Polémicos antecedentes: la desaparición de escribanos se preparó en 2010

La desaparición de escribanos: se “pateaba la lata”
martes, 28 de diciembre de 2021 · 06:45

Gobierno

Aunque ahora han surgido protestas de los afectados, la desaparición de escribanos públicos en Mérida y otros municipios con más de 30,000 habitantes tiene su antecedente en 2010, cuando se expidió la Ley del Notariado en vigor actualmente.

Las quejas, varias de las cuales han derivado en amparos contra el gobierno del Estado, se intensificaron al aproximarse la fecha en que deben dejar de funcionar los escribanos en los municipios mencionados.

El plazo fatal es el 31 de este mes. Esto significa que el próximo sábado ya no serán válidas las actividades de esos fedatarios. Solo seguirán vigentes los de municipios con población menor de 30,000 personas.

En medio de la polémica, salen a la luz casos de irregularidades cometidas por escribanos, de los cuales 19 fueron suspendidos en definitiva en enero de 2019.

La desaparición de escribanos: se “pateaba la lata”

La “fecha fatal” para la decretada desaparición de escribanos públicos con residencia en Mérida y otros municipios con más de 30,000 habitantes se aproxima con el antecedente de varias denuncias contra esos profesionales, que han llegado incluso a las autoridades ministeriales.

Algunos de esos casos se conocieron cuando comenzaron a aflorar las acusaciones contra la mafia inmobiliaria, ampliamente documentada por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia.

La mayoría de los casos reportados contra la actividad de escribanos —al igual que contra algunos notarios— está vinculada con la presunta falsificación de documentos.

El jueves pasado publicamos que un grupo de escribanos públicos interpuso amparos contra el gobierno del Estado, alegando que éste no ha respondido a su derecho de petición.

Los promoventes del recurso dicen que la falta de respuesta recae en un escrito que enviaron el Ejecutivo, en el cual solicitan su ratificación.

¿Por qué desaparecen los escribanos en Mérida?

De acuerdo con una reforma a la Ley del Notariado que se publicó en el Diario Oficial del Estado el 27 de agosto de 2018, la vigencia de los escribanos públicos en Mérida y otros municipios con población mayor de 30,000 habitantes se extendió al 31 de diciembre de 2021. Es decir, esos profesionales dejarían de estar en funciones en el primer minuto de 2022.

Esa reforma fue precedida de varios movimientos que, en palabras coloquiales, tuvieron el propósito de “patear la lata” durante más de un sexenio.

Ley de Notario, en vigor desde 2010

La Ley del Notariado en vigor fue publicada en el Diario Oficial el 31 de agosto de 2010, durante el quinquenio de Ivonne Ortega Pacheco.

En el artículo 6 se dispone que solo existirán escribanías en los municipios cuya población no exceda los 30,000 habitantes.

El artículo noveno transitorio de ese decreto establecía que los escribanos públicos con residencia en Mérida, nombrados conforme a la ley abrogada; dejarían de ejercer sus funciones el 31 de diciembre de 2016. Se omitió a los fedatarios de otros municipios con población mayor de 30,000 personas.

Constantes prórrogas a la Ley en Yucatán

El 19 de febrero de 2014, ya durante el gobierno de Rolando Zapata Bello, se publicó en el Diario Oficial un decreto que reformó el artículo noveno transitorio y homologó la vigencia de todos los escribanos de los municipios de más de 30,000 habitantes con los de Mérida, para finalizar funciones todos el 31 de diciembre de 2016.

El 29 de diciembre de 2016, a escasas horas de que entrara en vigor la reforma, se publicó nuevo cambio en el Diario Oficial, mediante el decreto 434/2016. Ahora se fijó el 31 de diciembre de 2018 como fecha para la desaparición de escribanos en los municipios mencionados.

Los nombramientos en los municipios con población menor de 30,000 habitantes se harían de acuerdo con los requisitos establecidos en la ley.

El 27 de agosto de 2018, a unas semanas del final del gobierno de Zapata Bello, el Diario Oficial dio a conocer una reforma más, para establecer que el nombramiento de escribanos en municipios que rebasen los 30,000 habitantes estaría vigente hasta el 31 de diciembre de 2021.

Esta última fecha, que se ha mantenido sin cambios, es el motivo de la inconformidad de los afectados.

Acusaciones contra escribanos yucatecos

En años recientes se han conocido varias denuncias contra escribanos públicos en el interior del Estado, en el contexto de operaciones de la mafia inmobiliaria.

Entre los casos documentados por Central 9 figura uno de irregularidades cometidas en 2010, aunque apenas el 12 de marzo de 2020 se logró reunir y poner a disposición de la autoridad investigadora el material de prueba.

Según los documentos, Álvaro de Jesús Chan Loría, entonces escribano de Chemax, falsificó un oficio fechado en diciembre de 2010 sobre rectificación de medidas y división de título del tablaje 4855 de Yalcobá, Valladolid.

Una revisión en la etapa de calificación arrojó inconsistencias en el oficio del Catastro. Se solicitó una validación al director del Catastro de Valladolid y éste indicó que el documento era falso. Se denunciaron los hechos y se le retiró el nombramiento al acusado, quien hoy se desempeña como asesor de municipios con ayuntamientos priistas.

Otra falsificación se cometió en Motul. Corresponde a una constancia de valor catastral con fecha de 27 de noviembre de 2018, expedida por el Catastro de ese municipio sobre un predio con folio electrónico 93761.

El responsable de la constancia fue Brígido Celis Pool, escribano público número uno de Motul.

Se detectaron inconsistencias y el Catastro indicó que no era válida la constancia. Después se presentó el propietario y reveló que no había firmado ninguna escritura; interpuso denuncia penal.

Todos los documentos fueron puestos a disposición de la autoridad investigadora el 15 de julio de 2020.

Por partida doble

En Maxcanú se detectó la falsificación de una hoja del Libro Primero sobre la parcela Santa Ysabel, inscrita como tablaje con folio electrónico 1297113.

La responsable en este caso fue Carmen Guadalupe Cruz Castillo, escribana número dos de Motul. Como en las operaciones anteriores, se puso la documentación a disposición de la autoridad judicial.

La misma fedataria estuvo involucrada en otra falsificación sobre la parcela San Francisco (folio electrónico 1295051), también de Maxcanú.

Mafia Antecedentes

El 17 de enero de 2019 se dio a conocer un golpe a la mafia inmobiliaria en Yucatán.

Más de 20 sancionados

En esa ocasión, el gobierno del Estado suspendió de manera temporal de sus funciones a dos notarios públicos y a 19 escribanos, por incumplir la Ley del Notariado.

De todo el Estado

Los escribanos fueron suspendidos de manera definitiva. Tenían sus sedes en varios municipios. Dos de ellos eran de Mérida.

Todos en investigación

Las operaciones irregulares de los escribanos suspendidos ya están en manos de la autoridad investigadora.

Más falsificaciones

En enero de 2017 se cometió un caso de falsificación sobre la parcela con folio electrónico 746098, de la finca Itzincab de Chocholá. Es señalada como responsable María Concepción Cimá Martín, escribana de Chocholá. Ésta, junto con otra exfedataria de Motul, es investigada por dar validez a otros documentos apócrifos.

Otras Noticias