Mérida

Madura el CICY proyectos acerca de dos plantas

sábado, 21 de mayo de 2022 · 01:53

El Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) ya maduró dos proyectos que aterriza en la Península: la micropropagación de las plantas clonadas de henequén de élite y la preservación de la palma jipi japa.

El director general del CICY, Pedro Iván González Chi, consideró que la planta de henequén está en un nuevo boom muy interesante por el regreso de las fibras naturales en el mercado global y el gobierno del Estado tiene en puerta un programa de siembra masiva en muchas comunidades del norte del Estado.

“Desde hace tres años estamos vendiendo muchas plantitas de henequén”, afirmó en entrevista con el Diario. “Recientemente recibimos una propuesta del gobierno estatal para generar un programa para poner a disposición de muchas comunidades plantas de henequén élites que producimos. Todavía está en el papel la propuesta, pero es el resultado de todas las ventas que hemos tenido en los últimos años y de que el mercado nos empieza a conocer”.

Cualidad

El doctor en materiales explicó que los henequenes que produce el CICY tienen la cualidad de no solo desarrollar plantas muy grandes, sino que a los tres o cuatro años ya se puede cosechar las hojas de henequén y también empiezan a producir hijos de henequén de la misma calidad.

“La producción ‘in vitro’ acelera la producción, claro que tiene un costo y allí está el cuello de botella, pero una vez que se invierte en la parte inicial luego solo viene la cosechas”, indicó.

“El proceso de las plantas es más rápido y dan hijos que tienen las mismas características. Solo hay que encontrar un esquema de financiamiento que pueda soportar a los productores en los primeros tres o cuatro años mientras empiezan a producir. Este programa tiene que ser en mancuerna con el gobierno del Estado porque el CICY no puede hacerlo solo”.

El doctor González Chi informó que las plantas de henequén clonadas las compran pequeños productores privados, cordeleros que todavía tienen sus empresas. En 2020 el CICY capacitó a 140 pequeños productores sobre la forma de manejar la micro planta y trasplantarla porque es muy distinta a la planta tradicional que se conoce en la época del oro verde de Yucatán.

“El plan de gobierno estatal es una propuesta para algunas zonas de Yucatán, principalmente en la parte norte de la Península donde esas tierras son para ese cultivo”, dijo. “Hay una demanda de la planta de henequén, está regresando lo natural y eso es una gran oportunidad. Ya habíamos vislumbrado desde hace cinco años que se daría ese cambio del regreso de las fibras naturales por las plásticas por las cuestiones ambientales”.

Poco a poco construyeron instalaciones de una biofábrica en el Parque Científico porque sabíamos que en 5 o 10 años el henequén resurgiría en el mercado global.

¿Agarrará nuevo auge como en la época del oro verde?, se le preguntó.

“No creo que llegue al mismo nivel que tuvo en aquel momento. Antes éramos un monopolio y actualmente hay una competencia entre brasileños, africanos y asiáticos”, indicó. “Esta competencia es la razón para hacer ciencia para que Yucatán compita con esos mercados. No creo que llegue a ese nivel del oro verde, pero hay una muy buena oportunidad que se convierta en uno de los varios pilares de la economía”, replicó.

¿Los extranjeros compran las plantas de henequén del CICY?

“Tenemos una política de beneficiar primero a México. Sí hay extranjeros interesados en una compra masiva de esta tecnología del henequén y del cocotero”, manifestó. “Sí hay un interés internacional por el trabajo de investigación que realizamos. Los propios investigadores publican sus artículos científicos y se hacen propaganda. Lo leen los empresarios y piden información, pero tiene prioridad México, no necesariamente los proyectos tienen que aplicarse en Yucatán, sino en territorio nacional donde lo acepten”.

Otro proyecto de investigación maduro que está en aplicación en la Península de Yucatán es una relacionada con la preservación de la palma jipi japa que se usa para la elaboración de sombreros en Bécal, Campeche, y Yucatán.

Dificultad

El doctor dijo que esta planta jipi japa tiene mucho problema para su propagación. Uno de los investigadores del CICY trabajó por 13 años con esta palma, investigó la forma para hacer la micropropagación clonal de la planta y lo logró.

Ahora, intenta transferir este conocimiento a los mismos productores y en este proceso descubrió que el problema de la palma jipi japa es no solamente de reproducción, sino es de tipo social, económico y organizativo.

Con base en esta investigación, el CICY trabajó con varias instituciones de educación superior y después de un año surgió un proyecto de turismo alternativo que tiene como eje central la palma y la confección de sombreros. Con la colaboración de los institutos superiores de Campeche y Quintana Roo involucraron a toda la cadena productiva y enseñaron desde el manejo de agua, la micro propagación, la siembra, cultivo y cómo transferir los conocimientos de una generación a la siguiente y todo esto es materia para el turismo alternativo.

En este proyecto de la palma jipi japa destacó la alianza de Yucatán, Campeche y Quintana Roo. En el caso de la palma, la aprovechan habitantes de Halachó y Bécal que aprovechan este material para los sombreros y Quintana Roo aporta su experiencia en materia turística para detonar el turismo alternativo basado en la fabricación de sombreros y el cultivo de las plantas.— Joaquín Chan Caamal

Otras Noticias