Mérida

La SSY impulsa un programa de intervenciones

2/8/2022 · 01:30

Brindar atención integral médica y psiquiátrica con pleno respeto a los derechos humanos, sin internamientos y en forma voluntaria, es el objetivo del programa “Libre de drogas” que impulsa la Secretaría de Salud (SSY) desde el inicio de la administración del gobernador Mauricio Vila Dosal, informó el director del Instituto de Salud Mental, Arsenio Rosado Franco.

De acuerdo con un comunicado, por indicaciones del titular de la dependencia, Mauricio Sauri Vivas, profesionales del ramo registraron esa estrategia en 2020, expuso el funcionario.

En respuesta a la convocatoria nacional de Calidad en la Atención Médica, dijo, la comisión dictaminadora de la Dirección General de Calidad y Educación en Salud determinó que se seleccionó a la entidad, entre cinco participantes, para recibir financiamiento.

Luego señaló que de octubre de ese año a diciembre de 2021 se integró una red de unidades de Mérida, que incluye al Centro de Salud de Mérida; de Atención Primaria en Adicciones (CAPA) 2 y 3, en las respectivas colonias Mayapán y Dzununcán, e Integral de Salud Mental, así como el Hospital “Dr. Agustín O’Horán”.

Rosado Franco detalló que este proyecto está dirigido a personas con dependencia a sustancias que quieran dejar su consumo y se comprometan con acudir a las diversas intervenciones en los sitios correspondientes, mientras continúan en sus ambientes y, por las mañanas, van a las consultas.

Mediante escalas de tamiz, aplicadas en las unidades participantes de la Jurisdicción Sanitaria número 1, se selecciona a quienes salgan con resultado positivo, se les invita a acudir como candidatos y, si aceptan, acuden a los CAPA para su valoración psicológica.

Las personas que cumplan las características reciben atención en el Centro Integral de Salud Mental (Cisame) de la capital, se hacen los estudios de laboratorio necesarios en el Centro de Salud de Mérida; y la o el psiquiatra valora los datos obtenidos para considerar o ajustar el tratamiento farmacológico, según el caso.

Asimismo, explicó que los pacientes inician de inmediato con su intervención y llevan seguimiento estrecho, de psiquiatría y psicología, con consultas cotidianas, tanto individuales como grupales, que facilitan su desintoxicación.

En cuanto a las sesiones psicoeducativas de conjunto, dijo, las coordina personal especializado que permite a los beneficiarios entender los procesos que estaban viviendo; en esta fase la red de apoyo familiar es un elemento fundamental para progresar.

Hasta diciembre pasado se atendió a 55 pacientes y 33 lograron suspender el consumo de su droga de impacto. Aunque el “O’Horán” podía recibir a participantes con alguna complicación por la abstinencia, nadie requirió hospitalización, comentó.

Otras Noticias