}

La Cuaresma “no fue lo que esperábamos”: pescaderos

Pescaderos tienen fe en repunte de ventas desde hoy
viernes, 15 de abril de 2022 · 02:21

Las pescaderías del mercado Lucas de Gálvez del centro de la ciudad esperan un importante repunte este fin de semana, luego de una Cuaresma que les ha dejado algunos sinsabores debido a que no se alcanzaron las expectativas de ventas a lo largo de la misma.

A decir de los oferentes, el alto costo de los productos fue lo que en muchos casos desalentó a los consumidores, alzas de precios que en muchos casos las pescaderías tuvieron que afrontar disminuyendo sus márgenes de utilidad para animar a los compradores.

Durante un recorrido la mañana del Jueves Santo fue posible observar un gran número de personas adquiriendo pescados y mariscos, pero para los propios oferentes fue apenas en estas últimas semanas de la Cuaresma cuando notaron un incremento en la demanda del producto, lo que no ocurrió desde el inicio de la misma.

La expectativa ahora es que esta buena racha pueda prolongarse por lo menos hasta el sábado.

“Pues regular, quizá baja (la venta), no ha sido lo que esperábamos, esperemos repuntar este fin de semana”, comentó un oferente.

“Regular podría decirse, no ha sido fácil, cierto es que no fue lo que esperábamos, pero en las últimas semanas no nos ha ido tan mal, de hecho esperamos que estos últimos días de Semana Santa se dé un repunte”, dijo Arlette Median de la pescadería “Costa Azul”.

Según los oferentes, la situación económica ha pesado en las ventas de pescados y mariscos, la gente opta por opciones más baratas y rendidoras.

El problema de los pescados y mariscos es que los precios se han elevado mucho y para que los expendedores puedan comercializarlos se ven forzados a disminuir sus márgenes de ganancia con tal de lograr precios atractivos a fin de atraer a los compradores.

Cambiar de variedades de pescado también ha sido una alternativa para hacer frente al aumento de los precios.

Por ejemplo, la tilapia que era una de las opciones más atractivas por su rendimiento y costo, $80 el kilo; al subir a $120 dejó de serlo y de inmediato los compradores se volcaron por un producto similar, la mojarra, que se vende en $70.

Algunos precios que se manejan aquí son: mero, entre $170 y $200 el kilo; cazón, $90; filete normal, $140; camarón coctelero, $140, filete para ceviche, $120; “chivita”, $240 y caracol, $180.

Los expendedores explicaron que constantemente les llega producto fresco, pero no en los volúmenes que desearían debido a que la economía no está ayudando.— Emanuel Rincón Becerra