Yucatán: continúa el escándalo por la estafa en unos ahorros

El escándalo por la estafa en unos ahorros continúa
sábado, 11 de diciembre de 2021 · 06:15

Las declaraciones de directivos de Aras Investment Business Group, S.A.P.I. de C.V. para desmentir las denuncias de fraude hechas por varias personas y publicadas por el Diario, son falsas.

En un escrito de esa empresa, enviado a nuestra Redacción y publicado el jueves, éste dice que su sucursal en Mérida funciona normalmente, lo cual no es cierto, como comprobaron reporteros de este periódico.

Tampoco es cierto que la sucursal en Campeche nunca abrió al público en general, como sostiene la empresa en su escrito, ni que Aras Group jamás ofreció a sus clientes de Yucatán la firma de un convenio para “diferir el pago de intereses”, ante la crisis financiera de la empresa.

El escrito dice también que en Mérida solo una persona es la inconforme, lo que tampoco es verdad, ya que el Diario conoce los testimonios de otros clientes de esta ciudad y de Cancún y Campeche. Asimismo, sabe de otras personas que cobraron sus jugosos intereses en noviembre, de nueve por ciento, y que confían volver hacerlo este mes y por eso no hablan.

¿Qué fue lo que pasó con Aras Group en Mérida?

Como hemos informado, Aras Group atrajo los ahorros de miles de personas en todo el país, incluyendo gente de la Península de Yucatán, a quienes les ofreció a cambio altísimos intereses mensuales.

Los directivos decían que se trataba de una compañía con gran solidez económica, derivada de sus cuantiosos recursos generados por sus inversiones en bienes raíces y en la explotación de una mina en Chihuahua.

En la Península muchos de los clientes de la empresa solo recibieron un primer pago con el monto de los intereses convenidos. Esto fue antes de que la compañía se declarara en crisis “por falta de liquidez” y que pidiera a sus clientes la firma de un convenio para diferir el pago de los intereses por seis meses, mientras arregla sus problemas.

En publicaciones anteriores, el Diario informó que ante la crisis, la oficina local de Aras Group, en el piso ocho del edificio Luxus en Altabrisa, cerró sus puertas y dejó de contestar los teléfonos.

Sarta de inexactitudes en sus declaraciones

En su escrito, la empresa afirma que “las oficinas continúan abiertas” y su encargada, Olga Susana Bastarrachea Delval, “está atendiendo a los accionistas de Cancún”.

El jueves 9 y el viernes 10 de diciembre, así como los días 2, 3 y 6 de este mismo mes, reporteros del Diario visitaron las oficinas de esa empresa, en distintos horarios, y nadie abrió. Por la puertas de cristal se pudo apreciar, en efecto, una imagen de abandono, mientras los teléfonos suenan ocupados a todas horas.

Tampoco la empresa respondió los correos electrónicos del Diario, solicitando una entrevista con sus directivos, enviados a la dirección contacto.marketingaras@gmail.com, la misma dirección de donde salió el texto dirigido a nuestra Redacción.

En ese escrito, Aras Group señala que no tiene “accionistas” en Campeche ni trabajadores, ya que esa sede “nunca se abrió al público en general”.

Empresa continúo operando en Mérida y Campeche

Un cliente de Aras Group, plenamente identificado por este periódico, pero que pide permanecer en el anonimato, asegura que la sucursal en esa ciudad abrió sus puertas el 18 de mayo en el edificio Torres de Cristal, Torre B, cuarto piso, local 404, en la avenida Adolfo Ruiz Cortines. Como gerente local aparecía Jorge Luis Carnero Porras.

Según el entrevistado, la oficina en Campeche operó poco tiempo y luego la cerraron, pasando los muebles a la sucursal en Mérida. El motivo del cierre fue la falta de dinero de la empresa para pagar los sueldos de los trabajadores y que los asesores, contratados por comisión, no registraban muchas ventas.

No obstante, dice, personal de la sucursal en Mérida siguió abriendo contratos con gente de Campeche y recibiendo dinero en efectivo. En otra parte del escrito, la empresa dice que el “diferimiento en los pagos se ha presentado únicamente en el estado de Chihuahua”.

Uno de los clientes de Aras Group en Mérida, asegura, empero, que esta es una afirmación totalmente falsa.

Tengo testigos que podrían declarar que estaban presentes cuando la Sra. Bastarrachea Delval, ante mi solicitud de retirar mis inversiones, dada las dificultades de la compañía, me dijo que si quería cobrar los intereses convenidos y recuperar mi dinero, debía de firmar antes un convenio en el cual aceptaba no cobrar los intereses convenidos durante seis meses. Después de ese lapso, entraría de nuevo la vigencia del contrato original.

“Tienes dos opciones, me dijo Bastarraceha Delval: o firmas o demandas”.

Respecto a la declaración de que solo un accionista ha mostrado su intención de demandar a la empresa y de retirar su dinero, los clientes entrevistados por el Diario explican lo siguiente: hay muchas personas que no quieren hablar porque están esperanzadas en que recibirán su segundo pago de intereses del nueve por ciento, entre el 10 y el 15 de diciembre.

Ya cobraron el primero en noviembre y creen que lo volverán hacer ahora, pero no lo harán porque “a nosotros nos dijeron en las oficinas centrales en Chihuahua que la empresa no tiene liquidez y sus cuentas bancarias están congeladas”. (Continuará).

Relacionada: Yucatecos perderían sus capitales; empresa acusada de estafa responde