¿Coincidencias?

Tráfico de tierras en Yucatán: Similitudes en líos que implican a notarios locales

martes, 3 de mayo de 2022 · 05:30

El reciente caso de un arquitecto meridano que denunció un despojo de sus propiedades guarda similitudes con otro asunto que fue a parar a los juzgados.

De acuerdo con información cotejada por nuestros reporteros, en los dos casos se utilizó un poder ilegal para consumar compraventas fraudulentas, es el mismo notario que avaló el documento y en ambas situaciones los terrenos en conflicto se ubican en Tulum.

La diferencia es que uno de esos asuntos llegó a los juzgados. El otro está todavía en la etapa de investigación, que ya lleva tres años.

La mafia inmobiliaria, con alcance más allá de Yucatán

Anteayer publicamos que la autoridad judicial de Yucatán investiga un caso más que se enmarca en las actividades de la mafia inmobiliaria, ahora con alcances en Quintana Roo.

La investigación involucra a dos notarios yucatecos: uno, Luis Silveira Cuevas, certificó el otorgamiento de un poder apócrifo; el otro, Carlos Tomás Goff Rodríguez, dio fe de una compraventa basada en ese documento ilegal.

El blanco de ese nuevo fraude son dos terrenos ubicados en Tulum, Quintana Roo, por los cuales los usurpadores del dueño obtuvieron cinco millones doscientos cuarenta y seis mil setecientos setenta y ocho pesos, según se indica en los documentos de la compraventa.

El poder, clave en el tráfico de tierras

En las dos operaciones que ya mencionamos, el poder otorgado ante notario desempeña un papel clave, porque permitió consumar las ventas en nombre de los propietarios.

Los datos recabados arrojan lo siguiente:

—J.C.C.P y P.M.B.O (se omiten sus nombres en la causa penal) denunciaron que ante la fe de Silveira Cuevas, titular de la Notaría Pública número 8, se otorgó en su nombre un poder a favor de M.R.J.

Falsificación de firmas de las víctimas del tráfico de tierras

—Con ese poder, para el cual se falsificaron las firmas de los denunciantes, M.R.J. procedió a enajenar cuatro predios en Tulum, sin derecho y consentimiento de quien puede disponer jurídicamente de los mismos.

—Ante esas denuncias y con el resultado de las investigaciones se abrió un proceso penal contra el notario Silveira Cuevas, por el delito de falsificación de documentos. Hace unos días, un juzgado decidió no vincularlo a proceso.

—Las siglas de M.R.J. que aparecen en el expediente citado coinciden con el nombre de Margarito Rodríguez Jiménez, quien, como publicamos anteayer, es la persona a quien supuestamente Alejandro V.T. concedió un poder amplio —también ante la fe del mencionado notario— para vender dos terrenos en Tulum.

—En ambos casos se denunció, entre otros ilícitos, la falsificación de firmas. En el segundo, que todavía no llega a los tribunales, un peritaje arrojó que la rúbrica que aparece en el poder avalado por la notaría es falso, es decir, no corresponde al auténtico propietario.

Los inmuebles pasaron a otras manos

—Los dos inmuebles a que nos referimos anteayer fueron vendidos fraudulentamente a José Daniel Suárez de la Cruz, quien después los comercializó a terceras personas ante notarios de Tulum y de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo.

—Uno de esos terrenos fue fraccionado finalmente en 16 lotes, lo cual de alguna manera ha complicado, no frenado, el proceso legal que sigue el verdadero dueño para su recuperación.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Otras Noticias