in , ,

Bomberos de Yucatán: A prueba de fuego

Los bomberos de Yucatán realizan prácticas constantes para mantenerse en forma

El cuerpo de Bomberos de Yucatán cuenta con elementos con título universitario cuyo entusiasmo se resume en una frase: “Lo que siento aquí no lo siento en ninguna oficina”

Heroicos es apenas el calificativo más cercano que merecen por el gran servicio que brindan. Su valor está siempre puesto a prueba, a prueba de fuego. De niños más de uno ha soñado con ejercer esta profesión. Son bomberos y les dicen tragahumos.

Admirados, los bomberos suelen llevarse las palmas del pueblo cada vez que desfilan ante todos cada 16 de septiembre. La ovación habla del respeto que la comunidad les tiene, nadie puede cuestionar su trabajo porque en sus acciones está el salvar vidas aun a expensas de las suyas.

Santiago Massa Ramos ha laborado en la Secretaría de Seguridad Pública del Estado desde hace 22 años adscrito al agrupamiento de ambulancias de la dirección de Siniestros y Rescate, y desde hace tres está al frente de dicha dirección y ostenta el grado de inspector en jefe.

En entrevista, el comandante Massa Ramos comparte aspectos de la vida de los bomberos en Yucatán, revela secretos que inciden en un agrupamiento donde la fraternidad, la confianza y el trabajo en equipo son fundamentales para hacer frente a las emergencias que deben atender.

En Yucatán hay 311 bomberos distribuidos en 29 estaciones. Adicionalmente hay 231 elementos de ambulancias (167 hombres y 64 mujeres). En capacitación hay alrededor de 30 mujeres y 30 hombres.

El perfil del bombero, además de una excelente condición física, es de un profesional con vocación de servicio, capaz de trabajar en equipo, sin problemas con la autoridad, sin antecedentes penales, mayor de edad, disciplinado, con estudios mínimos de bachillerato, saber conducir un vehículo, haber hecho el servicio militar y, contrario a lo que pudiera prensarse, la estatura no es un factor determinante, pues el propio comandante reconoce que, por experiencia, hay situaciones en las cuales se requiere personal de estatura corta.

Intensa preparación

La preparación del bombero se hace en el Instituto de Capacitación Policial, ubicado en periférico sur, a espaldas de la estación número tres. El adiestramiento se apega a textos y manuales que utilizan los bomberos de Estados Unidos de Norteamérica con algunas adaptaciones al entorno en que habrán de desempeñarse. La preparación de un bombero dura ocho meses.

Existen dos clases de bomberos: forestales y estructurales; en Yucatán se capacita en ambas ramas al personal.

La preparación, además de la condición física, incluye aspectos que tiene que ver con el fuego, su comportamiento y control, manejo de escaleras, mangueras, soporte vital de oxígeno, búsqueda, rescate, etcétera. En los últimos años, a raíz del surgimiento de desarrollos inmobiliarios verticales en condominio en Mérida, los conocimientos sobre abordaje de siniestros que puedan ocurrir en estas estructuras ha cobrado mayor importancia.

Actualmente están en proceso de formación 26 prospectos, correspondientes a un número similar de plazas disponibles por bajas en el último año por jubilación y retiro. Asimismo hay por lo menos un centenar de solicitudes para ingresar al programa de adiestramiento tan pronto se de la siguiente convocatoria.

En Yucatán no hay mujeres bomberos, a pesar de no existir ningún impedimento legal, administrativo o restricción que imposibilite a una mujer postularse al programa de adiestramiento del Instituto de Capacitación Policial y obtener una plaza en siniestros y rescates. En los últimos tres años ninguna mujer lo ha solicitado. Se tiene conocimiento de por lo menos dos elementos femeninos entre el personal de siniestros y rescate hace algunos años, pero no estaban en las líneas de combate de incendios, su labor era estrictamente administrativa.

“No estamos cerrados a la participación de mujeres dentro de la formación de bomberos, ellas pueden solicitar su ingreso al programa de adiestramiento y postularse para alguna de las plazas que estén disponibles, pero hasta ahora no ha sido el caso”, explicó el comandante Massa.

De la última generación egresaron y se incorporaron al servicio 42 nuevos bomberos. En los últimos tres años no ha habido bajas por decesos en servicio activo.

Turnos de dos días

Los bomberos, así como los agentes policiacos de la corporación, trabajan turnos de 48x48, es decir por cada dos días de trabajo consecutivo se les otorgan dos días de descanso.

Las 29 estaciones de bomberos cuentan con dormitorios, servicios sanitarios y duchas, cocina, sala de descanso y la gran mayoría espacios para practicar alguna actividad física. Se procura no rotar al personal de estación a estación, debido a que desarrollan un sentido de estrecha fraternidad en sus respectivas bases donde todos se apoyan entre sí y cada quien sabe lo que debe de hacer.

Los pases de lista para los cambios de guardias se realizan en la estación número uno del centro de la ciudad a las 9 de la mañana. Después de las indicaciones el personal entrante aborda vehículos de para trasladarse a sus respectivas estaciones, donde los relevados usan el mismo transporte de vuelta a Mérida.

Durante las primeras 24 horas del turno el personal se mantiene a la expectativa de cualquier llamado de emergencia. En las 24 horas restantes del turno, además de la guardia, se someten a activación física y entrenamiento, realizando prácticas con escaleras, mangueras, etcétera.

Los grupos especiales entrenan en sus respectivas especialidades. Por ejemplo el personal de rescate vertical debe estar entrenado en técnicas de rapel, subir y bajar por estrechos pozos, cavernas, montes, cerros o estructuras de todo tipo por las cuales se deba subir o se tenga que bajar a una víctima.

Similar situación la del personal de rescate acuático, que se capacita en técnicas de buceo especialmente en cavernas y cenotes, pues estos entornos son muy comunes en la entidad.

Los bomberos de Yucatán tienen personal con muchos años de experiencia, de hecho el promedio de edad ronda los 40 años. Generalmente el personal se jubila luego de 30 años de servicio, pero se les brinda la oportunidad de seguir colaborando en tareas que ya no impliquen riesgo a su integridad física o emocional.

El equipo usado es mejor

Los bomberos cuentan con equipamiento adecuado y suficiente. Se explicó que el hecho de que mucho de este equipamiento pueda ofrecer una apariencia sucia o descuidada, en realidad no es así.

“El común de las personas observa los trajes de los bomberos y por su apariencia sucia o descuidada piensa que están mal equipados, pero no es así. Es cierto que el equipo y trajes nuevos lucen impecables, pero los que ya presentan las huellas del trabajo también son sinónimo de confianza para el bombero que lo utiliza, es un equipo que ha probado su eficiencia en acción y eso le da confianza al personal”.

Los bomberos de Yucatán perciben un salario de $6,000 quincenales, con IMSS, seguros de vida y otras prestaciones.

Como muchos elementos de la SSP, un gran número de bomberos proviene de los municipios de Maxcanú y Cacalchén, y como dato interesante, hay varias familias cuyos integrantes forman parte de diversas agrupaciones dentro de la propia corporación; así hay padres que son bomberos y tienen hijos en ambulancias y policía.

Bomberos universitarios

Otro dato que llama la atención es que en los últimos años se han integrado numerosos jóvenes con título universitario, en especialidades tales como educación física, psicología, administración de empresas, informática, electrónica y diseño gráfico, o técnicos superiores universitarios

Sin menospreciar la labor que realizan, ¿cómo un egresado con título universitario termina siendo bombero?.

“Podríamos explicarlo desde dos perspectivas: económica y vocacional”, respondió el comandante Massa. “Económicamente, hoy por hoy, las percepciones de los bomberos son atractivas, mucho mejores que antaño, y muchas veces los egresados de carreras universitarias necesitan ponerse a trabajar y no pueden hacerlo en el campo en el que se especializaron, porque no encuentran alternativas o éstas no responden a sus expectativas. Sin embargo vocacionalmente el trabajo de los bomberos puede resultar atractivo y emocionante para los jóvenes, y no lo digo yo, hay muchachos que llegan con un título universitario a tomar emocionados y entusiasmados la instrucción para ser bombero, le echan ganas a su preparación y cuando les preguntamos por qué lo hacen cuando se han preparado por años en una carrera universitaria, hemos tenido por respuesta lo que un joven nos dijo: “Lo que siento aquí (en bomberos) no lo siento en ninguna oficina”.

Sin embargo, el comandante Massa explica que los talentos de los bomberos con título universitario tienen cabida en múltiples cosas que requiere el agrupamiento. Los que tienen la carrera de psicología son un apoyo emocional para sus compañeros en momentos difíciles; los de informática crean herramientas y aplicaciones digitales para agilizar el tránsito de partes, informes y reportes; los de educación física apoyan en las tareas de acondicionamiento físico; diseño gráfico, en ilustraciones para diversas campañas. En fin, siempre habrá algo que aportar a través de los talentos desarrollados en sus carreras.

Otro dato interesante: los bomberos son responsables de su alimentación. Si bien es cierto que la SSP no les brinda alimentación, se organizan para abastecer sus despensas o llevar lo que vayan a comer en los dos días que están de servicio. Todos colaboran con una parte de lo que se requiere para la elaboración de la comida. La fraternidad entre los tragahumos se ve reforzada en este simple acto.— Emanuel Rincón Becerra

Los bomberos de Yucatán realizan prácticas constantes para mantenerse en forma
En Yucatán los bomberos trabajan turnos de 48 por 48 horas
Los bomberos de Yucatán realizan prácticas constantes para mantenerse en forma

Algunas variantes de la Covid-19 reducirían la efectividad de las vacunas

En las redes sociales