Destacada

Empresarios en Yucatán deben ver hacia el futuro, destacan en charla del Ipade

Destaca varias claves para la recuperación
miércoles, 6 de julio de 2022 · 05:45

“Lo que hemos vivido a raíz de la pandemia ha hecho que los empresarios tengan que ser creativos, innovadores, modificar distintos elementos, distinta estructura de su modelo de negocios para mantenerse competitivos y sirviendo a sus clientes”, expresó ayer Ernesto Bolio Barajas, director del Programa de Perfeccionamiento del Ipade.

Abordado antes de la ponencia “El empresario ante la realidad actual: dirección y emprendimiento, dos caras de la misma moneda”, que ofreció ante integrantes de la generación de egresados de Alta Dirección 2016-2017, Bolio Barajas señaló que actualmente se vive en una época de muchos retos e incertidumbre.

Aspectos de las charlas del Ipade. Fotografías de Ramón Celis

Si bien cada empresa es distinta, señaló, hay empresas que resultaron más afectadas que otras durante la pandemia, pero también hubo empresas que salieron beneficiadas ante las circunstancias.

“Lo importante es que el empresario siempre vea hacia el futuro. Que al mismo tiempo en que está haciendo que las cosas sucedan en el día a día, de acuerdo con sus presupuestos o sus planes, nunca pierda la perspectiva de hacia dónde debe llevar a la empresa y cuál es el rumbo de adelante”.

Asimismo, mencionó que ante la incertidumbre existente, principalmente por la pandemia, los empresarios deberían dialogar con gente relacionada con sus negocios y con otros que muchas veces están atravesando la misma situación.

“Si alguien se hubiera imaginado hace cinco años que en este período iba a pasar esto y esto, nadie lo hubiera creído y hubieran tachado a quien lo hubiera dicho como un iluso o como un pesimista… Y, literalmente, esa es la vida del empresario: enfrentar el futuro y hacer empresa”, resaltó.

La Salud, factor clave en el ámbito empresarial

Ernesto Bolio Barajas, director del Programa de Perfeccionamiento del Ipade

Bolio Barajas comentó también que uno de los elementos claves que tiene el ser humano y, por tanto, la empresa, es la salud.

“Cuando tocan algo tan esencial como la vida humana, eso hace que las estructuras de las empresas se vean afectadas porque, insisto, al fin y al cabo, uno puede tener planes, puede tener mejores ideas, generar grandes conductos, ser muy servicial, tener las mejores técnicas para competir, la mejor estrategia… Pero sin salud todo eso no sirve de nada”.

Sin embargo, agregó que siempre hay que ver las cosas con optimismo, construir comunidad y trabajar de la mano para sacar adelante los grandes retos que presentan aquí para el mundo las empresas en Mérida.

“Al fin y al cabo, lo que siempre vemos es que el empresario está llamado a grandes cosas, a pensar en grande, a hacer que las cosas sucedan, a soñar y quedarse cortos… Eso es una parte fundamental del mundo empresarial, hacer que se transforme la realidad, que la cultura se vaya haciendo más relevante desde el punto de nuestro negocio, porque claramente nuestro país requiere de grandes empresarios”, señaló. 

La pandemia, un reto empresarial

La actividad se llevó al cabo en un hotel de la avenida Colón y contó con la participación de los doctores Rodrigo de León González y Ernesto Bolio Barajas, profesores e integrantes del Comité Ejecutivo del Ipade.

Rodrigo de León González, profesor del Comité Ejecutivo del Ipade

La bienvenida estuvo a cargo del empresario Armando Casares Espinosa, presidente de la generación, quien destacó las diferencias entre sobrevivir y renacer luego de la pandemia de Covid-19.

“La supervivencia está dictada por lo inmediato; el renacimiento, por la transformación para el largo plazo”, expresó.

El empresario consideró que después de la pandemia las empresas exitosas deben tener cuatro características importantes: rapidez, agilidad, inteligencia y emotividad.

“Ser rápida, ágil, inteligente y emocional son cuatro características útiles que se antoja mucho poseer, aunque, ciertamente, se ve que no será fácil tenerlas todas. Si algo nos ha enseñado esta crisis es, precisamente, a pensar y actuar rápido, a ser ágiles, a usar la inteligencia colectiva y a manejar las emociones de manera positiva”, apuntó.

Tener una organización con esas características, indicó, es un propósito audaz; hay que aprovechar la crisis para que aflore lo mejor de cada uno.

El impacto de la guerra en el mundo

Tras la apertura, el doctor Rodrigo de León González ofreció la ponencia “Rusia y Ucrania: prisioneros de la geografía”, en la que hizo un análisis de lo que está sucediendo en esa parte de Europa y su impacto en el resto del mundo.

En su participación, el ponente señaló como posibles causas de la guerra un interés territorial, pues Ucrania es un territorio relevante con alta producción de granos, reservas minerales y paso de gasoductos rusos.

También mencionó como posible causa el significado de Kiev, capital de Ucrania, como cuna del imperio ruso ortodoxo.

Una tercera causa sería la existencia de zonas pro-rusas, así como pretender mantener a Ucrania como un amortiguador frente a las fuerzas militares de la OTAN.

Rodrigo de León González, profesor del Comité Ejecutivo del Ipade

De León González también preguntó por qué ahora se está dando el conflicto y él mismo respondió que porque Rusia es mucho más poderosa que antes y la posibilidad de adhesión de Ucrania a la OTAN se incrementaba.

Pero también porque Vladimir Putin es hoy más poderoso que hace 22 años, por el poder militar, territorial y energético, porque Rusia tiene actualmente una economía fortalecida, sobre todo en poder de consumo, porque es capaz de retar al poder occidental, porque el Covid-19 debilitó al mundo, porque China está convirtiéndose en la primera potencia del mundo, y porque Ángela Merkel se retiró, entre otras razones.

Viendo hacia el futuro, el especialista compartió que probablemente Rusia se debilite, pero no se desplomará, pues China lo salvará comercial y financieramente.

“Creo que el perdedor de esta guerra va a ser Rusia, pero creo que el ganador quizá no va a ser la OTAN, sino que va a acabar siendo China”.

Y hablando de China, que es hoy el principal socio comercial de la mayoría del mundo, y en diez años será la primera potencia, pero no llegará a ser potencia hegemónica, como sí llegó a ser Estados Unidos.

Más de

Otras Noticias