Limitan servicios médicos a jubilados del Banrural: temen morir

"¡Morirnos!", exclama Laura Aurora González Navarrete al responder cuál es su principal temor en este momento. Y es que la septuagenaria, quien padece linfoma entre otras afecciones, es parte de los 880 jubilados del Sistema Banrural en la Península de Yucatán que vieron drásticamente reducidos sus servicios médicos, al grado de ya no contar con las medicinas prescritas en sus tratamientos o los especialistas que requieren.

La atención médica que pueden recibir depende de los acuerdos consignados en el fideicomiso creado al cierre de Banrural, pues estos jubilados no tienen IMSS ni Issste.

[gallery ids="907896,907898,907893,907889,907888,907891,907879,907882"]

Y es que el gobierno federal, a través de Nacional Financiera (Nafin), puso en licitación "la contratación del servicio médico integral y de hospitalización para los fideicomisarios y sus derechohabientes del fondo de pensiones del sistema Banrural" en todo el país. Esto, para pasar de un sistema autoadministrado, en el que se pagaba a los proveedores por los servicios brindados, a uno capitado, en el que se paga una iguala mensual a un único proveedor. El otorgamiento de los contratos se hizo por zonas.

Recomendada. Fideicomisos: ¿qué son y por qué los eliminó AMLO?

En el caso de la zona sur, que comprende Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, la empresa ganadora del contrato fue el Corporativo Médico Community Doctors S.A. de C.V. en participación conjunta con Challenge Consulting S.C. e Insumos Médicos y Hospitalarios de México, HLE, S.A. de C.V.

El contrato por 211 millones 903 mil 148.07 pesos entró en vigor el 1 de abril pasado, mismo día en que comenzaron las quejas por los cambios en el servicio.

Empresas sin capacidad ni estructura

“En los tres estados, Yucatán, Campeche y Quintana Roo, teníamos servicios médicos de primer, segundo y tercer nivel. A partir de una licitación corrupta, se prestaron a que se les entregue a empresas que no tienen ni la capacidad ni la estructura, ni los conocimientos para dar este servicio médico", dijo Rafael Arturo Serrato Rubio, presidente de la Asociación de Jubilados del Banrural Peninsular.

[caption id="attachment_907878" align="aligncenter" width="662"] Rafael Serrato Rubio, durante la entrevista con Diario de Yucatán[/caption]

Y es que Community Doctors comenzó operaciones apenas el 14 de diciembre de 2019, de acuerdo con su constancia de situación fiscal expedida por la Secretaría de Hacienda. Por otro lado, su sitio web fue creado en abril de 2020, según una búsqueda WHOIS aplicada a su dominio.

En su sitio, de una sola página, afirman que proporcionan "de forma oportuna y con la mejor calidad de Atención Médica, Quirúrgica, Hospitalaria, Urgencias y de Farmacia (sic)". Incluso agregan que sus hospitales cuentan con unidades de cirugía, laboratorios, banco de sangre y unidad de oncología, entre un largo listado de supuestos servicios.

Según la convocatoria, un documento de 248 páginas disponible en el expediente de la contratación en Compranet, el proveedor debería ofrecer los tres niveles de atención que incluye "prevención, detección y diagnóstico de diversas enfermedades, así como tratamiento, hospitalización, servicio de urgencias, aparatos ortopédicos, atención quirúrgica, servicio odontológico, abastecimiento y dispensación de medicamentos, material de curación, laboratorio y gabinete".

La cobertura en todas las regiones, solo en el papel

Sin embargo, en el sitio no se precisa alguna dirección de dónde están ubicados los hospitales del corporativo. Al buscar en Google tampoco aparece alguna clínica con este nombre y aunque dicen que tienen convenios con otras empresas, en los logotipos publicados no aparece algún hospital o farmacia con presencia en la Península.

Esto contrasta con la convocatoria que marca que "el prestador del servicio deberá contar con cobertura en todas las regiones y en sus localidades listadas", que para la Península de Yucatán son 13, las cuales se detallan en el cuadro debajo de estas líneas.

REGION 911 MÉRIDA
LOCALIDADENTIDAD FEDERATIVAFIDEICOMISARIOS Y DERECHOHABIENTES
SAN FRANCISCO DE CAMPECHECAMPECHE66
CANDELARIACAMPECHE11
CHAMPOTONCAMPECHE12
HECELCHAKANCAMPECHE10
ESCARCEGACAMPECHE14
FELIPE CARRILLO PUERTOQUINTANA ROO9
CHETUMALQUINTANA ROO21
CANCUNQUINTANA ROO15
KANTUNILKINQUINTANA ROO2
MERIDAYUCATAN646
TICULYUCATAN27
TIZIMINYUCATAN33
VALLADOLIDYUCATAN14
TOTAL880

Contrasta también con las declaraciones de los fideicomisarios de Banrural, quienes tienen otros datos.

"Los de Champotón, Ticul o Tizimín tienen que viajar para su atención. Ya no se incluyen las emergencias médicas y a nadie se les reembolsa un peso. A todos los que tienen enfermedades crónico degenerativas no les están dando la atención porque no tienen esquemas contratados y en todas la delegaciones teníamos farmacias y servicios médicos...

“Y lo que es peor, algunos de ellos su salud ha empeorado y han fallecido… Nunca en la historia de Banrural se había tenido un servicio médico tan pésimo y tan corrupto”, dijo Serrato Rubio.

Sin medicinas

[caption id="attachment_907901" align="alignleft" width="199"] Elsy del Rosario Hernández y Zozaya[/caption]

Una de las principales quejas de los adultos mayores es que les niegan medicamentos o les ofrecen genéricos en dosis distintas a las que requieren, lo cual ha puesto en riesgo su salud.

"Me dejaron sin los tres medicamentos que el doctor me daba. Empecé a comprar dos por mi cuenta, casi mil pesos. Me quedé varias semanas sin tomar uno que era para mantenimiento de la presión sanguínea. Me fue difícil comprarlo y creí que podía esperar porque no soy hipertensa.

" Repentinamente me sentí mal hasta casi perder la conciencia y dejé de ver, quedé completamente ciega…", narró Elsy del Rosario Hernández y Zozaya, de 88 años de edad. Esa ceguera fue temporal, sin embargo, a partir de ahí comenzó un peregrinar para ella para que le hagan estudios y le den nuevamente las medicinas que necesita.

Jubilados del Banrural, sin especialistas

También faltan especialistas, ya que Community Doctors es quien designa a los médicos a los que pueden acudir los adultos mayores. Sin embargo, actualmente áreas como neumología, patología y oncología no están cubiertas, presuntamente porque no han logrado llegar a acuerdos económicos con los doctores.

[caption id="attachment_907900" align="aligncenter" width="662"] Teresita Reyes Esquivel, jubilada del Banrural[/caption]

“A mí no me ha dado de alta ningún neumólogo, porque no ha habido neumólogos…Yo acudí a un ginecólogo que me ha visto siempre, pagué mi consulta y me saqué estudios porque los necesitaba… Ahora necesito urgentemente una biopsia. La biopsia la hace el patólogo y ahorita no hay patólogo. Yo la voy a pagar: $1,800”, relató Teresita Reyes Esquivel, de 79 años de edad.

Cartas y amparos

Ante esto, los jubilados han hecho todo tipo de gestiones, entre ellas enviar cartas donde detallan las irregularidades a la doctora Mariam Castillo Rupit, supervisora peninsular del Corporativo Médico Community Doctors, quien antes trabajó en el gobierno federal. De enero a septiembre de 2019 laboró en el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, organismo que tiene relación con las licitaciones públicas.

Antes, de octubre de 2016 a diciembre de 2018, ella se desempeñó en el Banco del Bienestar, según su página de Facebook. Hasta marzo de este año Mariam Castillo era residente de segundo año en la Unidad de Medicina Familiar No.75 del IMSS, en Nezahualcóyotl, según el portal de transparencia del Instituto. Actualmente despacha en el módulo médico para los jubilados ubicado en Itzimná a unos pasos de la oficina de los fideicomisarios.

También han recurrido a los amparos, tanto nacionales como locales, ya que la situación afecta a 12,400 jubilados de Banrural en todo el país. De hecho, Community Doctors también ganó el contrato para ofrecer servicios a los fideicomisarios de la zona norte, donde las quejas son similares a las del sur, a pesar de que en el Acta de Fallo de la licitación se asienta que la empresa tuvo todos los puntos necesarios en los rubros de experiencia, especialidad, competencia, dominio y capacidad de equipamiento.

Quieren suspender el contrato

“Nosotros hemos acudido a todo: interpusimos demandas en todos los estados. En muchos estados han otorgado la suspensión… ellos atentan contra nuestro derecho a la salud", afirma Serrato Rubio. En Yucatán hay demandas de amparo en los juzgados tercero, cuarto y quinto.

Los jubilados del Banrural buscan que se conceda la suspensión del contrato, cuya fecha de finalización es el 31 de diciembre de este año, y regresar al sistema de servicios médicos tal y como lo tuvieron hasta el 31 de marzo de este año.

Mientras tanto, Laura Aurora González espera que su enfermedad, un tipo de cáncer que está en piel, no se extienda a órganos internos. "Te vas a quimio y es mortal", dice la mujer, quien también padece de la presión y de una arritmia cardiaca.

[caption id="attachment_907899" align="aligncenter" width="662"]Jubilados del Banrural Laura Aurora González Navarrete, de blusa morada, al manifestarse con sus compañeros jubilados del Banrural[/caption]

Información: Jessica Ruiz Rubio.
Vídeo y edición: Eduardo Méndez Escobedo e Ilse Noh Canché. Fotografía: Valerio Caamal Balam