Foro IMEF 2022

Carlos Loret de Mola considera que el sector empresarial le ha ''quedado a deber'' a México

"Los organismos empresariales, para mí, han quedado a deber al país y la democracia", señaló desde Mérida el periodista.
sábado, 2 de julio de 2022 · 05:45

Los casi 500 asistentes que escucharon la plática del periodista yucateco Carlos Loret de Mola durante el final del Foro IMEF 2022 rieron con su buen humor, reflexionaron por la visión política que expuso sobre México y guardaron silencio cuando el titular del noticiero Latinus arremetió contra el sector empresarial.

“Los organismos empresariales, para mí, han quedado a deber al país y la democracia, particularmente el Consejo Mexicano de Negocios, Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Asociación de Bancos y el top 20 de los más ricos”, fustigó en su charla en el salón del hotel Fiesta Americana.

“Cada vez que tengo alguna reunión con empresarios de diferentes partes del país me encuentro con un empresariado que dice ‘ya basta’, del ‘ya no’, que dice estar trabajando por México y para México, que está defendiendo lo suyo, pero en el plano nacional los ricos del top 20 de este país se arreglan en lo oscurito con el presidente López Obrador”.

El CCE está de rodillas ante López Obrador. Fuera de micrófono y cámara, tomando el café me dicen ‘ese señor está loco’, pero luego los veo sonrientes y abrazados del Presidente en el despacho de Palacio Nacional, muy contentos”.

“Cuando escucho ‘el señor está loco’, les digo: por qué no lo dices en Palacio, por qué no sales y lo dices a la prensa, pondrá a todo México en el precipicio de una crisis económica”, reiteró.

“Ya llevamos tres años y medio en la cual los organismos empresariales han danzado con la música que les ha puesto el presidente López Obrador, ¿y que tenemos como realidad económica del país’?, pues que la inversión está muerta, que la economía está caída al doble y la recuperación es lenta”.

Califica como "bueno" el desempeño de la sociedad civil

Una opinión contraria tiene el periodista sobre el desempeño de la sociedad civil. Calificó que ha hecho un trabajo extraordinario,   ha resistido los embates presidenciales y represión porque les manda a practicar auditorías, los critica y hasta pide al gobierno de Estados Unidos que los deje de financiar a estos grupos civiles porque lo considera parte de la oposición a la transformación de la 4T.

También tuvo algún reconocimiento a los partidos de oposición al nivel de votos  en las cámaras nacionales legislativas, ya que ha frenado casi todas las iniciativas que son contrarias al beneficio colectivo.

 

México, un país rojo

“No puedo dejar de mencionarles la peligrosa y creciente alianza del Presidente con el crimen organizado que ha escalado en su participación política en México”, comentó.

“Hoy es el brazo operador electoral  más importante que tiene Morena”, expuso. “El caso Sinaloa en las elecciones de 2021 quedará marcado en la historia del país, allí secuestraron a los funcionarios electorales, los narcos del Cártel de Sinaloa ‘levantaron’ a los que   cuidarían las casillas y los liberaron al día siguiente. La elección arrojaba una diferencia de cinco puntos y terminó en 20 puntos”.

“Este es el verdadero motivo de la estrategia de López Obrador”, dijo Loret de Mola. “Si el país se está bañando de sangre, al Presidente no le importa, no  cambiará su estrategia porque estos señores (del narco) le están dando gobiernos estatales a montones a Morena”.

“Ya lo demostraron en la elección de 2021 ganando todo el corredor del Pacífico y lo volvieron a demostrar en 2022 con cuatro de seis gubernaturas. Hoy vemos al Presidente que abandona su tarea de gobierno y está dedicado y concentrado en lo que mejor hace: la campaña para la sucesión presidencial”.

“Pasa algo en el país y no hay nadie en sus oficinas porque todos están en campaña, esto es un factor de pesimismo, es lo que pienso”.

Optimismo para los mexicanos

Loret de Mola expuso varios casos que deben levantar el optimismo entre los mexicanos porque son elementos reales que podrían influir en las elecciones de 2024.

Hace cuatro años la conversación central en el país era si algún día lograrían que López Obrador dejara la presidencia y hoy se habla de la sucesión presidencial. Ya casi nadie duda que él se irá cuando concluya su período y eso es un avance enorme en términos de defender la democracia.

  • Antes ya se sabía quién ganaría la elección porque había fraude, hoy las contiendas empiezan de una manera y terminan de otra. Allá está el caso de Nuevo León, donde Morena tenía el primer lugar en las encuestas y terminó en cuarto. Samuel García, de Movimiento Ciudadano, que empezó en cuarto, terminó en primero.
  • Esto quiere decir que sí importan los votos, que hoy como sociedad está bien exigir una democracia más sofisticada que se ocupe de acceso a los medios de comunicación, de la vigilancia del dinero, pero nadie duda que en México ya se cuentan los votos y el que sume más es el que gana.

Algunas razones para tener optimismo para el 2024 y decirle “Esto no, Presidente”, son:

  • Quiso hacer gobernador a un presunto violador como Félix Salgado Macedonio y no pudo. Se conformó con hacer gobernadora a su hija.
  • Quiso poner de embajador en un país de América Latina a un tipo acusado de acoso sexual y no pudo, tuvo que echarse para atrás.
  • Quiso hacer quizá la regresión más grande en la economía de este país, que particularmente hubiese pegado más fuerte a la península de Yucatán, como fue su contra reforma energética  y la perdió en el Congreso, y no pudo.
  • Quiso meter a la cárcel a 30 científicos porque protestaron lo que pasaba en el país y que había hecho “chafa” para trepar a su fiscal, y no lo logró.

Quiso salirse con la suya para que en la elección de 2021 pasara lo mismo que en 2018, lo que llaman la sobre representación, y no pudo.  En 2018 Morena tuvo 38% de los votos, pero consiguió el 58% de los diputados. Esta vez no logró la “súper mayoría” que le permitía tener la protección en el Congreso de la Unión.

Sistemáticamente ha tratado de doblar a los jueces que emiten fallos en su contra, pero estos jueces que son el eslabón más débil del Poder Judicial han resistido.

Quiso que el SAT pudiera entrar en las casas y revisara hasta los cajones, pero no pudo.

Quiso hacer el famoso “decretazo” para que todas sus megas obras no pudieran ser sujetas de ninguna defensa legal por parte de los afectados, porque todos eran de seguridad nacional, y se lo rebotaron.

Quiso hacer un padrón de seguridad con celulares y con este pretexto tomarnos hasta el iris de los ojos. Era parte del sistema de datos biométricos para Morena y no pudo.

Quiso extender el mandato del presidente de la Suprema Corte, como ensayando la posibilidad de una reelección de un poder como el que ostenta, y no lo logró.

Quiso meter al bote a Ricardo Anaya y no lo ha logrado.

Autoritarismo presidencial

“¿Qué quiero decir con todo esto?”, preguntó el comunicador. “Que la resistencia de la sociedad civil importa, y ha tenido muchísimos éxitos frente a un presidente que, a mi juicio, es el presidente más autoritario de México en su era moderna.

“López Obrador se ha encontrado con un músculo de resistencia de una sociedad, de una parte del empresariado, de una serie de  resortes que le han impedido hacer todo lo que ha querido”.

También destacó la resistencia de las instituciones y que por esta razón el Presidente ya no tiene la “súper mayoría” en las cámaras de Diputados y Senadores. Sistemáticamente desprestigia al INE, pero ¡sorpresa!, hoy el INE es más popular en las encuestas que el propio López Obrador.

Por ello quiere acabar con varios consejeros electorales, particularmente con el presidente del INE, Lorenzo Córdova, y Ciro Murayama, pero no ha podido.

Acaba de presentar su iniciativa de reforma electoral para tratar de quedarse con el control del INE y ya todos los partidos de oposición ya le dijeron que no pasará, y con esos votos es  seguro que no se aprobará.

 

También tenía en la bolsa al Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal, que es el que tenía la última palabra de una elección, estaba arriba de la autoridad del INE. Él lo gobernaba mediante un magistrado, pero ese magistrado presidente ya no lo es, este poder  se independizó.

El Presidente tenía dominio de los ministros de la Suprema Corte, los tenía en la bolsa, pero de tanto atacarlos, criminalizarlos e insultarlos, uno a uno se fueron rebelando hasta que hoy  perdió el control de la  Corte.

Ahora quiere dejar como presidenta de la SCJN a su amiga, a la esposa de su constructor favorito José María Riobóo, el que canceló el aeropuerto de Texcoco y tuvo la idea de construir el AIFA. Ya la hizo ministra y quiere que sea la presidenta de la Corte, pero todo apunta que no será y nombrarán a otro ministro.

“¿En qué se traduce este renglón?, en algo que les interesa a ustedes, en contener el desprestigio internacional de México en términos de certidumbre económica, en que en México hay instituciones que han resistido el apetito autoritario del mandatario populista más megalómano de América Latina”, señaló el periodista.

 

Más de

Otras Noticias