Destacada

Atención federal al 70% de las escuelas de la entidad

Los fondos serán administrados por padres de familia

El delegado de Programas de Desarrollo del gobierno federal, Joaquín Díaz Mena, informó que el programa “La Escuela es Nuestra” destina $309 millones este año para la reparación o equipamiento de 812 escuelas públicas de Yucatán.

En Mérida asignarán dinero público federal a 388 escuelas de los niveles preescolar, primaria y secundaria por un monto de $173 millones, dinero que, según informó, administran libremente los padres de familia sin supervisión ni concurso de obras o compras de artículos.

En entrevista colectiva durante la Expo Ambiental Canaco 2022, el superdelegado del gobierno federal afirmó que trabaja fuerte en el tema de “La Escuela es Nuestra” en Mérida y Yucatán.

El funcionario explicó que el dinero federal no se suministra a ningún orden de gobierno, le llega directo a los padres de familia y lo gasta un comité que eligen en asamblea en cada escuela beneficiada. El dinero público se entrega de acuerdo a la matrícula escolar de las escuelas y es de $200 mil pesos cuando tienen 100 alumnos; de $250 mil cuando rebasan ese número y de $600 mil si es una escuela grande.

“Con el dinero que reciben las escuelas les alcanza para dejarlas como si fueran privadas por lo bonitas y equipadas que quedan”, señaló Díaz Mena. “Se invierte ese dinero en lo que requiera la escuela para que mejore la calidad de la educación de sus alumnos”.

Las escuelas puede ser utilizar los fondos para reparación de baños, aulas, construcción de domos, compra de equipos de cómputo y proyectores, aires acondicionados y pago de servicios de internet.

Díaz Mena señaló que las obras son supervisadas por los padres. Normalmente los padres de familia lo vigilan y recordó que el espíritu de este programa educativo es que el comité de padres de familia decida en qué se va a invertir el dinero. La delegación federal de la SEP y de Bienestar solamente sugieren que revisen las condiciones de los baños, andadores, aulas, antes de gastar el dinero que reciben y después ya es libre la inversión en lo que necesite el plantel escolar.

“No se concursan. La comunidad escolar compra las cosas donde está más barato y contratan a los mismos padres de familia para que trabajen en la construcción de las obras”, manifestó Díaz Mena.

 

“Las escuelas de Yucatán están muy bien. Ya atendimos al 70% de las que tiene el estado en educación básica y en un año cubriríamos el 100%”, señaló el delegado de Programas de Desarrollo del gobierno federal, Joaquín Díaz Mena, al referirse al programa “La Escuela es nuestra”.

“El jueves estuve en 10 escuelas de Valladolid organizando a los maestros y padres de familia para que reciban el apoyo. Nos decían algunos profesores que en 15 años de servicio que tenían en su escuela nunca les habían llegado recursos suficientes para atender las necesidades”, indicó.

El programa destina $309 millones este año para la reparación o equipamiento de 812 escuelas públicas de Yucatán.

El funcionario dijo que hoy las obras de infraestructura educativa no se imponen desde las oficinas de Ciudad de México porque cuando existía el Capfce mandaban bebederos en comunidades donde no había agua potable. Hoy el dinero lo tienen y manejan los padres de familia y lo invierten en lo que necesitan los niños que asisten a las escuelas.

Los recursos

El súperdelegado explicó que para recibir el beneficio de este programa la escuela realiza la solicitud, elige un presidente y una tesorera que por reglamento tiene que ser una mujer, un secretario que debe ser un docente y dos vocales.

Además, se elige un comité de transparencia con tres padres de familia para que vigilen el ejercicio de los recursos, las obras contratadas o las compras.

Cuando se cumple con todos los requisitos, el gobierno federal entrega una tarjeta bancaria a la tesorera electa y le transfiere el monto del dinero que le corresponde a la escuela.

Díaz Mena reconoció que este programa a veces genera algún conflicto entre los integrantes del comité por el manejo del dinero, pero cuando esto sucede intervienen la SEP y la Secretaría del Bienestar y con diálogo lo resuelven.— Joaquín Orlando Chan Caamal

Avances en sucursales del Banco Bienestar 

En otro tema, el súperdelegado de la 4T en Yucatán informó que de 70 sucursales del Banco Bienestar 5 ya están funcionando en los municipios de Ticul, Tizimín, Sucilá, Hocabá y una en Mérida, que está en las oficinas de la Secretaría del Bienestar. Otras 30 sucursales ya están totalmente terminadas, pero todavía no funcionan y 35 están en proceso de construcción.

En Mérida abrirán en total 10 sucursales de Banco Bienestar. Ya tienen los terrenos y espacios en edificios cercanos al INAH, IMSS de la 42 sur, Sader y Conagua, y ya solicitaron al Ayuntamiento de Mérida que aporte los terrenos para cinco sucursales.

Están en gestión los terrenos ante el Ayuntamiento y espera que pronto tengan una respuesta. 

Más de

Otras Noticias