer caso registrado de AH1N1 en México, la primera pandemia del siglo XXI en el mundo, se achacó a un adolescente de 15 años, el veracruzano Edgar Hernández, que sobrevivió a la enfermedad y fue inmortalizado con una estatua de bronce que realizó el escultor Bernardo Luis Artasanchaz, y a la que se le bautizó como “Niño cero”. Se colocó en Perote, Veracruz. Información de la OMS indicó que el comienzo de la pandemia se originó el 11 de abril de 2009 por la condición de unas granjas porcícolas en el municipio de Perote. En un mes, a semejanza del coronavirus Covid-19, la pandemia se extendió por varios estados del país, Estados Unidos y Canadá, y posteriormente se exportó a partir de entonces, con la aparición de numerosos casos en otras naciones con personas que viajaron a México y Estados Unidos. También hubo algunos casos de contagios indirectos (de personas que no estuvieron en la región) en España, Alemania, Corea del Sur y Reino Unido. El brote inicial en México se detectó por primera vez en el entonces Distrito Federal (hoy Ciudad de México), donde la vigilancia comenzó a partir del 18 de marzo de 2009. Los primeros síntomas masivos se advirtieron antes del 23 de abril. Ese mismo día, el gobierno federal a cargo de Felipe Calderón Hinojosa ordenó que las escuelas de todos los niveles escolares del país permanecieran cerradas por un período de 18 días, hasta el 11 de mayo.?? También se determinó el cierre temporal de bibliotecas, museos y otros recintos públicos, y que se cancelaran eventos masivos de cualquier índole, particularmente en Ciudad de México y en las vecinas entidades del Estado de México y San Luis Potosí. El entonces jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, actual secretario de Relaciones Exteriores de México, pidió a todos los establecimientos nocturnos cerrar sus establecimientos durante 10 días para evitar nuevas infecciones.? El 25 de abril, el presidente Felipe Calderón declaró una emergencia que le concedió la facultad de suspender los actos públicos y poder dictar la cuarentena.? Días más tarde, el 29 de abril de 2009, la OMS clasificó el brote de gripe A (H1N1) como de nivel de alerta cinco; es decir, pandemia inminente.? Ese nivel de alerta no define la gravedad de la enfermedad producida por el virus, sino sólo su extensión geográfica. Después se elevó a alerta seis.

Yucatán y el H1N1

La emergencia sanitaria de la influenza H1N1 tuvo efectos devastadores para la salud, vida social y economía en Yucatán, debido a que hasta julio de 2009 las consecuencias de un rebrote de la pandemia aún se hacían presentes con 12 casos al día, según cifras de la Secretaría estatal de Salud de hace 11 años. Los datos avalaron para julio de ese año 2,088 pacientes contagiados y 12 personas muertas por la pandemia, lo que ubicó a la entidad en el segundo lugar nacional con el mayor número de casos, después de Chiapas. De los 17,416 casos confirmados acumulados al 4 de agosto de 2009, de acuerdo con el estudio “Influenza A (H1N1) 2009, epidemiología de la pandemia, epidemiología de la pandemia, valoración clínica y diagnóstico”, de los expertos Víctor Manuel Gutiérrez-Gómez, María Elena Orenday Aréchiga y Adriana Gutiérrez-Gómez, se presentaron en las entidades federativas de la República la siguiente distribución: en primer lugar Chiapas con 3,044 (17.47%); segundo sitio, Yucatán con 2,535 (14.55%); en tercero el Distrito Federal con 2,250 (12.91%); cuarto, Jalisco con 956 (5.48%) y en la quinta posición, Veracruz con 871 (5%).

Otros flagelos

Sin llegar al grado de pandemia, la primera plaga de salud del siglo XXI, que no tuvo repercusiones severas o directas en la República mexicana es la gripe aviar, en 2003, que acabó con la vida de 250 personas en Corea. Además, miles de aves tuvieron que ser sacrificadas para controlar la epidemia. En la centuria anterior, Yucatán padeció otra amarga emergencia sanitaria en las comunidades de Umán, Celestún, Maxcanú y Samahil, donde en 1995 hubo un brote de cólera, una enfermedad diarreica aguda causada por la bacteria Vibrio cholerae, que tiene como vía de transmisión las heces fecales, el agua y los alimentos contaminados. Reportes sanitarios y del archivo de Diario de Yucatán contabilizaron por esa epidemia, que no es desconocida históricamente en el estado, 3,597 casos y 12 fallecimientos, principalmente en Umán y Celestún. Para 1996 la cifra disminuyó a 186 casos; en 1997 descendió aún más reportándose un solo caso de cólera y en 1998 se logró erradicar ese mal hasta ahora. Estudios de especialistas en el tema refirieron que el cólera afligió a los habitantes yucatecos, a partir del siglo XIX. En “El cólera en la península de Yucatán, 1833-1855: propagación y mortalidad”, que presenta el análisis de dos epidemias de cólera morbus que impactaron negativamente a la población de la península de Yucatán en 1833 y entre 1853 y 1855. La investigación del Dr. Carlos Alcalá Ferráez, profesor del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Uady, calcula que alrededor del 10% de la población falleció en la primera epidemia de cólera morbus de 1833 a 1853 en Yucatán. “Hay quienes mencionan que fallecieron entre 60 y 100 mil personas; sin embargo, es difícil establecer una cifra. Al respecto, debemos considerar que durante ese período los resultados del conteo de las personas eran estimaciones que se realizaban en diversas formas, situación que presenta dificultades metodológicas en el campo de la historia demográfica. En este sentido, lo más pertinente es la comparación con otros estudios realizados en el país y establecer tendencias”, precisó el experto. Otras de las epidemias que a lo largo de la historia, a partir del siglo XIV la humanidad ya lidió son: 1) La peste negra se originó en el siglo XIV y acabó con la mitad de la población europea, se estima que 25 millones de personas perdieron la vida por esta epidemia. La peste negra o bubónica se convirtió en la pandemia de peste más letal de la historia. 2) La gripe española (de 1918 a 1920) es una de las pandemias más letales de la historia de la humanidad ya que acabó con la vida de 50 millones de personas. La epidemia estuvo muy relacionada con la Primera Guerra Mundial, conflicto que no ayudó precisamente a mitigar los estragos de la enfermedad sino todo lo contrario. 3) La gripe asiática, en 1957, fue una combinación de gripe humana con una gripe de patos salvajes. Se cree que acabó con la vida de más de un millón de personas. 4) La gripe de Hong Kong, de 1968 a 1969, también conocida como H3N2, fue una mezcla del virus aviar y una gripe humana Terminó con la vida de 40 000 personas. Esta variante, que apareció durante el verano, podría ser una cepa mutante que se propagó en muy poco tiempo por todo el mundo siguiendo las mismas líneas de difusión que la llamada fiebre asiática de 1957. 5) El VIH-Sida, a partir de 1980 ya cobró la vida de 25 millones de personas alrededor del mundo. La mayoría de estas víctimas vivían en el continente africano, y actualmente todavía sigue siendo un peligro. 6) El síndrome de las vacas locas, en 1990, causó pánico en el mundo debido a la alarma de que podía transmitirse con facilidad al ser humano. Mató 150 víctimas. 7) A través de la historia, diversas epidemias de viruela acabaron con la vida de millones de personas. La OMS ya declaró que esta epidemia ya se erradicó totalmente en el mundo.— Carlos F. Cámara Gutiérrez

Antiguas plagas

Otras epidemias que también padecieron los habitantes de Yucatán datan del siglo XV

Fiebre amarilla

Por ejemplo, en un trabajo del recién fallecido Dr. Renán Góngora Biachi, se menciona a la fiebre amarilla, un síndrome de padecimiento hemorrágico ocasionado por un flavivirus, transmitido por los mosquitos Aedes aegypti y Haemagogus.

“Vómito de sangre”

El virus de la fiebre amarilla causó epidemias en el continente americano, África y Europa, y se cita en el Popol-Vuh, libro sagrado de los mayas, en donde se relata que la fiebre amarilla entre los mayas se debía a la convivencia con los monos y relata la epidemia de un mal llamado “xekik” (vómito de sangre) de 1480 a 1485.

Otras Noticias