in

A revivir la colaboración entre las Méridas del mundo

Estampas de las Méridas de México

Renovados esfuerzos para impulsar el proyecto de las Méridas del mundo mediante el aprovechamiento de herramientas tecnológicas y la incorporación de la ciudad filipina

En 1992 el reconocido jurista, académico y en ese entonces alcalde de Mérida, Venezuela, doctor Fortunato González Cruz, promovió intensamente las relaciones entre las Méridas del mundo para fortalecer los lazos de amistad, cultura, hermanamiento diplomático y comercio.

Hoy retoma con mayor interés este acuerdo de colaboración entre las Méridas de España, México y Venezuela porque hay un estancamiento con el paso de los años y ahora, con el uso de las telecomunicaciones digitales, esta relación puede tener mejores avances. Incluso, considera que hoy podrían incorporar a una cuarta Mérida, que está en Filipinas.

En entrevista vía Zoom como parte del arranque de un nuevo proyecto de las Méridas del mundo en el marco del 479 aniversario de la fundación de la capital yucateca, que consiste en la difusión periodística de casos empresariales y profesionales de éxito entre las Méridas de México y Venezuela, el doctor González Cruz admite que el estado actual de esta relación trinacional es relativamente baja por varias razones, entre ellas la terrible pandemia del coronavirus y la tiranía que hay en Venezuela, que impide una relación más dinámica.

Por ejemplo, en Venezuela no hay gasolina, casi no hay electricidad, los vuelos internacionales están cancelados, por  lo que llegar a las Méridas de España y México es sumamente difícil.

Venezuela prácticamente no tiene vuelos a otros países, más que a Turquía y a uno que otro destino. Salir de la Mérida venezolana a la ciudad de Caracas se dificulta muchísimo por la falta de vuelos.

Por otra parte, el país sudamericano pasa por una gran crisis económica que ha generado “el populismo raro” que gobierna el país y ha acabado con la economía venezolana. Entonces, Venezuela pasa por una situación muy compleja.

Aprovechar la tecnología

Pero el doctor Fortunato González Cruz piensa que esta relación entre las Méridas del mundo podría reactivarse mediante el uso de medios alternativos, como la comunicación virtual, y retomar la colaboración de los medios de comunicación, como se ha hecho con Diario de Yucatán, los de la Extremadura española y los Andes venezolanos, que en una época tuvieron un intenso intercambio de información útil.

“Creo que la vía virtual es fundamental para que nos conozcamos más, que sepamos cuál es la situación de las Méridas del mundo, incluso, la de Filipinas ya estaría en condiciones de conectarse vía internet; entonces, ya podríamos jugar a cuatro bandas”.

El exalcalde de Mérida venezolana dice que falta mucho por hacer para consolidar los intercambios entre estas ciudades “porque ya bajó la intensidad de colaboración, en comparación desde su inicio en 1982”.

Cuando Fortunato González asumió la presidencia de Mérida en 1992 organizó un encuentro entre las Méridas del mundo en Venezuela; todavía se mantienen lazos comerciales, contactos culturales y empresariales, los empresarios mantienen comunicación y tienen su propia red, tienen su página web, pero hay muchísimas cosas por hacer, hay que recomponer este vínculo trinacional, incluso, volver a enamorar a los políticos de esas ciudades para darle mayor fuerza a los intercambios, pero sin que las Méridas del mundo sea una asociación política, sino una asociación ciudadana de las Méridas como fue inicialmente la idea, que se involucre a toda la población de las cuatro Méridas.

En esta nueva etapa del proyecto de las Méridas del mundo se podría consolidar el intercambio cultural y comercial.

En primer lugar, la cultura en las cuatro Méridas son diferentes. La yucateca tiene una riqueza maya extraordinaria, la venezolana tiene las montañas de los Andes y una cultura no tan precolombina como la yucateca, pero hay una cultura a partir de la llegada de los españoles y tiene un poquito de la cultura indígena.

La Mérida de Extremadura también tiene su propia cultura, muy romana, muy visigoda y muy árabe; Filipinas perdió su idioma castellano, pero ya está en  condiciones de integrarse y saber un poco más de ese lugar asiático y que ellos sepan de las otras tres Méridas. De tal manera, que la cultura interesa a todos muchísimo, porque el primer objetivo es el fomento de la amistad; en materia comercial tendrán que esperar la solución de la pandemia en el mundo, y podrían incorporar el turismo porque es un buen punto de intercambio, pero la Mérida venezolana tiene que ver cómo salir primero de su tragedia política y económica.

Como político activo que es, el doctor Fortunato González Cruz afirma que él no entiende l a política como el hecho de ocupar un cargo público, sino como pasión y conocimientos para mejorar la vida de los venezolanos.

"Nos olvidamos de la Constitución"

Y expone la situación que vive Venezuela desde el régimen populista que encabezó Hugo Chávez y continúa con Nicolás Maduro: “Mira, lo primero que nos pasó es que olvidamos la Constitución”, recalca el destacado jurista especializado en derecho constitucional y decano de varias universidades.

“Se empezó a violar la Constitución y con ello se rompió el pacto social que cita la Constitución. Luego logramos meter a los militares a los cuarteles y Chávez era teniente coronel, no había llegado al grado de coronel. Él tenía la mentalidad de soldado, por lo tanto era de obedecer y de ser arbitrario de alguna manera, y tenía ideas raras de un socialista muy raro. Cuando murió Chávez se perdió todo ese populismo raro y ahora quedamos en manos del grupo que espolió la riqueza nacional: de ser el quinto país productor y exportador de petróleo en el mundo, Venezuela pasó a importar gasolina y ya no tenemos dinero para hacerlo, por eso no tenemos gasolina, salvo los privilegiados”.

Es tanto el deterioro económico de Venezuela que está por debajo de Cuba en esta materia. Esa es la situación actual que tiene ese país ahora y buscan cómo hacer para salir de la crisis.

Una alternativa que plantea el doctor Fortunato es volver a la Constitución, volver a la política seria, que los partidos y políticos sean responsables, que caminen con el pueblo, que lata en su corazón por el pueblo.

Dice que la única forma de evitar la tiranía en su país, y en cualquier parte, es que el pueblo tenga voz y tenga libertad.

Escuelas cerradas desde hace un año

¿Qué pasó en educación y economía en Venezuela?, se le pregunta.

“Las escuelas están cerradas desde hace un año, las universidades están cerradas y saqueadas. En Venezuela ya no existe la educación superior, la Universidad de los Andes, que era una de las primeras de América, que competía con la UNAM, con la Autónoma de Yucatán y tenía convenios con muchísimas universidades del mundo, hoy está cerrada”, relata. “Yo no he podido llegar a mi oficina de esa universidad desde hace seis meses porque no hay acceso y la Universidad de Oriente está saqueada totalmente. A este tipo de gobernantes no le interesa la educación ni la salud, lo que tienen en la cabeza es el poder. Y como los militares tampoco saben de política sino de orden y obediencia, no hay relación de diálogo. Entonces esta situación complica muchísimo que entiendan la importancia de la educación, y por eso han acabado con ella”.

En materia de empleo, explica, la situación no es mejor. Y se pone de ejemplo. Él es profesor titular de una universidad, tiene estudios de doctorado y gana menos de nueve dólares (180 pesos mexicanos) al mes.

La gente trabaja para medio comer, la economía que funciona actualmente en el país es la explotación de las minas de oro y diamantes del Amazonas, al cual también están acabando y arruinando su riqueza, pero también está el narcotráfico y otras cosas.

La economía normal de la gente está basada en el emprendimiento en lo que puede, en lo que se le ocurre para tener ingresos. A esta situación política, económica y social, se le añade la crisis de la pandemia.

“A pesar de todos los problemas que aquejan al país, el tejido social está bastante bien, aunque muy golpeado, pero está bien”, recalca. “Aquí funciona. En la última elección que convocó la dictadura, no concurrió ni el 10% con todas las amenazas, persecución y compra con bolsa de comida y cerdo, la gente no se dejó chantajear. Hay tejido social en Venezuela, hay problemas, sí; en México hay tejido social también con problemas, pero son perfectamente resueltos. Si hay una buena articulación en educación, salud y capital social los pueblos maduran en su vida política, social, económica, tecnología y conocimientos”.

“Ustedes tienen magníficas universidades y escuelas, en estos días he estado oyendo “El burrito sabanero” que publicó Diario de Yucatán. Es una canción venezolana cantada  por maestros y maestras vestidos con ropa típica. Eso es lo que busca el hermanamiento de las Méridas, que fortalezcan el tejido social y los yucatecos lo hicieron. Me sorprendió ver y oír “El burrito sabanero” cantado por personas en su idioma (maya), es el tejido social que queremos, eso hace que los pueblos maduren en la vida política, social, económica, tecnológica y en conocimientos”, apunta el doctor Fortunato González.

Leer: "Del socialismo chavista no queda nada", afirma exalcalde de la Mérida venezolana

Del socialismo chavista no queda nada, afirma exalcalde venezolano

Partidos deben postular 2 candidatos de origen maya en cuatro distritos