Nuevas irregularidades: más revelaciones de auditoría a un organismo estatal

Más revelaciones de auditoría a un organismo estatal
domingo, 11 de julio de 2021 · 05:30
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró muy bajo nivel en materia de control interno en la administración del Instituto para el Desarrollo y Certificación de la Infraestructura Física Educativa de Yucatán (Idefeey), al grado de que a tres años del inicio de este gobierno, ese instituto carece de un plan estratégico, tácticas para reducir los riesgos y programas efectivos de control interno. Tampoco tiene un catálogo de puestos debidamente formalizado, ni sistemas informáticos para apoyar el desarrollo de sus actividades sustantivas, financieras y administrativas, dice la ASF en la auditoría de cumplimiento 2020-A-31000-19-1455-2021 1455-DS-GF. Esta auditoría fue realizada para verificar la correcta aplicación de los recursos enviados por la Federación al Estado, dentro del programa Escuelas al Cien. Respecto a la falta de un plan estratégico, la ASF detalla que el Idefeey carece de uno, además de que no determinó “parámetros de cumplimiento en las metas establecidas, respecto de los indicadores de los objetivos de su plan o programa estratégico”, ni tampoco evaluó los objetivos y metas establecidos. Asimismo, el organismo señala que el Idefeey tampoco “identificó los riesgos que podrían afectar el cumplimiento de sus objetivos y metas, no implantó acciones para mitigar y administrar esos riesgos, ni realizó auditorías internas de los procesos sustantivos y adjetivos del componente de administración de riesgos”. De igual manera el Instituto “careció de un programa para el fortalecimiento del control interno de los procesos sustantivos y adjetivos y no nombró a los responsables de elaborar información sobre su gestión para cumplir con sus obligaciones en materia de transparencia y acceso a la información pública”. La ASF añade que el Idefeey, por lo menos en 2020, año de la auditoría, “careció de sistemas informáticos, los cuales debían apoyar el desarrollo de sus actividades sustantivas, financieras y administrativas”.

Antecedentes

El jueves y viernes publicamos los resultados de la auditoría de la ASF practicada al Idefeey, en la que se concluye que el Instituto incurrió en varias anomalías en 2020 en el manejo de recursos federales, tales como adjudicar contratos sin licitación, realizar pagos indebidos, favorecer a determinadas empresas e incumplir con obligaciones de transparencia. En una revisión aleatoria a diez contratos entregados por esa dependencia el año pasado, la ASF encontró irregularidades en ocho. En esas entregas hablamos de dos empresas de Ciudad de México que comparten el mismo domicilio fiscal y se especializan en logística y venta de sistemas computarizados de control administrativo, que resultaron favorecidos con contratos del Idefeey para hacer obras alejadas de su especialidad. En su auditoría, la ASF detectó también irregularidades en otros contratos, algunas de las cuales publicamos hoy. Se trata de las encontradas en el contrato adjudicado a la empresa J.S. Proyecciones y Diseños del Sureste S.A. de C.V. para hacer obras de mejoramiento en la escuela Esteban Torres Pacheco, de Buctzotz, que no se ajustó a los montos mínimos y máximos autorizados y en el que el Idefeey no entregó la documentación para acreditar los supuestos de la excepción a la licitación pública, en incumplimiento de la ley. En esta misma obra la ASF detectó, al revisar las actas de entrega-recepción y los finiquitos de obras, que el Idefeey no proporcionó seis estimaciones, las cuales no fueron pagadas durante el ejercicio fiscal 2020, por lo cual no se comprobó la ejecución total de los trabajos. Tampoco cobró las penas convencionales por el atraso de la obra 106 días naturales.

Sin amortización

Otra anomalía detectada en este contrato tiene que ver con la falta de amortización, por parte del contratista, de los anticipos otorgados. Esta irregularidad se observó en otros cuatro contratos de obra, cuyos responsables no devolvieron al Idefeey, en total, un millón 135 mil, 700 pesos. En esta falta incurrieron, entre otras empresas, Obras y Negocios Peninsulares, S.A. de C.V. que recibió los contratos para mejoramiento en la escuela Serapio Rendón, en Mérida y para construir el techumbre en la Escuela Secundaria Técnica Núm. 71, de Kanasín. Esta compañía, además de no amortizar completo el anticipo, tampoco entregó el acta del finiquito, el acta de entrega-recepción, la bitácora de obra y la documentación que acredita los cierres de los trabajos, por los cuales se pagaron dos millones 692 mil, 632 pesos y un millón 326 mil, 834 pesos, respectivamente. En el caso de los trabajos en la escuela Serapio Rendón, la empresa Obras y Negocios Peninsulares no acreditó, además, el cumplimiento de los plazos de ejecución de los trabajos, que registraron un atraso de 139 días naturales. En contra de la ley, aquí el Idefeey tampoco aplicó las penas correspondientes. (Continuará).— Hernán Casares Cámara

Otras Noticias