Escasa actividad dominical en el centro de Mérida

La contingencia perjudica hasta la venta de cochinita
lunes, 27 de julio de 2020 · 05:15
La contingencia perjudica hasta la venta de cochinita Por amor a los animales, ayer Ana Yessenia Domínguez Estrada venció el temor al Covid-19 y acudió a la Plaza Grande, para alimentar a varias decenas de palomas. La vecina de la comisaría Sitpach acude al Centro algunas veces para llevar arroz a las aves, a pesar de que su economía ha sido afectada debido a que perdió su empleo por la contingencia. Ana Domínguez llamó la atención entre las pocas personas que caminaban alrededor de la Plaza Grande, en el lado que se encuentra sobre la calle 63 entre 60, en el momento en el que arrojó el arroz a las aves. Originaria de Chiapas, comentó que aunque es tiempo de pandemia no se olvida de las palomas de la Plaza Grande, aves con las que ha disfrutado momentos gratos al lado de su hija antes de la crisis sanitaria. También indicó que por amor a los animales les lleva comida y espera que otras personas no se olviden de estas aves que forman parte de la zona. En el cuarto domingo de julio, de vacaciones de verano y de pandemia, en las calles del centro de la capital yucateca se observó regular afluencia de personas y comercios cerrados en su gran mayoría. Locales con venta de alimentos, farmacias, heladerías y ferreterías fueron algunos de los pocos establecimientos que se encontraban abiertos en la jornada dominical. También se vio a voceadores, personas vendiendo ropa y cubrebocas, entre los pocos ambulantes y unos pocos turistas, como fue el caso del michoacano Jesús Hernández Valencia con su familia. Él indicó que viajaron a Mérida para pasar vacaciones en la playa y las zonas arqueológicas. Lamentaron que no podrían conocer estas últimas porque se encuentran cerradas. Lo bueno de sus vacaciones es que pudieron disfrutar del mar, dijo: “Con mucho cuidado y medidas de higiene sí se puede vacacionar”. Entre las personas que se encontraban en la Plaza Grande, a pocos metros de la Catedral, se encontraban María del Carmen Santoyo, vecina del rumbo de Santiago y de 70 años de edad, quien acudió al centenario templo para ver si ya habían abierto y participar en la celebración de las misas. Según compartió, sintió tristeza cuando constató que no han abierto el templo al que antes de la pandemia acudía los domingos a escuchar misa alrededor del mediodía La septuagenaria comentó que no ve las eucaristías por televisión ni por otro medio y desea que pronto pase esta pandemia. La oficina del Registro Civil del gobierno estatal, en la calle 65 entre 64 y 66 del Centro, tuvo una jornada activa. Empleados de diferentes funerarias estacionaron carrozas fúnebres mientras realizaban trámites en la dependencia, ocupando buen tramo de la 65 y con estos vehículos formando una estampa de miedo a la vista de todos. “El Amigo Ramírez” es uno de los establecimientos de cochinita y lechón al horno del Bazar García Rejón que registra pocas ventas a causa de la pandemia del coronavirus. El puesto de tacos y tortas fundado en 1965 registra ventas del 10% al 15% estos días y que son muy bajas en comparación de otras vacaciones de verano cuando se llenaban de comensales locales y turistas, explicó Luis Ramírez, propietario del establecimiento.— Claudia Sierra Medina Tienen poca venta a raíz de medidas que reducen la movilidad, entre otras causas. El comerciante explicó que en el Bazar García Rejón cumplen las medidas sanitarias y recordó que para ingresar se toma la temperatura de las personas y se aplica desinfectante en las manos.

Otras Noticias