Secuelas de un fraude en Yucatán

Sin esperanzas de recuperar dinero de su inversión
miércoles, 15 de diciembre de 2021 · 06:00

Clientes estafados por Aras Investment Business Group, S.A.P.I. de C.V., consultados en Mérida, aseguran haber perdido la esperanza de recuperar el dinero que invirtieron en ese lugar, porque firmaron contratos mal redactados, que no los protegen ante la falta de cumplimiento de la empresa.

De acuerdo con información oficial de Aras Group, añaden, ésta no les devolverá su dinero porque carece de recursos y sus cuentas bancarias están congeladas.

Fuimos muy tontos y confiamos en otras personas”, dice uno de los entrevistados. “Aceptamos contratos de inversión mal redactados, que no identifican a una persona responsable en caso de incumplimiento, y que están firmados con puros garabatos por funcionarios de la empresa”.

Ellos explican que cuando estalló el problema y quisieron recuperar su dinero, acudieron a la sucursal local de Aras Group.

Un amplio peregrinar sin solución

La encargada, Olga Susana Bastarrachea Delval, les dijo que primero tendrían que firmar un convenio, según el cual la compañía no les entregaría durante seis meses los intereses del 9% mensual convenidos en los contratos de inversión, y que al final de ese período se restablecería la vigencia de los contratos originales.

“Como no estábamos de acuerdo y esa persona nos amenazó con que si no queríamos firmar podríamos denunciar a la compañía —sabiendo que no tenemos instrumentos legales para hacerlo—, decidimos comunicarnos a las oficinas centrales de la empresa en Chihuahua”.

Allí nos desviaron a un “call center”, presuntamente autorizado por Aras Group para responder las preguntas del público. En ese lugar nos dijeron que representantes del departamento jurídico de la compañía nos atenderían vía Zoom, de manera prioritaria. Nunca nos convocaron a esa reunión, afirman los inconformes.

En llamadas posteriores a ese mismo “call center” nos informaron que la empresa no tiene dinero, sus cuentas bancarias están bloqueadas y ya no sería posible la devolución de nuestras inversiones.

Esta declaración contrasta con las contenidas en un escrito enviado por Aras Group al Diario, que desmiente sin pruebas las acusaciones en su contra y asegura que la empresa opera normalmente en el estado.

Como informamos, el CEO de la compañía, Armando Gutiérrez Rosas, vendió todas sus acciones de la empresa en abril y actualmente se desconoce su paradero.

Aras Group, con presencia en la Península de Yucatán

Aras Group abrió oficinas en Cancún en diciembre de 2020 y en Mérida y Campeche en mayo de este año.

Durante meses sus funcionarios desplegaron una agresiva campaña de mercadotecnia para captar el dinero del público e invertirlo, según la empresa, en acciones de compañías mineras y en la adquisición de bienes raíces, ofreciendo intereses mensuales del 9%, bajo un esquema financiero piramidal.

En Mérida, muchos de los clientes firmaron sus contratos en octubre y en noviembre cobraron sus intereses del 9%.

“Cuando estalló la crisis algunos pedimos la devolución de nuestro dinero, pero nos dijeron que eso no sería posible”, afirma una de las personas afectadas.

El fraude lo hicieron en muchas ciudades, sin que las autoridades hicieran algo por impedirlo, dice Francisco Javier Ibarra López, abogado de un grupo de afectados de Chihuahua.

Comisión bancaria da seguimiento al caso

Consultado por teléfono, señala que fue hasta el 17 de noviembre, cuando el daño ya estaba hecho, que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) informó al público que esa empresa “no es una entidad financiera, no es una sociedad autorizada por la Comisión para captar recursos del público y tampoco está sujeta a supervisión de las autoridades”.

En esa fecha la CNBV informó que Aras Group no cuenta con expedientes o trámite alguno de solicitud de registro o autorización para actuar como entidad financiera (fondos de inversión, empresa fintech o captadora autorizada, entre otras).

También precisó que esa compañía no puede solicitar o promover la obtención de recursos de persona indeterminada en medios masivos de comunicación, ni obtener o solicitar de cualquier persona fondos o recursos de manera habitual o profesional u ofrecer inversiones y rendimientos.

Relacionada: Yucatán: continúa el escándalo por la estafa en unos ahorros

Ibarra López lamenta que la CNBV dejara pasar tanto tiempo sin intervenir, no obstante que las actividades de captación de dinero del público por parte de esa empresa eran muy notorias.

Ahora, con el daño ya hecho, esa Comisión dice que “en protección de los intereses del público ahorrador, ordenó a esa compañía la suspensión de sus actividades” porque es ilegal promover servicios financieros reservados a los integrantes del Sistema Financiero.

Según el comunicado de la CNBV, Aras Investment Business Group, S.A.P.I. de C.V., al no contar con autorización o no estar en proceso para su obtención, está impedida legalmente para llevar las actividades que estaba realizando.

“A buena hora decidió actuar el gobierno, cuando los dueños de la compañía ya huyeron”, dice el abogado Ibarra López.

Empresa Señalamientos

Aras Group abrió oficinas en Cancún en diciembre de 2020, y en Mérida y Campeche en mayo de este año.

Se acumulan denuncias

Autoridades de Chihuahua han ordenado el embargo precautorio de casi un centenar de predios a nombre de la empresa y en la fiscalía de ese estado se han acumulado cientos de denuncias en su contra.

Bajo investigación

El viernes, durante una gira del presidente Andrés Manuel López Obrador por Chihuahua, grupos de afectados pidieron su intervención, por lo que éste ordenó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores iniciar una investigación del asunto.

Negación

“Muchos otros clientes no han protestado porque creen que cobrarán otra vez sus abultados intereses este mes de diciembre. Se niegan a creer que esa empresa los defraudó”, indica una de las afectadas.