“Me salió lo valiente”: adolescente yucateco tras ser vacunado

Tranquila jornada de vacunación de los adolescentes
viernes, 7 de enero de 2022 · 05:45

La tercera fecha de aplicación de la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19 para jóvenes de 15 a 17 años de edad transcurrió ayer en forma tranquila y rápida en la Unidad Deportiva La Inalámbrica.

Desde el arranque de la jornada a las 8 de la mañana hasta el cierre a las 6 de la tarde, la asistencia de adolescentes fue constante y gradual, por lo que no hubo aglomeraciones como en la primera vacuna, según recordaron los jóvenes.

Ayer tocó el turno a los nacidos en mayo y junio y hoy viernes a los de julio y agosto. Mañana sábado a los nacidos en septiembre y octubre y el último día, el domingo 9, a los de noviembre y diciembre.

Todos los jóvenes fueron acompañados por su padre, madre, tío o tía que tienen autoridad sobre los menores de edad. Así se vio que la tía Mary llevó, más bien obligó a su sobrino Michel Adolfo Bacab Chi, de 17 años y vecino de la comisaría de San José Tzal, para que se vacunara.

Desde la primera etapa el adolescente se había negado a recibir la vacuna por miedo a la pinchada de la inyección del inmunizante. Sin embargo, ahora que apareció la variante Ómicron que es muy contagiosa, la tía aprovechó para insistir que se debe vacunar para que no contagie a su familia.

¿Por qué no te quieres vacunar?, preguntó el reportero al joven, de oficio terracero.

Sí me quiero vacunar, no he tenido tiempo. No me vacuné la primera vez, me da algo de miedo la aguja”, respondió entre risas. “Tengo miedo a la pinchada, no a la reacción de la vacuna. Me han pinchado por enfermedad, pero siempre le he tenido miedo a la aguja, esta vez sí me voy a vacunar”.

¿Qué te hizo cambiar?, se le insistió.

Por el nuevo virus, que es más contagioso, puedo contagiar a todos”, dijo, pero su primo comentó, también entre risas, que vino a la vacuna obligado por la tía.

Michel dijo que estudia la prepa y trabaja de terracero y que su familia no se ha enfermado de Covid. Él se cuida con su cubrebocas, no se lo quita aun esté con sus amigos o juegue fútbol en la cancha del pueblo.

Me ayuda mucho el cubrebocas, es efectivo”, indicó. “Ya me decidí, me salió lo valiente por la familia, por mí, igual, por eso vine a que me vacunen, pero aquí no se pudo porque soy rezagado. Tengo que ir al módulo de salud de Santa Rosa, que allí atienden a los rezagados”.

Testimonio

Ana Rivero López recibió la segunda dosis tempranito. Llegó a la Inalámbrica a las 7:45 horas con su padre y se retiró minutos después de las 8 de la mañana. Elogió la buena organización del módulo de vacunación y aunque no tuvo problemas con la inyección, sí esperaba una reacción dolorosa como la primera vez.

Con la primera vacuna me dolió el brazo, me dio dolor de cabeza y calentura en la tarde del día siguiente, espero que me pase lo mismo, es la reacción de la vacuna, me cae fuerte”, comentó. “Esta vez sí me dolió la pinchada, la anterior no. Me pareció que estuvo más gruesa la aguja esta vez”.

La muchacha dijo que ya se siente más protegida contra la enfermedad del Covid-19, pero no descuidará los cuidados que la han mantenido libre del virus. Ella usa cubrebocas cuando sale, usa gel antibacterial, guarda la sana distancia y casi no sale a la calle. Ni siquiera asiste a las clases presenciales porque toma clases en forma virtual.

Solo estuve seis meses en mi salón del Colegio de Bachillerato (en 2020) cuando entró la pandemia y la suspendieron, no he vuelto”, indicó. “Creo que suspendieron las clases presenciales por la nueva ola de Covid, pero haya o no clases presenciales, yo seguiré en forma virtual”.

Ella admitió que le da miedo contagiarse de Covid porque ha visto a personas que mueren por esta enfermedad y en su familia hubo contagiados muy graves.

¿Qué le dirías a la gente que no se quiere vacunar?

Que no sean tan ignorantes, están viendo cómo está la situación de los contagios, que ya llegó la cuarta ola con un virus que es muy contagioso”, indicó. “Escuché que este nuevo Ómicron no te mata, pero hay que cuidarse más porque es más contagioso”.

Jesús Chávez Araujo, también de 17 años, llegó antes de las 8 de la mañana porque pensó que habría la misma larga fila de la primera vacuna. Sin embargo, se sorprendió por la poca gente y la rapidez en que aplicaron la vacuna Pfizer y el retiro también rápido del módulo si no presentaba alguna reacción al biológico.

“Estuvo muy tranquilo, rápido me vacunaron. Me dolió la entrada del líquido, no la pinchada. La primera vez estuve platicando y no sentí nada, no tuve reacción, nada me pasó”, informó.

“Ahorita tampoco siento nada, soy mexicano, soy poder máximo. Ya me siento más protegido, pero tampoco voy a salir a la calle sin cubrebocas, si a veces tienes cubrebocas y te infectas, sin esta protección es más rápido de salir positivo”.

En su familia no hay contagios porque todos se cuidan y respetan los protocolos sanitarios, principalmente el uso de cubrebocas, el uso de gel antibacterial o lavado de manos y el cambio de ropa limpia para entrar en la casa.

También se le preguntó su opinión sobre aquellas personas que se niegan a vacunarse contra el Covid, y dijo: “Entiendan que es por su salud, que se cuiden ellos y nos cuiden a nosotros que sí nos preocupamos por vacunarnos”.

Luego informó que durante las fiestas navideñas se reunió con amigos y familias, pero como todos están vacunados y usaron cubrebocas no cree que se contagie.

Las segundas vacunas para jóvenes de 15 a 17 años se aplican en el Centro de Convenciones Siglo XXI y la Unidad Deportiva Inalámbrica.

Sedes de vacunación

Las segundas vacunas para jóvenes de 15 a 17 años se aplican en el Siglo XXI y la Unidad Deportiva Inalámbrica.

Proceso

Jesús Chávez Araujo, de 17 años de edad, llegó antes de las 8 de la mañana porque pensó que habría la misma larga fila de la primera vacuna. Sin embargo, se sorprendió por la poca gente y la rapidez en que aplicaron la vacuna Pfizer y el retiro también rápido del módulo si no presentaba alguna reacción al biológico.

“Poder máximo”

“Estuvo muy tranquilo, rápido me vacunaron. Me dolió la entrada del líquido, no la pinchada. La primera vez estuve platicando y no sentí nada, no tuve reacción, nada me pasó”, informó. “Ahorita tampoco siento nada, soy mexicano, soy poder máximo. Ya me siento más protegido, pero tampoco voy a salir a la calle sin cubrebocas, si a veces tienes cubrebocas y te infectas, sin esta protección es más rápido de salir positivo”.

Otras Noticias