Preparan estrategia de pago a jubilados por la crisis del Isstey

Ya preparan una estrategia contra la crisis del Isstey
domingo, 31 de octubre de 2021 · 06:30
Al día de hoy el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán (Isstey) tiene una nómina de 6,800 jubilados, que representan un pago mensual de poco más de 80 millones de pesos, informa María Isabel Rodríguez Heredia, directora general de la institución. La carga financiera aumenta cada año, explica, pues al mes se está jubilando un promedio de cien personas. Esto significa que cada año hay unos 1,200 jubilados nuevos. Entrevistada en torno a recientes señalamientos sobre la necesidad de reformas legales para evitar la quiebra del sistema de pensiones del Isstey, la maestra Rodríguez Heredia indica que no hay pretensiones de dejar el problema a próximas administraciones. “Estamos trabajando con un grupo de especialistas para llegar a las mejores soluciones, para tomar las mejores soluciones ante un problema tan complejo”, dice. Sin revelar nombres, afirma que esos especialistas han trabajado sobre estos temas con instituciones gubernamentales y también con instituciones privadas en el ámbito nacional. Hace unos días publicamos declaraciones de especialistas sobre la crítica situación financiera del Isstey y los problemas que se ven venir para el pago de pensiones si no se realizan reformas jurídicas. Uno de los entrevistados indicó que el gobierno actual no debe patear la lata, como hicieron sus antecesores. La directora general del Isstey señala que una de las funciones de la institución es garantizar las pensiones y prestaciones a largo plazo y que todos los trabajadores del Estado y sus familias tengan calidad de vida. Al abordar el tema de las finanzas informa que el 86% del presupuesto que maneja el instituto es exclusivamente para el pago de pensiones y jubilaciones. El 14% restante es para la actividad administrativa y el sostenimiento de áreas específicas, como los centros de atención infantil y las tiendas —todo dentro de una estrategia de austeridad— y el otorgamiento de créditos hipotecarios, de línea blanca y de otro tipo. “En 2021 ya tenemos un problema serio, en el sentido de que el gobierno del Estado tendrá que hacer una aportación extraordinaria de 280 millones de pesos (para el pago de pensiones y jubilaciones)”, detalla. “En 2022 la aportación será superior a los $350 millones, y cada año que pase esa cantidad tendrá que ser mayor”. “Esto es un problema de finanzas públicas, porque al utilizarse presupuesto para el pago de pensiones se estarán afectando otras partidas, como la de servicios a la ciudadanía”. La funcionaria recalca que la crisis en los sistemas de pensiones es algo que afecta a todo el mundo, y México no es la excepción, y recuerda que la esperanza de vida de las personas hace cuatro décadas no es la misma que ahora. En la actualidad hay personas que viven 85 ó 90 años, y en algunos casos más tiempo, cuando en la década de los 70 esa expectativa era de 60 años. Por lo tanto, abunda, una pensión se puede pagar durante muchos años, pues un trabajador del Estado se puede jubilar a los 50 ó 55 años de edad y cobrará hasta los 80, por ejemplo. Además, ese beneficio se hereda a la viuda o el viudo, de modo que el cobro se prolonga. A una pregunta, manifiesta que si el instituto vendiera todos sus activos —“hasta las oficinas donde estamos y el escritorio”— se podría alargar financieramente la vida del Isstey hasta 2026. “Me refiero a que sea antes de que el gobierno tuviera que hacer alguna aportación extraordinaria, porque finalmente las pensiones y las prestaciones están garantizadas para mediano y largo plazo. ¡Se tienen que pagar!”, enfatiza. “Cuando hablamos de alguna quiebra inminente del instituto es cuando el gobierno tiene que hacer aportaciones extraordinarias. Y hablo de aportaciones extraordinarias porque las ordinarias son las que normalmente hace, son las cuotas que tiene que pagar”. También hace notar que antes de este año no se habían efectuado aportaciones extraordinarias. Es la primera vez que se hace e, incluso, el Ejecutivo ha entregado algunas cantidades, que cerrarían en los $280 millones al finalizar el calendario. Sobre el monto que representan los activos del Isstey, la directiva subraya que las tierras de Ucú, para el cual se formó un fideicomiso en la administración anterior, representan unos 2,000 millones de pesos. El resto de los activos serían unos $800 millones más. En el caso específico de los terrenos de Ucú añade que el gobierno del Estado tomará en su momento la decisión de comercializarlas o no para robustecer las finanzas del instituto. “Te puedo decir que estamos trabajando muy puntualmente, de manera responsable”, prosigue. “Estamos apegados a una política de austeridad, como nos ha marcado el gobernador, y de manera eficiente y sensible. ¿Por qué uso la palabra sensible, humana? Porque aquí todo el día estamos tratando con personas. Siempre vemos el tema del Isstey desde el punto de vista financiero, pero aquí todos los días vienen personas a pedir un crédito hipotecario, a pedir que su hijo pueda ser admitido en alguna de las guarderías, a pedir un préstamo...” “Finalmente todos los días estamos trabajando con gente. Eso sí se lo he externado al personal, que no perdamos de vista que lo que estamos haciendo es ayudar a tener mejor calidad de vida. “Si bien la situación del Isstey es complicada, no podemos quedarnos de brazos y decir: bueno, vamos a solucionar un problema de ahora, del presente, tal vez con alguna situación paliativa. No. Hay que que ver a largo plazo esta situación, como se ha visto en otros estados, en otros países”. Cuando le preguntamos si las reformas legales podrían considerar los temas de las aportaciones y la edad de jubilación, la maestra Rodríguez Heredia dice que no puede saber cuáles serían las conclusiones del trabajo con los especialistas, pero sí serán las adecuadas para garantizar pensiones dignas a los trabajadores del Estado y mejorar la situación financiera del instituto.— ÁNGEL NOH ESTRADA El Isstey Números El Isstey tiene actualmente una nómina de 6,800 jubilados, que crece mes con mes. $80 millones al mes De acuerdo con datos aportados por la directora general del instituto, María Isabel Rodríguez, ese número de jubilados representa un pago mensual de poco más de $80 millones. Más jubilados Además, cada mes se jubila un promedio de cien personas. Esto significa que cada año hay unos 1,200 jubilados nuevos. Cambió la tendencia En los años 90 había 246 trabajadores activos por cada uno jubilado, informa la directora. En la actualidad es muy diferente la proporción: hay cuatro activos por cada jubilado. Esto refleja creciente aumento en la carga financiera.

Otras Noticias