Mérida

¡Ya Basta!: “Contundente” mensaje de un fallo al Congreso

viernes, 1 de julio de 2022 · 01:51

Para el colectivo ¡Ya Basta!, el amparo que le otorgó la justicia federal contra el Congreso del Estado por una violación a la Constitución General de la República es clara muestra de que el poder ciudadano, cuando se ejerce, rinde buenos frutos.

También considera que el mensaje al Poder Legislativo es que no puede pasar por alto los derechos de los ciudadanos y hacer lo que le da la gana, o responder solo a quien quiere, en una actitud de soberbia y altanería.

Además, subraya, se les recuerda a los funcionarios públicos, en especial al Poder Legislativo, que hay que cumplir la ley.

“Con esta sentencia quedó comprobada la recurrente práctica de violación a las leyes”, subraya Blanca Estrada Mora. “Es algo lamentable, preocupante, y en el grupo promotor de ¡Ya Basta! tenemos muy claro lo que ofrecimos hace cinco años cuando presentamos este proyecto ciudadano: no solo nos preocupamos, hay que ocuparnos. Y eso estamos haciendo”.

Por qué y para qué

Ayer publicamos que el Juzgado Tercero de Distrito concedió el amparo y la protección de la justicia federal al grupo promotor de ¡Ya Basta! contra actos del Congreso de Yucatán.

De acuerdo con la sentencia, el Poder Legislativo violó el artículo 8 de la Constitución General del país y los derechos fundamentales del proyecto ciudadano al no responder a un escrito que éste le presentó hace casi diez meses, para solicitar una reunión con los integrantes de la Junta de Gobierno y Coordinación Política a fin de dialogar sobre el cumplimiento del modelo de Parlamento Abierto.

El juzgado ordena al Congreso que conteste “en forma congruente, exhaustiva y completa a la petición formulada mediante escrito presentado el diez de septiembre de dos mil veintiuno, debiendo fundar y motivar su determinación”.

Claridad y cinismo

Entrevistados en torno a la resolución, Blanca Estrada, Marysol Canto Ortiz y Nicolás Andrés Dájer, integrantes del equipo promotor de ¡Ya Basta!, coinciden en que el sentido de la sentencia es muy claro: el Congreso violó un precepto constitucional e, incluso, tuvo “el cinismo” de reconocerlo en el informe que le solicitó el Juzgado Tercero.

La abogada Canto Ortiz dice que mucha gente que se siente vulnerada en sus derechos no recurre a las herramientas que brinda la ley para combatir atropellos, y en este caso ¡Ya Basta! ratifica que se debe pasar de la queja a la acción.

“Solicitamos una reunión con los diputados y se les hizo fácil no darnos respuesta, por las razones que hayan tenido. No les dio la gana. Y la justicia federal nos da la razón y les dice que nos deben responder”, señala.

También indica que al Poder Legislativo le quedan dos caminos: acatar el fallo del Juzgado Tercero de Distrito o presentar un recurso de revisión si considera que no debe responder a ¡Ya Basta!

Nicolás Andrés añade que la sentencia federal es más que clara y le envía un mensaje contundente “a la dirección de asuntos legislativos” (el Congreso) del Ejecutivo: hay una ley y hay que respetarla.

El presidente de la asociación civil “SOS Colonia México” hace notar que, lamentablemente, es escasa la ciudadanía que utiliza las herramientas legales para protegerse de actos de la autoridad, y cuando lo hace no es raro que desista ante la maraña de obstáculos que muchas veces encuentra. Es decir, se resigna a que “no pasa nada”.

La maestra Estrada Mora enfatiza lo siguiente:

—Hay dos puntos: el primero es que estamos hablando de la primera demanda de amparo que presentó ¡Ya Basta! Es un primer amparo que promovimos porque el Congreso del Estado violó el derecho de petición que tenemos los ciudadanos, un derecho establecido en el artículo 8 de nuestra ley suprema, que es la Constitución de la República.

—Tal como señala ese artículo, presentamos una solicitud para una reunión con la nueva Legislatura —estamos hablando del mes de septiembre de 2021—, a fin de hablar con la Junta de Gobierno y Coordinación Política sobre el cumplimiento del modelo de Parlamento Abierto, que está en la Ley de Gobierno del Legislativo.

—Hicimos esta solicitud tal como marca la ley: por escrito y de manera respetuosa. Y está establecido que tiene que haber, obligatoriamente, una respuesta.

—El punto dos es que pasaron ocho meses de una lamentable conducta que tal parece es la que se asume recurrentemente ahora en nuestro Estado: no importa que se viole la ley, pero no doy respuesta a quien no le quiero dar respuesta, no cumplo con todo lo que está establecido... Esto es una muestra de soberbia, altanería e incumplimiento, sobre todo en el caso del Poder Legislativo, con la supuesta representación popular que debe tener.

—Pasaron ocho meses en los que realmente hicimos gala de paciencia, pero ante la falta de respuesta llegó el momento en que decidimos hacer uso de las herramientas legales y pedir amparo por denegación de justicia, por incumplimiento del artículo 8 de la Constitución.

—Durante el proceso del juicio, el Congreso del Estado mandó una serie de explicaciones y argumentos, todos infundados como dice con claridad la sentencia.

—Dentro de este panorama hay una luz, un destello para los ciudadanos, para que ejerzamos nuestros derechos con fundamento en la ley.

Ni dueños ni control

—Cierto, hay un mensaje para la ciudadanía, pero hay también un amplísimo mensaje para los funcionarios públicos, de que las cosas de Yucatán no hay que dejarlas como están, de que hay que cumplir la ley, y de que no se suban a un ladrillo pensando que son dueños y tienen el control de todo.

—La sentencia es muy clara. Nos otorga la razón y le dice al Congreso que tiene que cumplir la ley y darnos una respuesta. Si no lo hiciera y cayera en desacato enviaría también un mensaje contundente: que lo que menos le interesa es cumplir la ley. Sería un mensaje terrible porque los diputados son los encargados de hacer o reformar las leyes.

—Sería una muestra mayúscula de que no les importa el cumplimiento de la ley, tal como han demostrado en el modelo de Parlamento Abierto, que está establecido en su propia Ley de Gobierno pero no lo cumplen.

—Si no acatan esta sentencia, lo cual no sería nada sorpresivo, sería la muestra fehaciente de que en Yucatán estamos viviendo momentos de absoluta falta de representación política y de violación a los derechos ciudadanos “casi ” establecida como política pública, confiados (los legisladores) en que los protegerá el manto de la impunidad.

—Con todo, la sentencia del Juzgado Tercero de Distrito del Poder Judicial de la Federación es de verdad una luz que anima a seguir. Y en ¡Ya Basta! vamos a seguirle.

Otras Noticias