Por un mejor Yucatán

El nuevo líder de los empresarios yucatecos destaca por su talante conciliador. En su forma de ser y en sus declaraciones, Eduardo Alvarado Mujica (Ciudad de México, 1976) huye de polémicas inútiles y estridencias, aunque defiende su postura con convicción. Quienes lo conocen resaltan de él su moderación y espíritu de diálogo.
domingo, 12 de septiembre de 2021 · 01:30
El nuevo líder de los empresarios yucatecos destaca por su talante conciliador. En su forma de ser y en sus declaraciones, Eduardo Alvarado Mujica (Ciudad de México, 1976) huye de polémicas inútiles y estridencias, aunque defiende su postura con convicción. Quienes lo conocen resaltan de él su moderación y espíritu de diálogo. Eduardo Alvarado Mujica, presidente del CCE Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti sede Sureste), asumió hace unos días las riendas del Consejo Coordinador Empresarial (CEE), cúpula de las organizaciones del sector privado yucateco, con un mensaje en el que destacó la necesidad del esfuerzo compartido “para llegar más lejos y en mejor forma” en la exigencia de construir una sociedad más próspera y solidaria. Consciente de los riesgos y de la tarea ingente que tiene por delante, ve sin embargo el futuro con optimismo. “El verdadero reto es identificar los problemas de manera correcta para poderlos solucionar”, responde cuando se le pregunta por las dificultades que plantea para las empresas el actual entorno pandémico. Ingeniero en Sistemas Computacionales por el Tecnológico de Mérida, Alvarado Mujica lleva media vida ligado a la patronal de Yucatán. Se define a sí mismo como un empresario “con vocación y pasión por el servicio… convencido de que el desarrollo integral de las personas es la base para el crecimiento de las organizaciones y el desarrollo de la sociedad”. Casado, con dos hijos —un varón de 18 y una joven de 15 años— se dice convencido de la importancia de los valores como indispensable punto de equilibrio entre la vida personal y profesional. Llega al cargo de mayor responsabilidad del CCE por el voto unánime de la asamblea, un gesto que resalta la imagen de consenso del sector empresarial yucateco. ¿Cuáles serán los temas prioritarios de su gestión? Primero que nada, conservar la unidad del sector, que nos permite ser interlocutores eficaces entre la sociedad y los tres niveles de gobierno. Un CCE sólido, en el que sus miembros participemos de manera activa y propositiva en la construcción de un Yucatán mejor, beneficia a toda la sociedad. También es importante seguir impulsando la recuperación económica de la entidad, de la mano de las autoridades municipales y estatales. Seguiremos exigiendo medidas para evitar la economía informal en cualquiera de sus formas. Otros temas a los que se dará continuidad son la consolidación del Observatorio Estratégico Yucatán, que ha funcionado de manera muy eficiente como órgano de consulta del sector empresarial para tomar en conjunto las mejores decisiones; la búsqueda de sustentabilidad energética de la región y la mejora continua de la conectividad con el resto del país y el mundo. Seguiremos pendientes de la consolidación del desarrollo turístico y de los proyectos de ampliación del puerto de altura y de la construcción del nuevo aeropuerto internacional de Mérida. No quitaremos el dedo del renglón en temas como el de la seguridad; de la certeza jurídica, que da confianza a los inversionistas; de la transparencia y de su importante e indispensable complemento, que es la rendición de cuentas. Formaremos parte de la supervisión del adecuado uso de los recursos públicos. Por último, pero no menos importante, seguiremos impulsando la iniciativa Hecho en Yucatán, que ha resultado una exitosa estrategia para promover nuestros productos en el resto del país y todo el mundo. Representar y defender los intereses empresariales pocas veces había sido tan difícil, ¿no le parece? No considero que sea más complejo que en otros momentos. Desde luego, los retos cambian de la mano con el entorno político, económico y social, quizá por eso a algunas personas les puede parecer más difícil. Lo complejo es identificar los problemas de manera correcta para poderlos solucionar. Lograr un buen diagnóstico de la realidad, debatir sobre los caminos posibles, planear y ejecutar con compromiso, son los verdaderos retos que afrontamos en la actualidad. La economía yucateca comienza a dar señales de recuperación… ¿qué cree que hace falta hacer ahora? No desviarnos de lo que estamos haciendo bien, no bajar los brazos. La coordinación y la suma de esfuerzos de la sociedad, las autoridades y el empresariado siempre da buenos resultados. La constante revisión de lo hecho nos permite mejorar la fórmula, que en el caso de Yucatán ha funcionado hasta ahora: hemos recuperado gran parte de los empleos perdidos en la pandemia y somos uno de los estados más activos en términos de inversiones. Tenemos que cuidar lo que nos hace diferentes como polo comercial, turístico e industrial: la seguridad; la certeza legal para dar certidumbre a quienes han invertido y a los que piensan invertir en el Estado, y las oportunidades que ofrecemos al mundo por nuestra ubicación y gente. ¿Cuál es el papel del gobierno y cuál el de los empresarios en este proceso? El mismo que en cualquier proceso económico. El gobierno crea un entorno propicio para que los inversionistas —locales, nacionales y extranjeros— consideren a Yucatán como un socio a mediano y largo plazo, sin importar el cambio de administraciones. Por nuestra parte, los empresarios seguiremos generando riqueza para el Estado y su gente, ofreciendo empleos cada vez más variados y mejor remunerados. Nos aseguraremos de que lo que aquí se produce llegue más allá de las fronteras y representaremos a Yucatán en el país y en el resto del mundo con mucha dignidad y con la firmeza que nos caracteriza. Han sido constantes los intentos por polarizar a la sociedad. ¿Existe preocupación porque pueda producirse una ruptura en la unidad del sector empresarial? No, al contrario. Los tiempos complejos suelen unir más a las personas y a las empresas. Los dichos y actitudes que pretenden polarizar dañan, desde luego, pero estamos seguros de que la cordura será la que triunfe. ¿Cómo ve la situación actual de Yucatán? Me atrevería a decir que estable en todos los sentidos. En lo político y social, acabamos de vivir las elecciones intermedias y los resultados hablan de la confianza que la mayoría le tiene a la administración local. Lo decidido por la mayoría quedó plasmado en las alcaldías de los 106 municipios y en el Congreso local. En lo económico, como señalamos antes, el Estado va recuperándose con rapidez de los estragos de año y medio de pandemia y está convertido en un atractivo polo de inversión nacional y extranjera. Percibo un trabajo coordinado entre todos los jugadores de la economía y eso siempre rinde buenos, abundantes frutos.— D.Y.  

Otras Noticias